“Viento del este, viento del oeste”. Pearl S. Buck

Primera novela de Pearl S. Buck y una de sus grandes obras. Nos introduce con gran maestría en la sociedad china de los primeros años del siglo XX, al tiempo que centra su argumento en la dicotomía cultural entre Oriente y Occidente; dos mundos opuestos que intentan encontrar un punto común en la vida de los protagonistas. Explica de forma peculiar el conflicto intergeneracional en una sociedad milenaria y cerrada, y sus grandes diferencias con la sociedad americana mucho más abierta y avanzada que ven como un pequeño “monstruo”. La descripción intensa y elegante de sus costumbres te obliga a penetrar de inmediato en lo más recóndito de su ser. Novela espléndida; ese es el adjetivo y más al tratarse de su “opera prima”. Una maravilla.

Una aventura fascinante. Una obra que defiende las tradiciones y también la evolución de otras culturas. No siempre hay que elegir pero si nos vemos obligados hay que optar por la mejor opción, sea o no contraria a nuestras costumbres. No se puede ir en contra del progreso. Siempre se debe luchar por lo que se cree, eliminando barreras, aunque nos cuesten enemistades y contradicciones. De no hacerlo, al final lo único que dejan es el lamento de no haber tomado la decisión adecuada para nuestro futuro y el de nuestros hijos. Una gran responsabilidad sin duda por la que se debe luchar hasta desfallecer.

Sinopsis
Viento del este, viento del oeste, es la  primera novela de Pearl S.Buck.  Publicada en el año 1930, nos acerca, desde su profundo conocimiento, a la cultura y costumbres de la China de principios del siglo XX, aunque lo cierto es que éste último dato el lector se lo tendrá que imaginar, ya que no hace ninguna referencia a fechas ni acontecimientos importantes a lo largo de todo el libro.

Narrado en primera persona por su protagonista principal, Kwei-Lan, nos cuenta la conmovedora historia de una mujer nacida en el seno de una familia distinguida que desde el primer momento es prometida en matrimonio tal y como marcan las normas y tradiciones, tanto de su país como de su familia. Y para eso será educada y preparada, para servir fielmente a su esposo según las costumbres orientales y llegar a ser la perfecta esposa que todos esperan.

Su futuro marido, al que no ha conocido hasta el día de su boda, por el contrario recibe una educación totalmente diferente, ya que se trasladará a vivir a Estados Unidos para estudiar Medicina. Al terminar la carrera y regresar de nuevo a su patria, sus padres le obligarán a cumplir con el compromiso y casarse con su prometida, Kwei-Lan, a la que inicialmente rechaza.

Un mundo totalmente diferente se abrirá ante ellos, pero en especial para ella. El deseo de su marido es desmarcarse de las rígidas normas orientales, algunas como los pies vendados de su mujer le repugnan, y acercase más a las occidentales. Ella tendrá que acomodarse a una forma y ritmo de vida para los que no ha sido preparada y que le cuesta mucho entender. Ha sufrido grandes penurias y sufrimientos en su educación de “buena esposa” y ahora se enfrenta a un mundo que desconoce y desconcierta.

El caso del hermano de Kwei-Lan es peor. También ha estudiado en Estados Unidos y ha contraído matrimonio con una joven norteamericana a pesar de que sus padres ya tenían concertado otro para él en China desde el momento de su nacimiento. Regresa con su esposa para obtener el perdón de sus padres y el puesto que le corresponde en la familia como único hijo varón, pero no los obtendrá. O devuelve a la norteamericana a su país o la mantiene en China como concubina, pero el hijo de una extranjera no formará parte de la cadena de primogénitos varones que han representado a la familia a lo largo de las generaciones.

Cogida entre dos mundos totalmente diferentes, una lucha interna de sentimientos enfrentados se iniciará en el interior de Kwei-Lan, debiendo librar esa batalla en soledad.

Viento del este, viento del oeste es una historia de choques y barreras culturales y el deseo de superarlas. Dos mundos opuestos, Oriente y Occidente, que tratan de encontrar un punto común, el más beneficioso para la sociedad, sea del signo que sea. La protagonista, una joven china educada a la manera tradicional, lo expresa con gran ingenuidad cuando dice: “Todo lo que decía mi marido era nuevo y estaba lleno de interés. No me cansaba nunca de oírle hablar de los extranjeros y sobre todo de sus maravillosos inventos: de los grifos de donde sale agua fría o caliente, de las estufas que funcionan sin combustible, de las máquinas que van por el agua y de otras que navegaban bajo el agua. Y, en fin, ¿qué decir de esos aparatos maravillosos que vuelan?”

Una historia que muestra la estampa diaria y el pensamiento de una sociedad china de principios del siglo XX donde aún permanecían tradiciones irracionales. Un claro ejemplo es la liberación que siente Kwei-Lan cuando casi obligada por su marido, chino como ella, pero educado en los Estados Unidos, deciden juntos no seguir una costumbre tan contraria a la salud como la de los pies vendados: “Con la distensión producida y un mejoramiento en mi estado de salud, empecé a gozar de una nueva libertad. Era joven, y mis pies no se habían anquilosado todavía como los de las mujeres más viejas que yo, en las que existe además el peligro de perderlos. Los míos no estaban más que entorpecidos. Pronto empecé a andar con mayor soltura, las escaleras ya no me parecían tan dificultosas”

Kwei-Lan nos muestra como su familia basa su educación en las costumbres milenarias de su pueblo, creyente de las grandes supersticiones, y en contra de una sociedad occidental a la que consideran de escaso nivel cultural. Una tradición que cree que los dioses han separado a Oriente y Occidente y que no deben estar mezclados. Su marido, contrario a cualquier tipo de costumbre ancestral no apropiada, será su mayor apoyo en esta gran lucha interior. Unas barreras infranqueables que irán desmontando poco a poco. En oposición a su madre, que encarna los valores más tradicionales de la cultura china, se enfrentará a todo lo establecido desde que era niña. En un espléndido episodio final, los protagonistas encontrarán el lazo de unión entre Oriente y Occidente.

Pearl S. Buck (1892-1973) nació en Hillsboro (Virginia Occidental), EEUU. Emigró a los pocos meses a China con sus padres, misioneros presbiterianos, donde pasó casi 4 años. Desde la niñez ya hablaba inglés y chino mandarín, siendo educada por su madre y un tutor chino, pues su padre casi siempre se encontraba de viaje.

Muchas de sus obras hacen referencia a China y a su cultura. En 1920 comenzó a escribir historias y ensayos en revistas especializadas, publicando su primera novela “Viento del este, viento del oeste” en 1930. En 1935 fue galardonada con el Premio Pulitzer de Literatura por su obra “La buena tierra”, y en 1938 logró el premio Nobel de Literatura. Publicó más de 70 novelas, algunas llevadas al cine, entre las que destacan, además de las citadas, “La estirpe del dragón” (1942), “Los Kennedy” (1970) y “China tal y como yo la veo” (1970). Fue también una importante activista por los derechos civiles y de la mujer y fundó una asociación dedicada al intercambio cultural entre Asia y Occidente.

Acompañada de una ambientación exquisita, Viento del este, viento del oeste es una obra realista en la que Pearl S. Buck compone una emotiva historia, una excelente propuesta para entender la China tradicional y su adaptación a una pujante sociedad occidental, positiva a veces y en otras muy decadente. Una obra que en cierta manera señala el camino hacia la libertad y los derechos de las mujeres. Una novela sencilla y llena de humanidad. Una obra ágil y por tanto de lectura fácil.

3 respuestas a “Viento del este, viento del oeste”. Pearl S. Buck

  1. lurda55 dice:

    “Los buscadores de conchas ” no es de Rosamunde Pulcher???, por lo demás tu reseña me ha gustado y también la magnífica primera novela de Pearl. Saludos.

  2. lurda55 dice:

    Perdón, Pilcher…….oks.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: