Canciones con historia: “El rock de la cárcel”. Elvis Presley

Cuando hablamos del rock nos referimos a uno de los fenómenos musicales más importantes del siglo XX. Un ritmo originario de EEUU, que nace de las raíces profundas de su música más popular, en particular del blues, también del gospel y el country, e incluso del jazz. A pesar de sus vínculos con la música “negra” es muy curioso que en sus inicios se adapte a una estética “blanca”, lo que provoca más de un rechazo y situaciones conflictivas. No debemos olvidar que estamos en unos años de fuerte segregación racial.

El rock era algo más que música, era un ritmo trepidante que suscitaba grandes pasiones, un baile que desata el furor entre los jóvenes, ¡¡era energía en estado puro!! Una época en que las grandes compañías discográficas, ante el declive de la música country, intentaban descubrir cantantes que transmitieran “sentimientos blancos” con “fuerza, voces y corazones negros”. Así nacieron Roy Orbison, Jerry Lewis, Johnny Cash y Carl Perkins, verdaderos “pioneros e impulsores del rock” junto a Chuck Berry. Sin embargo, con las primeras y fulgurantes estrellas ocurría un hecho muy curioso: pronto surgía otra nueva que les disputaba el “trono”. ¡¡Era tanta la calidad!! Ahora bien, cuando hablamos de rock and roll hay algo que permanece en el tiempo, siempre nos viene a la mente un nombre: Elvis Presley.

Corría el año 1956, acababa de fallecer el malogrado y genial actor James Dean, un mito para la juventud por el inconformismo que transmitía en películas como “Al este del Edén”, “Rebelde sin causa” o “Gigante”, y es entonces cuando comienza a sonar el nombre de Elvis Presley, un cantante muy joven que solo con su presencia y movimientos “pélvicos” sobre el escenario provocaba una histeria colectiva difícil de controlar. Su estilo de música, no muy bien acogido al principio por los “puristas” que lo consideraban “decadente”, encajaba a la perfección con el nuevo fenómeno del “rock and roll”. No hubo tiempo ni siquiera para entrar en discusión, fue toda una “explosión”: ¡¡Había nacido “El Rey”¡¡ ¡¡El Rey del rock!!

Elvis Presley comenzó su andadura participando en los grandes espectáculos de música country, y es en uno de ellos donde deslumbra con su tema “Heartbreak Hotel”. Fue tal el éxito entre las masas de quinceañeras que en muy poco tiempo llega a lo más alto de las listas de éxito, al tiempo que surge por primera vez el fenómeno “teenagers”, jóvenes fans entre 13 y 19 años, que personifican en Elvis a su nuevo ídolo. Su ascenso es imparable, todo lo que tocaba se transformaba en oro. ¡¡Era el verdadero Rey Midas!!

Son tantas las canciones de éxito que es muy difícil inclinarse por una: “Heartbreak Hotel”, “Love me Tender”, “Teddy Bear”, “Hound Dog”, “King Creole”, donde entra en la leyenda como “la voz negra de un cantante blanco”…….o cualquier otra de su primera época. Si he elegido “El rock de la cárcel”- “Jailhouse rock” es porque, además de alcanzar el nº 1 en un tiempo record (apenas dos semanas después de su aparición en las listas), está considerada por muchos como una de las 10 mejores canciones de rock y el primer videoclip de la historia. Una canción que le abre las puertas del cine de par en par con la película del mismo nombre, estrenada en 1957, y Elvis Presley de principal protagonista.

Elvis Presley interpretando “El rock de la cárcel”- “Jailhouse rock”, en la película del mismo nombre estrenada en 1957

Como actor de cine Elvis Presley fue bastante mediocre, y así sucedió con “El rock de la cárcel” de la que muchos dicen es su película menos mala. Su papel de Vince Everett, un personaje convicto que entra en prisión culpado de una pelea en un bar, algo muy criticado por la sociedad, estuvo rodeado de un cierto escándalo. En la cárcel aprende a tocar la guitarra, y una vez en libertad se pone a trabajar como camarero en un bar donde conoce a Peggy, buscadora de talentos de una discográfica que acepta grabarle una canción. A partir de ahí su salto al estrellato es inmediato, al tiempo que su carácter cambia de forma brusca y de ser una persona educada y cortés se transforma en un gran egoísta. La música, lo único que se salvaba en sus películas, marca la esencia y muestra como la fama pueden cambiar a las personas en función del entorno que le rodea.

“El rock de la cárcel” (Jailhouse rock)

Elvis Presley nació en Tupelo (Mississippi-EEUU) en 1935 aunque a los pocos años, en 1948, se trasladó a Memphis con su familia, uno de los centros de mayor actividad musical del país.

Con tan solo 19 años, el productor Sam Philips, cazador de talentos y propietario de la discográfica Sun Records, que había descubierto a figuras como Carl Perkins, Jerry Lee Lewis y Johnny Cash, decide editarle sus primeros temas, y le invitan a un programa de radio de música country, Louisiana Hayride, muy conocido por emitirse en más trece estados. Su popularidad va en aumento entre un público ávido de nuevos valores, y hace que su representante, el famoso coronel Parker, y la reconocida firma RCA sellen un contrato discográfico que duraría más de dos décadas. Corría el año 1955.

El año siguiente, 1956, es el año clave en la carrera de Elvis. Lanza su espléndido tema “Heartbreak Hotel” que acaba siendo su primer disco de oro. A partir de entonces todo fue rodado, sale su primer LP y se compromete por siete años con la Paramount, el no va más, junto a la Metro Goldwyn Mayer, de los estudios cinematográficos. Necesitaban un ídolo juvenil y que mejor que Elvis, que estaba arrasando en todos sus conciertos. Sus apariciones televisivas se convierten en habituales y su ascenso a nivel mundial se hace imparable. Sin embargo, no todo son parabienes; algunos sectores, los más conservadores de la sociedad, se oponen con fuerza inusitada no solo a su forma de interpretar sino también a su música, a la que califican de inmoral, a sus movimientos de cadera, insinuantes, muy sensuales, y le intentan desprestigiar; algunos le comienzan a llamar Elvis Pelvis en vez de Presley por sus excitantes movimientos pélvicos. Ese año 1956 termina con el estreno de su primera película “Love me tender” a la que seguirán muchas más. Se convierte en una máquina de ganar dinero, y al año siguiente compra en su propia ciudad de Memphis la que luego sería su gran mansión de Graceland, que a su muerte, y hasta hoy, es un verdadero templo de peregrinaje para sus fans.

En 1958, en su momento álgido, sucede lo que para muchos es el momento más crítico de su carrera: es llamado por el ejercito de su país para cumplir sus deberes en Berlín, donde conoce a la que luego sería su mujer, Priscilla Ann Beaulieu, con la que se casaría nueve años más tarde. Se licencia a los dos años, reanuda su carrera, consigue alzarse con varios números 1 y rueda varias películas que le desorientan un poco en su trayectoria musical, y poco a poco el “fenómeno Elvis” se empieza a “desinflar”, algo que coincide con el auge de la “invasión” del nuevo fenómeno musical protagonizado por “The Beatles”. Su popularidad baja, se ve inmerso en una crisis artística que le dura varios años, hasta que en el año 1968 protagoniza un espectáculo televisivo que le sube de nuevo a la fama. No dura mucho, y en los primeros años de la década de los 70 vuelve a caer, esta vez en su etapa más baja no solo desde el punto de vista creativo, sino que se ve agravada por su adicción a las drogas, y opta por recluirse aislado de todo y de todos en su mundo particular de su mansión de Graceland. Su imagen sufre un fuerte deterioro, luce trajes cada vez más estrambóticos, y, con un sobrepeso más que evidente, su estrella entra en un declive sin retorno.

Aunque oficialmente fallece en 1977 de un ataque al corazón, casi nadie duda de que fue a causa de sus muchos excesos. A pesar de todo, Elvis Presley siempre ha sido reconocido por el mundo de la música como uno de sus iconos del siglo XX y una de las figuras más importantes de la historia del rock.

Mike Stoller y Jerry Leiber, con Elvis Presley en el centro de la imagen, autores de “El rock de la cárcel”- “Jailhouse rock”

“El rock de la cárcel” es una canción creada por Jerry Leiber y Mike Stoller, la pareja de compositores más brillante de la música popular americana, autores muy reconocidos por otros grandes éxitos como “Hound dog”, “Stand by me”, “Kansas City”, “Spanish Harlem, …… y que también trabajaron para importantes artistas, aparte de Elvis, como The Drifters, Ben E. King, The Coasters …… Alcanzó el nº 1 en un tiempo record; en EEUUU en poco más de 15 días y en Inglaterra entró directamente en el número 1, siendo el primer single de la historia de la música de Gran Bretaña que lo conseguía. Se han hecho innumerables versiones entre las que destacan las realizadas por Bruce Springsteen, Rod Stewart, Queen, además de un largo etcétera de artistas que han rendido tributo a uno de los temas legendarios de la historia del rock. Su popularidad en España también fue muy alta, no solo la versión del propio Elvis; sus versiones en castellano, en particular las de Enrique Guzmán y Los Teen Tops fueron muy tarareadas en unos años en que el dominio del inglés era muy escaso en nuestro país. También Miguel Ríos hizo una estupenda versión aunque bastantes años más tarde cuando ya tenía su carrera consolidada.

Hay una anécdota muy sabrosa contada por Sam Philips, su productor en Sun Records de aquellos primeros años del rock donde los blancos tenían el dinero y los negros hacían la música más emocionante, aunque sin ser capaces de convertirla en un espectáculo de masas. Estados Unidos era un país dividido desde el punto de vista racial, y los cantantes negros tenían muy pocas oportunidades de triunfar o ser populares. Fue entonces cuando Sam Phillips dijo la famosa frase “si pudiera encontrar un hombre blanco que cantara con el sentimiento negro haría un millón de dólares”. Al poco tiempo tuvo la enorme suerte de encontrar a Elvis Presley, la imagen en la que se reflejaron muchos jóvenes americanos.

Es justo reconocer que el impacto internacional del “rock and roll” se debió en gran medida a las películas de Hollywood, que al contrario de muchas emisoras de radio, más conservadoras, le dieron el gran impulso. También la televisión contribuyó mucho, aunque tardaron más tiempo en emitir programas completos de rock. No hay más que recordar lo que ocurrió en el famoso programa de Ed Sullivan cuando éste invitó a Elvis Presley con la condición de que vistiera de smoking y de que la cámara se mantuviera siempre por encima del nivel de su cintura. ¡¡Tal era la fuerza y la fama de la que venía precedido!!

Elvis Presley, Johnny Cash, Carl Perkins y Jerry Lee Lewis cuando formaron de manera puntual el grupo The Million Dollar Quartet

Elvis Presley tuvo mucha competencia en esa especie de duelo por demostrar quien era “el rey del rock”. Quizás su rival más importante fue Jerry Lee Lewis, el único entre los “grandes como Chuck Berry, Little Richard o Carl Perkins que le pudo disputar el cetro. Tocaba el piano como los ángeles pero su lado salvaje, muy en línea con el del propio Elvis, escándalos, adiciones, fugas, … le marcaron de por vida. En cuanto a Chuck Berry, el primero en introducir la guitarra como instrumento principal, contaba historias parecidas con las que los jóvenes comulgaban, enfatizando en el conflicto generacional e insinuando temas tabúes como el amor adolescente. Gran compositor, tenía otro “problema”: era negro, y los negros no tenían la misma difusión comercial que los músicos blancos, una de las razones por las que Elvis se encumbró con rapidez, tenía voz de negro pero cantaba para los blancos. Se convirtió en el más grande a base de éxitos “negros”: That’s All Right Mama (1954), Good Rockin’ Tonight (1955), Mystery Train (1955). Luego empezó a moverse hacia material más “blanco” con “Blue Suede Shoes” (1956) de Carl Perkins , “Heartbreak Hotel” (1956), quizás su obra maestra vocal, “Hound Dog” (1956), “Don’t Be Cruel” (1956), una canción donde regresa con su alma “negra” y uno de sus mayores éxitos, para terminar con “Jailhouse Rock”- “El rock de la cárcel” (1957), una de las mejores canciones de rock, y posiblemente la última grande como rockero. Más tarde, cambió a melodías suaves, más parecidas a viejas canciones italianas, seductoras, similares a “Love Me Tender” (1956) y tantas otras que le siguieron. El gran éxito de Elvis fue abrir una brecha para que otros cantantes interpretaran la música de los negros; los rockeros blancos eran por fin tolerados y promocionados por las grandes compañías discográficas con un estilo que éstas definieron como “rockabilly”, un estilo que cantaban de forma tartamudeante, como si tuvieran hipo, acompañados por un pequeño grupo de voces y un frenéticoritmo de guitarras. El rock and roll se transforma en un género basado en la guitarra y un pequeño conjunto de voces en lugar de la típica orquesta que era lo más habitual. ¡¡El el rock enfatizaba el ritmo, no la armonía!! Esta generación de rockeros blancos derriba mitos, la guitarra destrona al piano, y los cantantes comienzan a interpretar sus propias canciones, unas canciones que eran la simulación de una explosión de lujuria.

El rock and roll fue en cierta manera una consecuencia de lo que estaba sucediendo en la sociedad americana: grandes cambios en la educación, una amplia difusión de la radio que empezaba a tomar un papel preponderante, la aparición del tocadiscos automático con sus discos de 45 RPM, un aumento del consumismo y una mayor integración racial, que junto a la revolución sexual a la que el rock dio el impulso definitivo, son el resultadode la nueva sociedad que emergía. El poder “revolucionario” del rock excedía por mucho a cualquier movimiento político o cultural que le había precedido.

Cuando alguien como Elvis Presley consigue ser recordado y su tumba visitada día a día; cuando alguien sigue siendo imitado y venerado, es una forma de reconocer que nos encontramos ante una leyenda. Sus canciones son motivo de admiración y su estilo una marca. “El rock de la cárcel” es todo un clásico y Elvis Presley es sin duda un mito viviente. Uno de los mayores elogios fue el que le dedicó John Lennon, el gran compositor e intérprete de The Beatles: “Nothing really affected me until I heard Elvis. If there hadn’t been an Elvis, there wouldn’t have been the Beatles” / (Nada realmente me afectó hasta que escuché a Elvis, sino hubiera habido un Elvis, no hubieran existido The Beatles)

About these ads

Una respuesta a Canciones con historia: “El rock de la cárcel”. Elvis Presley

  1. Any dice:

    genial el reportaje gracias por instruirnos PARA saber mas quien fue el verdadero Elvis el REY!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 37 seguidores

%d personas les gusta esto: