El mal llamado síndrome postvacacional

Con el fin de poder subsistir en este mundo tan competitivo cada vez son más las empresas que no cierran sus instalaciones por vacaciones en ningún momento del año. Como consecuencia, también son cada vez más los trabajadores que las disfrutan de una forma más escalonada, al contrario que no hace muchos años en que el mes de agosto era el mes de vacaciones por excelencia y el país prácticamente se paralizaba.

Aunque los meses de verano siguen siendo los preferidos para disfrutar del sol, la playa o la montaña y el buen tiempo, el repartir los días de vacaciones es cada vez más frecuente y obligado. Muchas personas ya incluyen en su calendario laboral los meses de invierno para practicar el esquí, irse a lugares exóticos o simplemente descansar en todo o en parte de sus días libres.

Por eso, no está mal encajado este artículo en este mes de diciembre para hablar del ¿mal llamado? síndrome postvacacional y reflexionar un poco sobre este mito o realidad que tan de moda nos han puesto sobre todo los psicólogos. También los medios de comunicación, con su gran poder de información, han contribuido a convertir este término en una auténtica obsesión para muchas personas. Todo el mundo da cifras sobre el número de afectados, el 10 %, el 70 %, el 35 %, todas cifras dispares, y nadie explica de donde las saca.

Lo más natural, cuando uno se reincorpora a su trabajo, después de un período largo de descanso, es que se sientan reacciones “normales”, y todas leves: ligero cansancio, malestar, desgana, desorientación ante la nueva-vieja situación, etc., pero no muy diferentes a las que se tenían hace bastantes años con menos días de vacaciones, y con cosas mucho más importantes en las que pensar que en el llamado síndrome postvacacional. Le pasa a casi todo el mundo y no hay que tomar ninguna medida profiláctica, no hay que hacer nada, solo dejar transcurrir el tiempo, esforzarse algo, y pasados unos días casi todos los mortales nos olvidamos de nuestras sensaciones y el “mal” termina por “curarse” solo. Es normal que haya personas, las más sensibles en particular, que tengan una especie de cansancio laboral anticipado, pero no debiera ser muy distinto al que se experimenta cualquier lunes después de un fin de semana sin acudir al trabajo. De ahí a decir que se trata de una depresión “involutiva” existe una gran diferencia.

Aunque lo anterior es la regla general, en algunos casos las sensaciones pueden ser más fuertes, uno se encuentra mal el primer día y los siguientes, no rinde ni duerme, está muy irritado, le molesta todo, etc. Es entonces cuando nos tendremos que preocupar porque algo va mal, siendo conveniente pedir ayuda médica por si se padeciese un trastorno de ansiedad o depresión. En la mayoría de esas situaciones el problema tiene un origen anterior a las vacaciones y éstas lo único que hacen es ponerlo en stand-by y diferirlo hasta el regreso. Un ejemplo clásico es el típico del “burn-out” o “síndrome del quemado”, tema muy interesante que abordaremos en otro post, que cada vez se da con más frecuencia en el mundo laboral, a veces hostil.

Pero, ¿Que personas tienen más facilidad para padecerlo? Ya hemos dicho que lo más normal durante los primeros días de vuelta al trabajo es tener “nostalgia” de las vacaciones sin que esto llegue a ser patológico, y así ocurre con la mayoría de las personas. Sin embargo, existen trabajos más propensos a derivar en una sintomatología distinta como son:
– Trabajos con alto nivel de estrés como médicos, educadores, directivos, etc.,
– Trabajadores que sufran el “síndrome del quemado” o “burn-out” u otra patología laboral que derive en rechazo a su trabajo, y
– Personas que ya tenían problemas laborales anteriores a las vacaciones.

De cualquier forma, no están de más unos pequeños consejos para ayudar a superar el mal llamado síndrome postvacacional:
– El mejor de todos ellos es el darse cuenta de que es algo pasajero
No concentrar todas las vacaciones en un solo periodo. Se recomienda dividirlas al menos en dos períodos de un par de semanas cada uno. Sirve para desconectar más de una vez del trabajo y la intensidad de los efectos a la vuelta es mucho menor.
Adelantar un par de días el regreso a la vida “normal”. De esa manera la persona no se incorpora al día siguiente a la rutina del trabajo y el cambio no es tan drástico.
– Tener en cuenta que las vacaciones no son la solución a los problemas laborales. Si los tenías antes de partir los seguirás teniendo a la vuelta.
– La clave está en la mente. Es muy importante mantener una actitud positiva y pensar que solo se trata de un período de arranque que necesita de su correspondiente adaptación, corta, pero obligada.

Que el término síndrome postvacacional no es muy aceptado como tal lo pone de manifiesto la permanente discusión entre psicólogos y psiquiatras. Mientras que los primeros son grandes defensores de esa idea, los psiquiatras niegan su existencia y lo reducen a un mero desajuste temporal. Creen que lo más importante es readaptarse a la vida normal y pensar que “quienes realmente tienen un problema no son los que deben regresar al trabajo, sino los que no lo tienen por estar en el paro”. En cualquier caso, como señala el científico y escritor americano Robert Sapolsky, profesor de Biología y Neurología de la Universidad de Stanford, autor de libros tan interesantes como “El estrés y el envejecimiento cerebral”, si viviéramos en un lugar paradisíaco, con hermosas playas y sanas costumbres, la mayor parte de las personas al final también acaban aburridas y deseando cambiar de ambiente. Es un hecho cierto que de vez en cuando necesitamos alguna sorpresa para poder sentirnos vivos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: