El masaje cardíaco salva más vidas que el “boca a boca”

Es un tema muy debatido desde hace tiempo y que cada vez alcanza mayor consenso entre los científicos sobre la forma de abordarlo. Cuando se sufre una parada cardiaca lejos de un hospital lo más normal es no llegar con vida a un centro sanitario. Aunque lo deseable sería que fuésemos atendidos por un profesional de forma inmediata, la realidad es que no ocurre así y aplicar la técnica correcta en esos momentos críticos es primordial. ¿Que podemos hacer?. En primer lugar: una información adecuada contribuye de forma eficaz a salvar más vidas.

En el año 2007 ya se decía que aplicar el “boca a boca” durante un ataque al corazón no solo no ayuda sino que hasta puede ser perjudicial. Estudios publicados en la revista médica especializada The Lancet, y también por la Universidad Médica de Viena, así lo confirman. Se puede afirmar que las posibilidades de sobrevivir a un paro cardíaco fuera de un hospital son superiores, y con menores secuelas, si la persona que hace la reanimación, no experta en la materia, aplica la técnica del masaje torácico sobre el pecho, a la altura del esternón, en lugar de la respiración “boca a boca“.

Es muy importante concienciar a las personas sobre lo que se debe hacer en estos casos. Un ejemplo a seguir es el llevado a cabo en Arizona (USA), donde la población recibe una amplia formación en cursos prácticos impartidos por profesionales: bomberos, personal de urgencias sanitarias, etc. Por medio de una guía didáctica se hace especial hincapié en que, mientras se espera a la ambulancia, hay que “aplicar de forma prioritaria el masaje cardíaco en vez de la reanimación boca a boca”, mucho menos efectiva.

Recientemente, la revista médica The Journal of the American Medical Associaton (JAMA) ha publicado un estudio con conclusiones muy claras al respecto. Durante el período 2005 a 2009, se efectuaron observaciones en 4500 pacientes que habían sufrido un ataque cardíaco fuera de un recinto hospitalario. La mayoría no recibió ningún tipo de auxilio hasta su llegada al hospital, aunque en un primer momento a casi 700 personas se les practicó el “boca a boca” y a más de 850 un masaje en el pecho. Pues bien, el porcentaje que se mantuvo con vida fue muy superior, casi el doble, en los que recibieron atención por compresión torácica que en los que se aplicó el “boca a boca” (13,4 % frente a 7,8 %). Además, de todos aquellos que no recibieron ninguna ayuda solamente el 5,2 % salió adelante, lo que demuestra la gran importancia de la reanimación en el momento que se produce el ataque, y si es mediante un masaje cardíaco mucho mejor. El índice de supervivencia hasta el alta del paciente pasó de menos de cuatro de cada 100 a uno de cada 10 pacientes. Las cifras pueden parecer poco significativas, sin embargo el avance ha sido muy importante, y mucho más cuando hablamos de salvar vidas, que con una sola lograda ya habría merecido la pena.

Otra conclusión extraída del estudio, tan importante como las citadas, es que, gracias a las campañas de información, se incrementó de forma notable la implicación de las personas ante estas situaciones, pasando de un 28 % de atenciones realizadas antes del año 2005 a un 40 % en el período 2005 a 2009. A este aumento han contribuido varias causas:

1) La mayor sencillez de ejecución de la compresión torácica frente al “boca a boca”.

2) Las campañas de sensibilización y aprendizaje sobre la reanimación por masaje cardíaco.

3) La introducción de esta práctica desde la base de la educación en los colegios.

4) La menor aceptación que tiene la práctica de la técnica del “boca a boca”, bien porque no se sabe hacer de forma correcta, “es una habilidad compleja y las personas tienen miedo a causar daño”, o bien porque son reacias a aplicar esta técnica, no les gusta el contacto físico ni el potencial de enfermedad infecciosa que conlleva.

Todavía no aceptado como un nuevo paradigma, este descubrimiento cambiará los protocolos que actualmente se enseñan en todo el mundo. Según María José Sancho, presidenta de la sección de Estimulación Cardíaca de la Sociedad Española de Cardiología, en poco tiempo tendrá que ser recogido como tal, ya que las diferentes pruebas científicas así lo están demostrando.

Ahora bien, lo primero y más importante es:

“Si se presencia un paro cardíaco, llamar al número de emergencias inmediatamente”.

“Los no capacitados deben iniciar las compresiones y seguir las instrucciones hasta que llegue un experto”.

Como colofón:

En un ataque al corazón lejos de un centro médico: “el masaje cardiaco realizado por un testigo es más eficaz que la respiración “boca a boca”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: