“ADN”. Robin Cook

ADN 01“ADN” es una entretenida novela con una parte final trepidante. Muy bien construida desde el inicio, su ritmo se va incrementando hasta el punto que se espera su desenlace con verdadera ansiedad. Relacionada con todo lo que rodea a la práctica médica, sus necesarias connotaciones técnicas se siguen con facilidad.

Sinopsis
Un joven de veintiocho años que goza de excelente salud sufre una fractura cuando patina en el parque. Le operan satisfactoriamente, pero a las veinticuatro horas muere sin causa aparente. Poco después, una mujer de treinta y seis años, que ha sufrido una intervención sin problemas en los ligamentos de la rodilla, fallece en las mismas circunstancias. A partir de entonces se produce un goteo de muertes inexplicables en el hospital más grande de Nueva York.

La forense Laurie Montgomery, que se encarga de las autopsias, comienza a inquietarse ante estas muertes y anima a su colega Jack Stapleton a ayudarle en la investigación. Descubren que lo único que tenían en común estos pacientes era la empresa de su seguro médico. Una empresa que exige un análisis genético de cada cliente para identificar posibles enfermedades futuras. Audaz, inquietante, “ADN” arroja una mirada distinta sobre las oscuras relaciones entre salud y negocios y sus aplicaciones a la medicina, y es una muestra más del talento de Robin Cook para la intriga científica.

Jack y Laurie, son dos médicos forenses protagonistas de muchas de las novelas de éxito de Robin Cook (“Contagio”, “Cromosoma 6”, “Ceguera asesina”, “Estado crítico”,…). La propuesta de “ADN” se basa en la aplicación criminal de un descubrimiento científico y trata sobre una situación posible en la vida real: el análisis del ADN de una persona permite predecir con cierta probabilidad las enfermedades que padecerá en el futuro. Un ejemplo es como la herencia genética puede tener gran incidencia en el desarrollo posterior de un cáncer; basta recordar el cáncer de mama entre las mujeres, uno de los más extendidos.

Con Robin Cook regresa el escritor de los asesinatos hospitalarios por excelencia. Con una historia inquietante sobre como personas sin ninguna relación y con una salud perfecta acaban muriendo de forma repentina sin causa aparente. Una serie de muertes naturales sin explicación suceden en un hospital americano. Tan solo tienen un punto en común: son personas jóvenes aseguradas en una prestigiosa compañía, ingresadas para intervenciones sin importancia , pero que poseen un marcador genético de una enfermedad grave, incluso mortal, cuyo tratamiento en el futuro sería largo y costoso.

Quirófano 01Como en ocasiones anteriores, Robin Cook nos introduce en el mundo desconocido de los grandes hospitales, no en vano juega con la ventaja de ser médico y escritor. Por eso hace tan fácil lo difícil de explicar para los profanos la práctica médica sin recurrir demasiado al argot técnico de una ciencia tan complicada. Sin aburrir en ningún momento, nos va señalando el camino hacia un desenlace esperado, mientras nos plantea toda una serie de preguntas: ¿Por qué personas aparentemente sanas acaban muriendo? ¿Por qué mueren casualmente aquellas cuyos futuros tratamientos son más costosos? ¿Cuanto de segura se encuentra una persona en un hospital? ¿Sabemos realmente todo lo que hay detrás de ellos? ¿Cuáles son los intereses de las aseguradoras médicas?, ¿Lo hacen todo por el bienestar de los enfermos?,…

Robin Cook nació en 1940 en Nueva York. Estudió medicina, aunque muy pronto se convierte en un novelista de éxito. Su debut se produce con “The year of the intern” (1972) mientras hacía el servicio militar en el submarino Kamehameha de la Marina USA. Alcanza su primer gran éxito con “Coma” (1977), llevada más tarde al cine por Michael Crichton. Apasionado de los temas relacionados con la salud pública, sus thrillers médicos están diseñados en parte para mantener al público informado de las posibilidades tecnológicas de la medicina moderna con sus consiguientes problemas éticos. En una entrevista realizada por Stephen McDonald habla de sus inquietudes al respecto y refiriéndose a su novela “Shock” dice: “Supongo que podrías decir que es como ‘Coma’ en que se lidia con un problema que todos parecen estar preocupados. Escribí este libro para dirigir el tema de las células madre, que el público de verdad no sabe nada sobre ello. Además de entretener a los lectores, mi meta principal es que la gente se interese en algunos de estos problemas, porque es el público quien últimamente debería decidir de qué forma abordar algo tan ético como cuestionar la investigación con células madres”.

Robin Cook 01. WikipediaA lo largo de su obra ha explorado temas tan variados como la donación de órganos, ingeniería genética, reproducción asistida, fecundación “in vitro”, negligencia médica, turismo de salud o trasplantes. En ese sentido indica: “Pienso en mí mismo más como un doctor que escribe, que en un escritor que es un doctor”. Y sobre la popularidad de sus trabajos opina: “La razón principal es que todos nos damos cuenta que estamos en peligro. Todos vamos a ser pacientes alguna vez. Puedes escribir sobre grandes cosas, y puedes decir que no irás a determinados sitios, pero no puedes decir que no irás a un hospital”. Al tiempo que señala por que decidió escribir thrillers: “Le dan una oportunidad para que el público se interese sobre la medicina que no parecen conocer. Creo que mis libros están enseñándole a la gente”. Para terminar diciendo: “Si intentara ser el escritor que soy hoy hace unos años atrás, no tendría mucho de qué escribir. Pero hoy, con el ritmo de cambiar en la investigación biomédica, hay una serie de temas diferentes, y nuevos, que están por venir”.

Robin Cook está considerado el creador del thriller médico. En su obra analiza la implicación ética de la medicina actual con los desarrollos biotécnicos relacionados con la salud y el tratamiento de ciertas enfermedades. En “ADN” muestra como algunos adelantos técnicos punteros se encuentran en manos de grandes empresas cuya prioridad principal es obtener el máximo beneficio económico. Nos deja una moraleja inquietante sobre lo que podría pasar con las pruebas genéticas en una medicina privada. Después de defender durante un tiempo la postura contraria, confiesa haberse vuelto partidario de la sanidad pública.

El trasfondo y la historia de “ADN” ha salido en cierta manera una vez más a la superficie, en este caso en nuestro país, por la reciente guerra soterrada que se está librando entre sanidad pública y privada. A la vista están las últimas imputaciones que relacionan a ex altos cargos de la Comunidad de Madrid con la gran industria médica por supuestas irregularidades cometidas durante la primera fase de privatización de la gestión de la sanidad pública. Aunque está por demostrar, en opinión de la judicatura hay aspectos que investigar que pueden esconder intereses ocultos con empresas sanitarias, supuestamente beneficiarias de decisiones políticas.

Un ejemplo más de los macrointereses económicos que se mueven alrededor de la medicina, lo constituye la presión constante ejercida por las multinacionales farmacéuticas para colocar sus productos de vanguardia. En un reciente reportaje, el periódico El Mundo contaba como una mujer hindú, perteneciente a la casta de los dalits o los intocables, la más baja de la India, fue ingresada con fuertes dolores en el pecho y trasladada a una zona “especial” con todas las comodidades para ser tratada con un fármaco experimental contra la arritmia cardíaca. Al poco tiempo falleció de un ataque al corazón, sin saber en ningún momento que tan solo era un conejillo de indias.

Pacientes esperando en el hospital Maharaja Yashwantrao de Indore (India)Pacientes esperando en el hospital Maharaja Yashwantrao de Indore (India)

Muchos campesinos y personas de las castas más bajas son reclutados por los hospitales para ser sometidos a pruebas encargadas por las grandes farmacéuticas del mundo. Los costes de inversión de sus ensayos clínicos se reducen a la mitad en un país donde la mayoría de las personas, dependientes de un deficiente sistema público de salud, no dispone de seguros médicos. De ahí que muchos, que no pueden costearse el tratamiento, reciben con satisfacción la propuesta de una asistencia gratuita. Sin saberlo, son desviados hacia tratamientos experimentales y finalmente desahuciados cuando han dejado de ser útiles. Es muy normal que los “elegidos” sean campesinos o pertenecientes a las clases bajas, que no saben leer ni siquiera en su lengua local y mucho menos el inglés, a los que arrancan su “consentimiento” haciéndoles firmar formularios con tan solo sus huellas dactilares.

Es difícil encontrar una gran compañía farmacéutica que no haya llevado a cabo ensayos irregulares en la India. La industria médica se defiende diciendo que los ensayos son esenciales para obtener los fármacos que después salvarán millones de vidas. Sin embargo, esa voluntariedad de los pacientes, que si se cumple en los países desarrollados, no sucede en muchos países pobres donde desconocen los riesgos a que se someten. De ahí que cobre gran fuerza lo manifestado por Robin Cook en su entrevista con Stephen McDonald“…Todos vamos a ser pacientes alguna vez. Puedes escribir sobre grandes cosas, y puedes decir que no irás a determinados sitios, pero no puedes decir que no irás a un hospital”. 

“ADN”, al tiempo que nos muestra los oscuros intereses económicos que rodean a la gestión hospitalaria y las consideraciones éticas en los grandes avances médicos, es una novela de intriga y suspense, muy ágil y fácil de leer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: