“El hombre de Viena”. Daniel Silva

El hombre de Viena 03Había leído un par de novelas de Daniel Silva y me habían gustado, sobre todo “El confesor”, su primer gran éxito. En “El hombre de Viena” vuelve a dar muestra de su capacidad narrativa con un entretenido relato de espionaje que aborda de forma tangencial el tema del Holocausto.

Sinopsis
El restaurador de arte y espía Gabriel Allon, protagonista también de “El confesor”, es enviado a Viena para investigar un atentado en la oficina de Reclamaciones e Investigaciones de Guerra de ayuda a las víctimas del Holocausto. Lo que le espera le afectará personalmente de un modo inquietante. Se trata de un rostro extrañamente familiar que le provoca escalofríos y al que intenta asociar un nombre, una historia y una conexión.

A finales de la Segunda Guerra Mundial, el oficial nazi Radek estaba encargado de hacer desaparecer cualquier evidencia del Holocausto. Hoy, Radek es Vogel, vive en Viena, es el dueño de un banco de inversiones y aporta grandes cantidades de dinero a la campaña del aspirante a canciller, que en realidad es su hijo secreto.

La investigación adquiere tintes personales cuando Allon, gracias a unos dibujos del diario de su madre, reconoce en Vogel no sólo al sádico Radek sino al hombre que casi la asesina en el campo de concentración. Pero la ayuda que Vogel recibe tanto de la CIA como del mismo Vaticano convierte su investigación en una tarea difícil. Cada descubrimiento le conduce a nuevas preguntas, y cuando finalmente empieza a emerger la verdad es más terrible de lo que podía imaginar: la más repugnante sombra del nazismo acecha sesenta años después, mueve hilos de poder y burla toda justicia.

Si el papel de la Solución Final inspiró “El Confesor”, en “El hombre de Viena” Daniel Silva profundiza en la macabra operación Aktion 1005, el programa nazi para ocultar las pruebas del Holocausto y hacer desparecer los restos de millones de judíos asesinados. Un thriller inteligente de este maestro en el arte de combinar la realidad con la ficción.

Daniel Silva es un reconocido escritor de bestsellers de espionaje y thrillers. Periodista de profesión, comenzó su carrera en San Francisco en 1984 trabajando para la agencia de noticias United Press International (UPI). Un año después se traslada a su sede en Washington y termina recalando en El Cairo como corresponsal en Oriente Medio. A su regreso se dedica a la producción de programas de TV para la cadena CNN. En 1994 empieza a escribir su primera novela, “The unlikely spy”, publicada dos años más tarde, un gran éxito de ventas que le permite consagrarse por entero a la literatura. Daniel Silva es uno de los escritores casi siempre presentes en la lista de bestsellers del New York Times.

Treblinka 07. Museo campo de concentraciónPlano colgado en el Museo del antiguo campo de concentración de Treblinka (Polonia)

La operación “Aktion 2005” a la que se hace referencia en “El hombre de Viena”, es ni más ni menos que el plan secreto llevado a efecto por los nazis cuando comenzó a filtrarse información del Holocausto mas allá de las fronteras del lll Reich. Una operación también llamada Sonderaktion 1005 o Enterdungsaktion (“acción de exhumación”), cuyo nombre en clave tiene su origen en el número de expediente 1005 utilizado en la correspondencia entre Heinrich Muller, conocido como “Gestapo Müller”, jefe de las SS, y Martin Luther, miembro de la oficina de extranjeros. Cuando los informes de genocidio en masa ya llegaban a las potencias occidentales necesitaban un plan de acción para contrarrestarlo.

Entre junio de 1942 y finales de 1944, Paul Blobel, coronel de las SS, con un largo historial de asesinatos en la retaguardia del frente (su unidad realizó la matanza del barranco de Babi Yar, a las afueras de Kiev, donde fueron ejecutados en sólo dos días más de 30.000 judíos), fue el encargado de dirigir la operación “Aktion 1005”. Su objetivo: borrar toda evidencia de los asesinatos masivos llevados a cabo en los campos de concentración. Ese mismo verano de 1942, Blobel comienza a desenterrar cadáveres de las fosas comunes del campo polaco de Chelmno e incinerarlos al aire libre. No menos de  152000 personas fueron asesinadas, principalmente judíos del gueto de Lodz y sus alrededores, junto con gitanos polacos, algunos judíos checos, húngaros y polacos y prisioneros de guerra soviéticos.

En el campo de Treblinka la operación se inició en marzo de 1943. Un grupo de prisioneros judíos llamados “Sonderkommando” (comandos especiales que realizaban las desagradables tareas que no querían los SS) fueron los encargados de exhumar los cadáveres, apilarlos en largas vigas de hierro o madera, rociarlos de combustible y al final prenderles fuego. Con el fin de mantener en secreto la operación, llamada la “Solución Final” por los dirigentes nazis, estos “Sonderkommando” corrieron la misma suerte que sus compañeros una vez terminada. Tanto en Treblinka como en el resto de campos exterminio, finalizadas las macabras tareas, se araban y sembraban las tierras para que fuese casi imposible hacer un recuento de las personas asesinadas. Es muy difícil conocer la cifra real, pues se perdieron o fueron destruidos gran cantidad de registros. Algunas estimaciones la sitúan en 850.000 solo para Treblinka. Muchos testigos lo fueron antes de acabar la guerra (terminaría dos años después de que los campos se cerrasen). Tan solo 100 prisioneros se escaparon antes en una sublevación y pudieron salir con vida. Gracias a una de esas personas, Moszek Laks, se logró recomponer en un plano la estructura y el funcionamiento del campo.

Treblinka 08. MemorialMemorial ubicado en el antiguo campo de Treblinka dedicado a sus víctimas. En cada piedra figura el nombre de cada una de las poblaciones de donde procedían las personas exterminadas

El campo de Treblinka, uno de los seis campos de exterminio que se incluyeron en el marco de la Operación Reinhard (junto con Auschwitz-Birkenau, Belzec, Sobibor, Majdanek y Chelmno), en la actualidad está declarado Monumento Nacional de Polonia. .

“El hombre de Viena” es una historia bien escrita y documentada, una novela que combina bien la acción, aunque le falte algo para ser un gran thriller. En ocasiones se ralentiza faltándole algo de fluidez, pero hay que reconocer que el ritmo de su parte final es trepidante. Bien argumentada, permite pasar un rato entretenido.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: