El trasplante de médula ósea, ese gran desconocido

La médula ósea es un tejido esponjoso que llena las cavidades de los huesos. En ella se crean y desarrollan las llamadas  células madre, conocidas en el lenguaje técnico por progenitores hematopoyéticos, a partir de las cuales se generan las células de la sangre a lo largo de nuestra vida. Éstas como es Medula ósea 01sabido están compuestas por: a) glóbulos blancos o leucocitos (defienden al organismo de las infecciones), b) glóbulos rojos o hematíes (transportan el oxígeno de los pulmones a los tejidos), y c) plaquetas (se encargan de prevenir y controlar las hemorragias provocadas por lesiones en los vasos sanguíneos).

En la mayoría de los casos, para la curación de determinadas enfermedades de la sangre se precisa eliminar todas las células “anormales” (cancerosas o que no funcionan bien) mediante la aplicación de fuertes sesiones de quimioterapia. Sin embargo, este tipo de tratamiento tiene un gran inconveniente: no solo elimina de la médula ósea las células cancerosas sino también las sanas, lo que pone en grave peligro la vida de las personas. De ahí que tras la obligada quimioterapia, y con el fin de de recomponer esa función tan necesaria, sea preciso suministrar células madre al paciente capaces de producir su regeneración por un procedimiento conocido como trasplante de médula ósea. Se aplica normalmente en procesos cancerosos como la leucemia y otro tipo de enfermedades congénitas. Debido a que durante muchos años las células madre se obtenían de la médula ósea de otro paciente se utiliza el término de “trasplante”, nombre muy controvertido porque muchas personas lo relacionan con el trasplante de médula espinal con el que no tiene nada que ver.

Según el tipo de donante se distinguen dos tipos de trasplante de médula ósea:
          Alogénico.- Cuando procede de otro individuo compatible. Ofrece muchas posibilidades de curación en determinado tipo de enfermedades y suele estar restringido a pacientes jóvenes ya que a partir de cierta edad los riesgos son elevados, y
          Autólogo o Autogénico.- No se trata de un trasplante en sí. Las células proceden del mismo paciente y por tanto es un procedimiento mucho más sencillo que el anterior y con menos complicaciones. Su principal inconveniente es que el riesgo de reaparición de la enfermedad es mayor. Se realiza tras haber respondido a un tratamiento previo que recibe el nombre de “acondicionamiento”
y que consiste fundamentalmente en sesiones de quimioterapia, amén de otros fármacos auxiliares.

Trasplante médula ósea 02

La elección entre uno y otro tipo será función de varios factores a valorar por el equipo médico según los condicionantes de cada paciente. En el caso del trasplante alogénico depende en gran medida del grado de compatibilidad entre donante y receptor. Éste será determinado por el análisis de una sencilla muestra de la sangre de ambos, y más en concreto de unas proteínas situadas en la superficie de las células llamadas antígenos leucocitarios humanos. Al heredar cada persona la mitad de esos antígenos de su padre y la otra mitad de su madre, la probabilidad de encontrar un donante será mayor entre hermanos y familiares directos. De no poder ser así, habría que acudir al grupo de donantes voluntarios registrados a nivel mundial, que en el caso de España se canaliza a través del Registro de Donantes de Médula Ósea (REDMO) creado en 1991 por la Fundación Josep Carreras.

Una vez decidido el donante compatible, como ya hemos dicho las células madre o progenitores hematopoyéticos se pueden obtener directamente de su médula ósea. Para ello será necesario realizar una serie de punciones en los huesos de la parte posterior de la cadera (crestas ilíacas) a través de dos únicos orificios en la piel, normalmente bajo anestesia general, aunque a veces sirve la epidural. Se trata del procedimiento más cómodo tanto para el paciente como para el equipo médico. La duración habitual de una “aspiración” de médula ósea oscila entre 2 y 3 horas. En la mayoría de los casos parte del volumen de sangre extraído del donante se suele reponer en el mismo proceso mediante una autotrasfusión con sangre aportada días antes por el propio donante. Los efectos secundarios habituales en un proceso de trasplante o donación de médula ósea son un pequeño dolor en la zona donde se hace la punción, que suele desaparecer a las 24 horas y se controla fácil con analgésicos, y la necesidad de recibir componentes de hierro por vía oral durante un par de meses.

España es un país líder en donación de sangre y en muchos tipos de órganos, sin embargo no ocurre así con la médula ósea. La pregunta que muchos se hacen es ¿por qué no en este caso? Una respuesta fácil y difícil a la vez: ¡¡por miedo!! Debido a una información insuficiente o no del todo correcta, incluso por falta de ella, la mayoría de las personas confunden (cuando lo oyen) el trasplante de médula ósea con el de médula espinal. Por fortuna se está corrigiendo poco a poco. No cabe duda que las campañas particulares que tanto éxito están teniendo en los medios de comunicación han contribuido a “popularizar” el término. Algo que por otra parte se debiera haber hecho con más intensidad y con un lenguaje sencillo por los poderes públicos responsables. Sin embargo, la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) se encuentra en contra de esas campañas. Es más, sigue insistiendo (lo ha hecho recientemente, incluso “amenazando” con su prohibición) en que no suponen ninguna ventaja adicional para el paciente: “El trabajo del REDMO se realiza con la misma diligencia y profesionalidad, con independencia de los llamamientos que hagan las familias de los enfermos”, concluye.

Médula ósea y médula espinal

Encontrar una médula ósea compatible no es fácil, se estima en 1 entre 100000 la probabilidad de lograrlo. Ni siquiera los familiares directos lo pueden hacer posible (por ejemplo los hermanos directos solo son compatibles en un 20 % de los casos). De ahí que lo más normal sea acudir al Banco Mundial de donantes a través del REDMO. Ahora bien, si esa posibilidad aumenta a medida que lo hace el número de donantes, no se entiende muy bien, o tan solo en parte, la prohibición de la ONT para campañas nominadas con un único receptor. Aparte de otras connotaciones discutibles, se ampara en que la probabilidad de encontrar un donante específico por medio de llamamientos masivos en las redes sociales y otros medios de comunicación es muy pequeña, y que cuando un enfermo necesita un trasplante de médula es el REDMO (Registro Español de Donantes de Médula Ósea), con más de 22 millones de donantes potenciales en todo el mundo, quien a petición del equipo médico debe iniciar esa búsqueda. Todo eso es cierto. Pero no lo es menos que esas campañas han contribuido, no hay más que ver sus resultados, a que el número de donantes haya crecido en España de manera exponencial. ¡¡Nadie está quitando competencias a nadie!! Si algunos entes públicos tienen limitaciones en potenciar sus posibilidades, o desconocen como hacerlo mejor, es importante y de agradecer que la sociedad vaya por delante con este tipo de iniciativas que solo buscan el bien común. ¡¡Que es de lo que se trata!!

Una de esas campañas tan exitosas ha sido “Una médula para Mateo”, un bebé de pocos meses cuando se le diagnosticó la enfermedad, a la que contribuyeron famosos deportistas, y por tanto grandes “vehículos” de información, como el tenista Rafael Nadal, el baloncestista Pau Gasol, los futbolistas Fernando Torres y Juan Mata, y otros nombres muy conocidos, con la que se quiso exponer de manera fácil, gráfica y comprensible para la mayoría de las personas en que consiste un trasplante de médula ósea. O lo que es lo mismo, como se realiza, donde dirigirse para ser donante, y sobre todo hacer ver como con una simple analítica de sangre se puede salvar una vida con tan solo pasar sus datos al Banco Mundial de Donantes a través del REDMO español.

Llegados aquí, es preciso resaltar que si el futuro donante resultara compatible con alguna persona su donación sería anónima y universal mediante un procedimiento que consta de dos partes: una, la extracción de sangre, un proceso que suele durar cuatro horas (separar las células madre para trasplantar al enfermo), y otra, una punción lumbar, con sedación previa por anestesia general o epidural. Lo normal es que esa misma tarde, o bien al día siguiente, el donante se pueda marchar a su casa con la satisfacción de haber podido salvar una vida. Donar médula ósea es así de fácil. No existe mayor riesgo que el de la anestesia, que es muy bajo. En cuanto a la extracción de sangre tan sólo puede aparecer un leve dolor residual en la cadera que desaparece a los pocos días. Aún existe mucho miedo, mucho tabú, a su alrededor, que poco a poco está disminuyendo gracias en gran parte al apoyo recibido de muchos personajes relevantes que han prestado su imagen para las campañas de sensibilización: donar médula ósea consiste en proporcionar al enfermo las células madre (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas) de la sangre procedente de un donante sano, extraídas en una pequeña cantidad mediante una jeringa del hueso de su cadera. No deja secuelas de ningún tipo, la médula del donante se regenera a los pocos días y la estancia en el hospital suele durar 24 horas.

Sin título-1

Cuando se dona médula ósea no se hace para una persona en concreto, se dona para todos. Todo enfermo de cualquier parte del mundo puede resultar beneficiado si sus necesidades encajan con las del donante. A pesar de lo sugerido por la ONT, creemos que las campañas de sensibilización, aunque sean particulares, son importantes y más si están apadrinadas por personajes conocidos, pues en ningún caso omiten el fin perseguido: ¡¡médula para todos!! En el caso concreto de “Una médula para Mateo” en poco más de 4 meses se alcanzaron casi 10000 donantes nuevos, una cifra impensable cuando el año anterior esa misma cantidad fue la total obtenida a nivel nacional. Aún así España se encuentra todavía a la cola de Europa en donantes de médula ósea. Se necesitan muchos más. Por eso bienvenidas sean todas las iniciativas, incluidas las personales o familiares. Todas van de la mano porque saben que cada donante nuevo que obtengan, o si solo sirven para concienciar, va en el beneficio común. Aunque tengan un nombre de referencia, la realidad es que son campañas “para todos”.

Otro caso reciente muy publicitado ha sido el de Iván López de Calle, futbolista del Alavés que ahora juega en el Haro. Asumido el “golpe” inicial, al día siguiente de ser diagnosticado de leucemia empezó a luchar con todas sus fuerzas frente a esta grave enfermedad con una frase en una red social que lo dice todo: “Será duro y largo, queda luchar día a día y a partir de mañana me toca ‘golear’”. Se estaba refiriendo a las duras e inmediatas sesiones de quimioterapia con las que comenzaba su tratamiento de “acondicionamiento” previo. Su ejemplo adquirió también una gran relevancia social al ser retwitteado su mensaje por Xabi Alonso, conocido futbolista del Real Madrid, al que le siguieron otros muchos apoyos como el de la cadena SER en su programa deportivo “El Larguero”.

Una de las últimas campañas realizadas para dar a conocer el trasplante de médula ósea ha sido la protagonizada recién finalizado el año 2013 por un grupo de niños del Hospital de Valdecilla de Santander. Su servicio de Hematología es uno de los más activos a nivel nacional en este tipo de trasplantes, con más del 70 % de tipo alogénico. Hace un par de meses una niña propuso grabar un vídeo con los propios enfermos para sensibilizar a las personas sobre la donación de médula ósea, siguiendo el ejemplo realizado por el cantante Macaco con un grupo de pacientes de los servicios de Oncología y Hematología de un hospital de Barcelona, aunque en esta ocasión fue para captar fondos con destino a la investigación del cáncer infantil. Lejos estaban de imaginar que “Baile con el porvenir”, así se llama el vídeo grabado, llegaría a ser un éxito tan rotundo en Internet con decenas de miles de visualizaciones, y que está contribuyendo como una idea más a “perder el miedo” a este tipo de donaciones. Tanto o más gratificante fue comprobar como en apenas quince días el registro medio semanal de nuevos donantes se multiplicó por cuatro. Un vídeo musical en el que todo es ilusión y sonrisas y cuya historia empieza en Mario San Miguel, cantante cántabro que se prestó a colaborar y ceder una de sus canciones para el proyecto: “Una canción positiva, pegadiza y alegre”, como el mismo dice, y que contó con la colaboración, además del propio hospital Valdecilla, de la Fundación Josep Carreras y la asociación “Alma Fotografía Solidaria”.


“Regala porvenir. Dona Médula”. Vídeo grabado por los niños pacientes de la sección de Hematología del Hospital de Valdecilla- Santander

Cuando oímos la frase “donación de médula” quizás nos asustamos porque lo primero que nos viene a la mente es que nos van a extraer no se sabe muy bien que. Por eso se necesitan más y mejores campañas de sensibilización, en especial de los poderes públicos. Se calcula que cada año unas 300 personas no pueden recibir un trasplante de médula ósea. A diferencia de otros, en este tipo de trasplantes el donante no “pierde” nada y puede seguir con su vida “normal”. De ahí que uno de sus lemas más extendidos sea: “Hay que donar vida en vida”. O lo que es lo mismo: “Hay que donar “médula para todos’”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: