“Gora”. Rabindranath Tagore

Gora 01Cuando en su día leí “Kim” de Ruydard Kipling me quedé con las ganas de seguir profundizando en la sociedad hindú y que mejor que hacerlo con Rabindranath Tagore, uno de sus máximos representantes. Siempre me han atraído sus lecturas.

Gora es una novela muy interesante para todos los amantes de la cultura y sus tradiciones. Cuenta la historia de dos grandes amigos, Gora y Binoy, con opiniones divergentes sobre el mejor camino para el futuro de su país. Uno, Gora, de ortodoxia muy estricta, y el otro, Binoy, pensamiento más aperturista. La obra arranca en profundidad desde su inicio. Con una narrativa espléndida nos introduce en el mundo de las castas y la guerra de religiones; de los matrimonios de conveniencia, considerados “naturales” en una sociedad donde las mujeres eran prometidas muy jóvenes. Hasta el punto que ya casadas, aún niñas, lo “normal” era que pasasen a depender de la familia del marido ocupando los lugares más inferiores. Abandonadas por sus familias desde el mismo momento de su casamiento, en un mundo que tolera y ampara comportamientos que rayan en la esclavitud, el maltrato a la mujer era lo cotidiano y sobrevivir casi un imposible.

En medio de ese mundo de contrastes surge la pasión entre dos jóvenes parejas de religiones opuestas: Gora y Binoy, de la religión hindú, y Sucharita y Lolita, de los brahmos. Un ejemplo del que se sirve Tagore para describir la diversidad de culturas, religiones y razas que llevan a la confrontación a lo largo de la obra. Una lucha de ideas se interpone entre los protagonistas; y donde Gora, mucho más intransigente, entiende que nacer en una determinada casta obliga a defender lo suyo en ocasiones por encima de la razón. Una lucha que prima más la herencia recibida que los sentimientos. Solo al final, no podía ser de otra manera, las circunstancias le darán vía libre para luchar por lo que de verdad siente. A pesar del profundo análisis que hace Tagore de un país como la India su espléndida prosa no aburre en ningún momento.

SINOPSIS
La acción se desarrolla en Calcuta cuando la India se encontraba bajo dominio británico.

Binoy, huérfano desde muy pequeño, es adoptado por la familia de su amigo Gora, y ambos se consideran, más que amigos, hermanos. La madre de Gora, Anandamoyi, le quiere como si fuera su hijo. Los jóvenes han recibido una esmerada educación y tienen parecidas ideas políticas, religiosas y sociales.

Un día, Binoy auxilia a Paresh Babu, venerable padre de familia, cuando éste sufre un accidente de tráfico. Este incidente le permitirá frecuentar el hogar de Paresh y su familia. Todos siguen las ideas del Brahmo Samaj, un movimiento reformista religioso y social que defiende entre otras ideas el monoteísmo o el rechazo a los ídolos. Un movimiento que socialmente da una importancia mayor a la mujer y no está a favor del sistema de división social en castas. La amistad de Binoy con la familia de Paresh Babu provoca la indignación de su amigo. Para Gora defender la tradición es la mejor manera de demostrar el amor a la India y luchar contra la influencia social de las ideas británicas.

Por su apego a las tradiciones y su gran religiosidad, Gora, de gran estatura e insólita tez blanca, se convierte en un ídolo para la juventud hindú. Sus palabras y su ejemplo son un referente, un símbolo vivo, para sus compañeros de fe. Por otra parte, Binoy sigue frecuentando, cada vez con mayor asiduidad, la casa de Paresh y la relación de los dos amigos sufre un distanciamiento.

Cuando su inseparable amigo Binoy se enamora de Lolita, una de las hijas de Paresh Babu, el mundo de Gora se tambaleará. Lolita provoca constantemente a Binoy acusándole de no tener ideas propias y las que formula no ser más que un reflejo de las de su admirado amigo. Su matrimonio es casi un imposible porque su sociedad impide la mezcla de castas y credos, pero los jóvenes desafían a todos con su amor pese a las amenazas que reciben.

Al mismo tiempo, Sucharita, hija adoptiva de Paresh, una joven inteligente, con muchas inquietudes, se siente atraída y repelida a la vez por la personalidad de Gora. No le gusta su actitud severa e inflexible, sin embargo siente que sus ideas por el amor a la patria son también las suyas.

Cuando al final, por boca del que creía su padre, Gora averigua que sus verdaderos progenitores eran británicos (de ahí la blancura de su piel), sufrirá una transformación radical que afectará a toda su vida y a las creencias que hasta aquel momento eran para él inamovibles.

Rabindranath Tagore nace en Calcuta en 1861 y fallece en Santiniketan en 1941. Fue un artista polifacético: poeta, músico, filósofo, autor teatral y pintor, entre otras actividades. Un espíritu crítico con el auge del nacionalismo hindú y con cualquier otro nacionalismo. Siempre buscó el diálogo entre culturas. A favor de la independencia de su pueblo, no estaba en contra de la cultura inglesa. Al contrario, amaba a Shakespeare, a los poetas románticos y al liberalismo inglés. Fue un pacifista y odió toda violencia, pero no era un santón ni tampoco un héroe. Buscaba siempre la simplicidad y la moderación.

Nació en el seno de una familia brahmán culta y acomodada. Su padre, Devendranatli Tagore, era un conocido pensador y dirigente del prestigioso movimiento religioso y cultural Brahmo Samaj, que propugnaba una integración sincrética entre Oriente y Occidente, con grandes influencias cristianas y del movimiento hinduista que tanto influirá en su novela Gora. Su padre, persona contemplativa y reflexiva, crítico con muchos aspectos del hinduismo, le sirvió para aprender que la educación bien encaminada significa libertad. Una de sus frases preferidas era: “Es el maestro más que el pupilo quien tiene que evitar comportarse de manera incorrecta”.

En 1878, Tagore viaja a Brighton (Inglaterra) para estudiar en una escuela pública y más tarde en el University College de Londres. No terminó sus estudios y deja Inglaterra al poco tiempo. Regresa a la India, y se casa en 1883, donde se convierte en el centro literario con varias obras y poemas. Tagore renovó la poesía y la prosa bengalíes. Tanto “La casa y el mundo” como la propia “Gora”, o “Una juventud en la India”, son una buena muestra. Fue una persona que siempre trató de favorecer la diversidad en su propio mundo donde confluían las culturas hindú, mahometana y británica. Así lo expresa también el personaje principal de su obra “Gora”: “Ya no hay en mí lucha entre hindúes, mahometanos y cristianos. Hoy toda casta de la India es mi casta y la comida de todos es mi comida”. Tagore era religioso, pero no sectario. Rechazó el modelo social de las castas y se opuso frontalmente al nacionalismo.

Hombre polifacético, destacó en todas sus actividades. Fue autor de cuentos, relatos cortos, ensayos, libros de viaje, teatro y especialmente poemas por los que es muy conocido y a los que solía poner música. Escribía en bengalí, traduciendo él mismo sus textos al inglés. En 1901 fundó una escuela en Santiniketan (Hogar de la Paz) en la que estructuró un sistema de enseñanza que defendía la libertad intelectual del ser humano. “Si cierras tu puerta a los errores, la verdad también se quedará fuera”. “Convertid un árbol en leña y podrá arder para vosotros, pero ya no producirá flores ni frutos”. En todos sus viajes, insistió en su mensaje de paz y la importancia de la cooperación intelectual entre las naciones. En 1913, la Academia Sueca le otorga a Rabindranath Tagore el premio Nobel de Literatura, siendo el primer laureado no europeo.

Compuso numerosas canciones que actualmente forman parte de la cultura popular india, y siendo ya un anciano desarrolló su faceta de pintor. Dos de sus canciones son ahora los himnos nacionales de Bangladesh e India: el Amar Shonar Bangla y el Jana-Gana-Mana. Tagore pasó los últimos años de su vida en su querido Santiniketan. Vivía en distintas casas pequeñas construidas por él mismo entre las que se iba cambiando. No le gustaba permanecer mucho tiempo en un mismo sitio; una actitud si se quiere simbólica que caracterizaba a su vida. “La verdadera amistad es como la fosforescencia, resplandece mejor cuando todo se ha oscurecido”.

Gora, considerada una de las obras más representativas y complejas de Tagore, publicada en 1910, presenta un retrato magistral de la sociedad bengalí a través de la epopeya de su protagonista. Un llamamiento contra toda casta y puritanismo, contra toda confrontación. Es impresionante la descripción del momento en que Gora “abre los ojos”, se entera que aquel que creía su padre no era tal, y su ascendencia es británica. Todos sus ideales se resquebrajan, basta con leer este fragmento: ”En un solo instante toda la vida se le presentó a Gora como un sueño. Los cimientos sobre los cuales desde la infancia construyera toda su vida cayeron hechos polvo, y ya no sabía quién era y dónde estaba. Lo que él llamaba pasado parecía haber perdido toda su realidad, y aquel luminoso futuro que esperara ansioso durante tanto tiempo, se había desvanecido como por encanto. Tenía la sensación de ser como una gota de rocío que aparece sobre la flor de loto para volver a desparecer enseguida”.

Rabindranath Tagore es un poeta que, sin rechazar el progreso occidental, abrazó a la India de misticismo y tradiciones, y Gora una obra en que todos tienen sus razones pero donde la verdad solo es una. Una obra espléndida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: