“El ocho”. Katherine Neville

El ocho 01He vuelto a leer “El ocho” y el buen sabor de la primera vez se mantiene intacto. Una magnífica novela, muy bien construida, y con una simbiosis perfecta entre dos épocas paralelas; al contrario que en “El círculo mágico”, que no me gustó, sus diferentes partes se encuentran en conjunción. Al inicio se puede pensar que no tienen mucho en común, pero muy pronto se unen de forma espectacular. Para los amantes de las novelas de misterio, “El ocho” está considerada como una gran obra en su género. Un ajedrez “mágico”, el ajedrez de Montglane, una parte “histórica”, mezcla de historia y ficción, con el arranque de la Revolución Francesa y personajes tan importantes como Tayllerand, Robespierre, Jacques-Louis David, Napoleón o Marat, y un convulso mundo actual, no parecen en principio un argumento atractivo. Sin embargo, la intriga se prolonga desde el principio al final. Algo bastante difícil. Y otro aspecto muy importante: de las muchas conjeturas que se hacen a lo largo de su lectura en pocas se acierta, lo que aumenta su interés hasta el punto que más de uno, si pudiera, acabaría de un tirón.

Sinopsis
Nueva York, 1972.
Catherine Velis, aficionada a las matemáticas y al ajedrez, trabaja en una auditoría como experta en informática. Su empresa la envía a Argelia, pero antes de partir una vidente le lee las líneas de la mano y le avisa sobre un grave peligro se cierne sobre ella, quedando atrapada en la búsqueda de un legendario ajedrez que perteneció a Carlomagno. Un antiguo comerciante, campeón soviético de este juego y miembro del KGB, advierte a Catherine de que tendrá problemas si codicia las piezas del ajedrez, por ser la llave de la fórmula mágica ligada a la masonería, la alquimia, druidas y poderes cósmicos.

Sur de Francia, 1790.
Mireille de Rémy y su prima Valentine son dos novicias de la abadía de Montglane. Francia arde en las llamas de una revolución que pretende aniquilar a la Iglesia y hacerse con sus tesoros. Enterradas desde hace mil años bajo el suelo de la abadía se encuentran las piezas del ajedrez legendario de Carlomagno. Quien consiga reunirlas adquirirá un poder ilimitado. Para mantener las piezas fuera del alcance de quienes pudieran abusar de él, Mireille y Valentine deberán repartirlas por todos los confines del mundo.

El ajedrez de Montglane nos lleva desde 1790 a 1970 por un mundo de infinitos personajes que van poseyendo sus piezas hasta que caen en manos diabólicas. Confiadas a unas monjas, se dispersan en plena Revolución Francesa. Napoleón, Robespierre, Casanova, Voltaire y Catalina la Grande son algunos de los personajes que pasan por sus páginas reescribiendo la Historia y haciendo que parezca real. Pasado y presente se entrecruzan de forma magistral. Un continuo suspense, espionaje, asesinatos,…corren paralelos con toda la cultura occidental.

Fiesta de la Federación 01. 14 de julio de 1790 en el Campo de Marte (París).Fiesta de la Federación celebrada 14 de julio de 1790 en el Campo de Marte (París) en honor de la toma de la Bastilla del año anterior. Para muchos considerada como la primera cita importante de la Revolución Francesa

Katherine Neville nació en 1945 en Missouri. Master en Administración y Dirección de Empresas y en Literatura Africana, ocupó varios años el cargo de vicepresidenta del Banco de América, y más tarde fue asesora técnica de instalaciones informáticas en empresas como IBM, la bolsa de Nueva York y Deutsche Bundesbank, entre otras. También se dedicó al campo de los transportes y la energía, además de ejercer de fotógrafa comercial, modelo y pintora. Ha vivido en diferentes países e impartido conferencias por todo el mundo. Desde los cuatro años escribe relatos, pasando por la poesía en su adolescencia, antes de dedicarse finalmente a la novela. Se convierte en una escritora reconocida a partir de la década de los ochenta gracias a su libro “El Ocho”, publicado en 1988, de gran éxito en todo el mundo. Entre sus obras destacan “El Círculo mágico” y “Riesgo Calculado”, su primera novela, que en su reedición provocó otro boom en sus ventas. En diciembre de 2008 publicó “El Fuego”, continuación de “El Ocho”. Su obra combina distintos géneros, desde el histórico a la ciencia ficción, acompañados de grandes dosis de intriga y esoterismo. Lleva más de veinte años casada con el destacado investigador Karl Pribram, famoso por sus avances en neurociencia.

“El ocho” es una de las novelas más leídas del mundo. Llena de relatos espléndidos, tan pronto nos transporta a los inicios de la Revolución Francesa como nos lleva a la crisis del petróleo en Argelia. Cuando se publicó fue considerada todo un “experimento literario”. En una entrevista realizada en Washington por Javier Sierra, autor de éxitos como “El ángel perdido”, Katherine Neville le explica su forma de trabajar, y en concreto como elaboró todo el proceso de “El ocho”. Resumimos algunos de sus pasajes más interesantes:

El rapto de las sabinas,1799. Jacques Louis David. Museo del Louvre. Óleo descrito en la novela El Ocho“El rapto de las sabinas” (1799), atribuido a Jacques Louis David, óleo descrito en la novela “El Ocho”, que muestra a las dos protagonistas Mireille y Valentine. Esta última es quien se interpone entre los romanos y los sabinos, mientras que Mireille es la mujer que se encuentra en el suelo.

“Mi libro no es un best seller en el sentido estricto del término. No siguió ninguna moda ni patrón de éxito preestablecido hasta entonces. En cierto modo tiene razón pues su obra se adelantó varios años a la moda de las novelas de intriga esotérica. Hasta el punto que fue fuente de inspiración para muchos autores, entre ellos el propio Javier.

“En realidad escribo desde que tenía 8 años. Me gustaban los libros de aventuras. Llegué a hacerme fan de Rafael Sabatini; me gustaba subirme a los árboles y leer su Capitán Blood, Scaramouche o El halcón del mar. Todavía conservo aquellos libros de piratas, hasta que pronto los únicos capaces de satisfacerme fueron las novelas de búsqueda. Y eso fue lo que decidí escribir”.

“Igual que a uno de mis protagonistas, el campeón de ajedrez Ladislaus Nim, me gusta usar acertijos para comunicarme con el mundo”.

Al preguntarle Javier sobre su facilidad para enlazar la estructura de “El ocho”, basada en acciones y tiempos paralelos, y más siendo una escritora casi novel, Katherine contesta: “Antes de llegar a Nueva York viví en otras cuatro o cinco ciudades. Me instalaba en casa de amigos o de novios, y siempre trataba de quedarme un tiempo y aprender algo. Un día pasé un examen de aptitud para una nueva clase de empleo que sólo habían superado 50 personas en todo el país. Era para trabajar en ordenadores. ¡Pero entonces yo pensaba que IBM era una marca de relojes! El caso es que me dieron el puesto, me pagaron como a un hombre y comenzaron a enviarme a los peores lugares del país a instalar e iniciar a la gente en la informática”.

Katherine Neville y Javier Sierra 01. En la biblioteca de Katherine NevilleKatherine Neville y Javier Sierra en la biblioteca de Katherine

Y añade: “Entré en los movimientos nacionalistas negros, como los Panteras Negras, y a finales de los 60 tenía ya amigos afroamericanos que sabían que lo que quería ser de verdad era escritora. ¿No conoces las obras de Chinua Achebe, o la de Wole Soyinka?, me decían. Y, ¡oh sorpresa!, de repente, gracias a ellos, descubrí autores que hacían justo lo que yo quería escribir”. Para a continuación señalar: “África estaba variando la forma de escribir novelas. Incorporaban a sus tramas mitología, cambiaban la forma de usar el lenguaje y empleaban la clase de estructuras complejas que yo necesitaba para mis novelas. Pedí una beca y me gradué en el estudio de esos escritores. Hice mi trabajo sin preocuparme de si era académico o no, y empecé a mezclar historia y actualidad como hacía Achebe. Era fabuloso. Me encantaba ese estilo de una historia dentro de otra, y a su vez dentro de otra, como ya hiciera Sherezade en sus mil y una noches. Y justo entonces, mis jefes me enviaron al norte de África a trabajar para el gobierno de Argelia y la OPEP”.

«Aquello me sirvió para aprender mucho de Argelia y del mundo árabe y africano. Aunque no fue la única lección. Un día me llamaron del Bank of America para ofrecerme un trabajo. Era 1980. Les advertí que no quería implicarme ni en la banca ni en los seguros, y les dije que mi objetivo era retirarme a los 40 para convertirme en escritora profesional. No quería estar en la pista rápida, ni ser vicepresidenta ni nada por el estilo. Me enviaron a préstamos. Eran de todo tipo: para barcos, automóviles, casas… La crisis que vivimos ahora empezó a gestarse entonces, cuando se dio financiación sin ningún control posterior del banco. Lo aprendí todo en tres semanas, al tiempo que empezaba “El ocho”. Cuando tenía un tercio del libro escrito y un cuarto de “El círculo mágico”, me di cuenta de que ningún editor los publicaría. Por entonces descubrí cómo podría robar un millón de dólares y esconderlo en los sistemas informáticos del banco. Llamé a un amigo de la Bolsa de Nueva York que nos alquilaba ordenadores y le pedí ayuda. Él sabía que era para una novela; me la brindó, y así nació “Riesgo calculado”. La acabé en 1984 y con esa historia sí conseguí editores… Pero cuando les dejé leer “El ocho” me dijeron: ‘No sigue una línea editorial con futuro. No sabemos qué clase de personas leerían una historia como ésta’. Así que no tuve más remedio que ponerme a buscar otra editorial”.

Todo cambió gracias a la búsqueda del ajedrez imaginario de Montglane, confiesa la escritora: ”Mis novelas reflejan mi propia aventura vital. En realidad, es la misma búsqueda de todos aquellos que quieren encontrar algo que haga un poco mejor al mundo”. Y continúa: ”He experimentado algo parecido a lo que le sucedió a Ulises: después de vagar por todo el mundo, desde Irak hasta Argelia, desde Francia hasta España, de Rusia a Egipto, pasando por Córcega, para recrear el destino del ajedrez de Montglane, al final he decidido esconderlo muy cerca de casa. Aquí, en un rincón prácticamente desconocido de Washington. Nadie antes había venido a verlo”.

Javier Sierra muy sorprendido por su respuesta, pues no veía el ajedrez por ningún lado, le hizo una última pregunta. “¿De qué está hecho ese ajedrez, Katherine?”. A lo que ella, sonriendo, le responde: “De nuestra propia esencia, Javier. El día que nos encontremos a nosotros mismos, lo encontraremos a él. Y quizás eso suceda cerca de nuestra casa, como me ha pasado a mí”.

Ajedrez 02. De Carlomagno, relicario del siglo XIV, ubicado en el museo de RoncesvallesEl ajedrez de Montglane, centro neurálgico de “El ocho”, es mucho más que un juego; es una metáfora del poder donde parte de sus piezas son sacrificadas, principalmente peones, como paso previo a movimientos más efectivos. Es un juego de guerra por la posesión de información, envuelto en una historia de conspiraciones, traiciones y lealtades a lo largo de los tiempos. Un libro muy completo que tiene casi todo; intriga, acción, algo de ciencia ficción, un toque de romanticismo, historia,… y que combina dos historias paralelas, una que arranca en 1790 y otra en 1970, con un eje común: el ajedrez de Montglane. (En la imagen de la figura se muestra el famoso ajedrez de Carlomagno, relicario del siglo XIV, ubicado en el museo de Roncesvalles).

La búsqueda de tesoros a través de la historia no siempre ha resultado interesante como fuente de inspiración. Para que un libro seduzca, primero, ha de tener un misterio o secreto incitante; segundo, debe ser fácil de leer, y sus personajes atractivos, incluidos los “históricos”; y tercero, su trama se tiene que “desenredar” de una forma “natural”. Y si además transcurre en distintas épocas, es fundamental una perfecta conexión entre pasado y presente. Con una historia original “El ocho”marcó el camino a muchas otras, como “El Código Da Vinci”. Una trama que atrapa desde el comienzo; que convence y hace adictos. Una lectura obligada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: