“Nadie debería morir”. Frank Slaughter

Nadie debería morir 01“Nadie debería morir” es una novela espléndida que te engancha desde el primer momento. Dotada de gran ritmo, abarca temas tan amplios como controvertidos: el juramento hipocrático, la dedicación a la profesión o el corporativismo médico son algunos de ellos. Realiza también una profunda reflexión sobre la sanidad privada y la estatal (aunque con puntos en común, esta última no se debe confundir con la “pública”, tan actual por los recortes económicos que estamos sufriendo).

En la medicina, como en cualquier profesión, si se quiere desarrollar una carrera independiente se tiene que estar dispuesto a todo tipo de esfuerzos, luchas y zancadillas de los diferentes grupos de presión. Es muy difícil nadar y guardar la ropa. Dentro de una maquinaria corrupta el dinero fluye fácil, y muchas veces dignificar el ejercicio del trabajo diario significa pasar por estrecheces económicas.

Escrita por un médico, Frank Slaughter utiliza un lenguaje tan entendible que incluso para los profanos los términos técnicos se leen con cierto placer. Describe con meridiana claridad como las mafias y clanes están llevando a la medicina a un deterioro imparable. Tan solo importa el beneficio personal. El médico se transforma en funcionario y los menos capacitados y corruptos ocupan puestos de responsabilidad sin importarles lo más mínimo jugar con la vida de los pacientes.

Sinopsis
Nadie debería morir… cuando es posible evitarlo. El juramento de Hipócrates dice que al médico que entra en una casa debe impulsarle el único propósito del bienestar de los enfermos; pero ese mismo juramento dice tan sólo un poco después que todo aquello que el médico pueda oír y ver durante el ejercicio de su profesión, y que sea de tal naturaleza que no deba propalarse, lo debe guardar con reservado sigilo y hacer como si aquello en realidad no hubiese ocurrido. Algo así como tener un gran impulso y al mismo tiempo un marco que regula las posibilidades; un proyecto altruista y una ética: la ética del silencio y la reserva a la que tanto abogan los médicos y especialistas.

Frank Slaugther 02Randolph Warren, el protagonista, es el encargado de dar forma a todas estas inquietudes. La novela narra desde su graduación como médico hasta muchos años después cuando se le abre la posibilidad de ejercer un cargo político de gran importancia en la Sanidad pública. Médico de talento, comprometido, Ran, primero como ayudante, y luego como interno, logra abrirse camino en su difícil carrera. Su primera experiencia en cirugía, especialidad a la que se entrega, será siempre su energía.

La amistad que compartió con sus compañeros en la Universidad se verá alterada por las distintas circunstancias en que transcurre la vida de cada uno. Sus comienzos como médico residente en un hospital le servirán para darse cuenta de lo difícil que le va resultar cumplir el propósito de Hipócrates y por tanto el bienestar de sus enfermos. Comprobará como las negligencias, incumplimientos o falta de compromiso terminarán con la vida de muchos pacientes inocentes. La ética médica impide emitir juicios sobre las actuaciones de otros médicos. Además, no está permitido decidir sobre la salud de un paciente sin la autorización de su médico responsable. Pero sobre todo se da cuenta que la gran maquinaria política que todo lo ampara es la que ha hecho de los médicos hombres interesados en todo menos en los enfermos.

Su conducta moral obligará a Warren a buscar nuevos horizontes. Sin embargo, verá como en todos los sitios por los que pasa suceden cosas parecidas. Su situación personal se complicará aún más cuando el gobierno logra hacerse con el control total de la medicina: no tiene más remedio que convertirse en un servidor del Estado. La comisión reguladora le destina a ejercer a un pequeño pueblo donde se juntan todos los males del sistema. Hay mafias detrás de todo: distribución de las drogas para los pacientes, llamadas de enfermos al hospital, nombramiento de nuevos médicos,… Viendo los derroteros por los que parece derivar su carrera, con la ayuda de otros compañeros y algún importante político decide dar un paso al frente y asumir el riesgo de sacar a la luz pública todos los manejos que suceden alrededor de la Sanidad.

Operación quirúrgica 01

Frank Slaughter (1908-2001), escritor norteamericano, finalizó la carrera de medicina a los 22 años y trabajó hasta 1942 como cirujano, año en el que fue movilizado para la Segunda Guerra Mundial. Una vez acabada la contienda siguió ejerciendo su profesión de médico, que compatibilizó en un primer momento con la de escritor, a la que finalmente se dedicó por completo. En Nadie debería morir” narra con maestría todos los entresijos y miserias de la práctica de la medicina en los Estados Unidos de los años 50 del siglo pasado. Corporativismo y negligencia frente al dilema de salvar por encima de todo a los pacientes, intereses económicos frente a leyes que protejan la sanidad universal y gratuita, son luchas plasmadas con gran realismo en su novela. El Plan Warren que impulsa es un intento por conciliar la autonomía médica con la intervención estatal. Un plan que obliga a los médicos a establecer equipos de trabajo de forma que, aún preservando cada caso a nivel individual, su dignidad siempre se encuentre amparada en el trabajo conjunto. Una manera de no tener que, merced a una absurda condición ética, permanecer callado frente a lo que se está haciendo mal. Frank Slaughter conoció muy de cerca esta disyuntiva, no sólo por ejercer de médico buena parte de su vida, sino porque también fue una constante en su trayectoria literaria.

“Nadie bebería morir” ofrece reflexiones muy interesantes y profundiza lo suficiente en las condiciones políticas que limitan la medicina y la condición ética del médico. Cuenta con una gran ventaja para el lector: su autor es un gran conocedor del tema. Un retrato complejo en el que queda claro que no existe excusa alguna para que el médico procure siempre la mejor atención a los enfermos. Muy recomendable y entretenida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: