“El Manifiesto Negro”. Frederick Forsyth

El manifiesto negro 02Espías los hay de todo tipo: letales, misteriosos, sigilosos,… y Mata-Hari, James Bond, Jack Ryan o Jason Bourne son algunos nombres famosos por sus películas. Entre los autores más conocidos del género figuran prestigiosos escritores como Tom Clancy, Ken Follett, Ian Fleming, John Le Carré, Frederick Forsyth... En general, las novelas de espionaje casi siempre tienen un punto en común: la mayoría están ambientadas en la 2ª Guerra Mundial, la Guerra Fría o bien en la época actual. Su apogeo se produce precisamente con el enfrentamiento entre las dos grandes superpotencias, americana y soviética. Agencias de inteligencia como la CIA norteamericana, el KGB ruso, el MI6 inglés o el Mosad israelí forman parte de ese conglomerado de espías muy bien “colocados” en las embajadas de sus países. Si bien es obligado resaltar que, una vez desaparecido el bloque comunista, el género ha dado un vuelco en su temática desde principios de siglo. Ahora, el nuevo peligro del terrorismo islamista, con Al-Qaeda y otras organizaciones amenazando la estabilidad de muchos gobiernos, sobre todo occidentales, ocupa el lugar preferente.

“El Manifiesto Negro” es la típica novela de espías ubicada al final de la Guerra Fría. Tras la primera etapa de Yeltsin, con Gorbachov en el poder, se desarrolla una verdadera batalla entre los servicios secretos USA y los enemigos de la Perestroika, política rusa caracterizada por su apertura hacia los países del bloque occidental, cierta liberalización del sistema económico y algo mayor transparencia informativa. Estos últimos veían como Gorbachov pretendía llevarles hacia un mundo reformista con el que no estaban de acuerdo y preferían que la URSS siguiese anclada en los valores “duros” que atenazaban a los ciudadanos.

Sinopsis
Era el verano en que el precio de una barra de pan alcanzó el millón de rublos…” Esta frase nos introduce en la convulsa Rusia de 1999 que inmersa en un caos de pobreza y criminalidad está dejando de ser una gran potencia. Se aproximan las elecciones y un carismático líder derechista, Igor Komarov, galvaniza a la población con sus promesas de reformar la moneda, acabar con el crimen y la corrupción y devolver la gloria a su país.

Pero los gobiernos occidentales se ven conmocionados cuando llega a sus manos un documento secreto. Descubren que sus verdaderas intenciones no son otras que convertirse en un nuevo Hitler. Oficialmente, Occidente no puede hacer nada, pero un grupo de prohombres angloamericanos decide no quedarse impasible viendo como la historia se repite. La intriga, el espionaje y la aventura se dan cita en una trama trepidante en la que Forsyth despliega sus magistrales cualidades narrativas.

Perestroika 02Frederick Forsyth es un escritor británico nacido en 1938 en el condado inglés de Kent muy conocido por sus novelas de suspense, autor de grandes éxitos como “El día del Chacal” (“Chacal” en la edición española), “El expediente Odessa” (“Odessa”), “Los perros de la guerra” o el propio “El Manifiesto Negro”. Cursó parte de sus estudios universitarios en la Universidad de Granada para convertirse más tarde en uno de los más jóvenes pilotos de la Royal Air Force, donde sirvió hasta 1958. Reportero de un pequeño periódico antes de su paso por la famosa agencia de noticias Reuters, en 1965 se incorpora a la BBC cubriendo el conflicto entre Biafra y Nigeria. Acusado de que sus reportajes estaban sesgados en favor de Biafra, incluso se les llegó a tildar de falsos, decide dejar su trabajo y retorna a ese país como escritor independiente. En 1969 edita el libro “La historia de Biafra” donde relata los pormenores de esa dramática guerra.

En 1970, apoyándose en técnicas de investigación similares a las utilizadas en el periodismo, publica su primera novela “The Day of the Jackal” (“El día del Chacal” o “Chacal”) que pronto se convierte en un bestseller internacional, siendo más tarde llevada al cine con gran éxito. Su segunda novela “The Odessa File” (“El expediente Odessa” u “Odessa”) siguió un camino similar, película incluida, pero en este caso el guión cinematográfico sufrió una drástica adaptación. Su tercera obra “Los perros de la guerra” fue también muy polémica al ser acusado de financiar un golpe de Estado contra Macías Ngema, dirigente de Guinea Ecuatorial. Aunque nunca se llevó a cabo, y en un principio lo negó, terminó reconociendo que había contactado con algunos mercenarios para informarse de cómo se realiza una intervención de ese tipo.

A partir de entonces Forsyth se convierte en un escritor muy aplaudido a nivel mundial y sus obras se cuentan por triunfos. Autor muy prolífico, hace incursiones con cambio de estilo incluido, no del todo bien acogidas, hasta que en el año 2006 publica “El Afgano” sobre la red terrorista Al-Qaeda y su complicada organización interna, donde vuelve a su estilo más clásico de narración. En el año 2010 edita su última obra “Cobra” sobre el tráfico de cocaína.

Boris Yeltsin interrumpiendo el discurso de Mijail Gorbachov y le conmina a la desaparición del PCUSBoris Yeltsin interrumpiendo el discurso de Mijail Gorbachov, donde le conmina a la desaparición del PCUS (Partido Comunista de la Unión Soviética). Gorbachov, abanderado de la Perestroika, fracasó en su plan de integrar a la URSS a una economía de mercado. Su renuncia tras un golpe de estado en agosto de 1991 durante sus vacaciones en Crimea precipitó los hechos. Boris Yeltsin fue reconocido como héroe de la resistencia frente al golpe y se convirtió en el primer presidente elegido democráticamente de la República Rusa, a pesar de que meses antes casi un 80 % de la población se había manifestado en contra en un referéndum. Yeltsin disolvió el PCUS, terminó con la Unión Soviética y con ella 70 años de uno de los imperios del siglo XX.

Frederick Forsyth más que personajes complejos desde un punto de vista psicológico ofrece una trama basada en investigaciones detalladas de los hechos. Militar, reportero de guerra, político… casi todas sus novelas tratan sobre temas bélicos y de espionaje. En una interesante entrevista concedida a la revista Interviú con ocasión de la presentación en Londres de su novela nº 12 “El Afgano” reconoce que sus libros son extensos reportajes periodísticos pasados por el tamiz de la ficción y que le divierte más el proceso de investigación, al que dedica entre uno y dos años, que sentarse delante del ordenador para redactar la obra final. “Para mí, la fase de la escritura es muy aburrida. Para acabar un libro tengo que escribir 150.000 palabras y cada palabra tiene una media de seis letras. Hay que dar casi un millón de golpecitos. Muy aburrido”, explica.

Forsyth tiene la capacidad literaria de escribir sus libros en un tiempo récord: “Cincuenta días”. Algo que parece imposible, pero que enseguida aclara con una frase: “Todo depende de como llegue uno de preparado a la fase de la escritura. Yo paso mucho tiempo preparando mis obras. No dejo una duda en el aire. Por eso cuando me siento delante del ordenador lo único que tengo que hacer es escribir el libro de un tirón. La historia brota de mi cabeza al papel. Y si escribo diez folios al día, que son 250 palabras por página, las cuentas están claras: 2.500 palabras diarias. Multiplicas por 50 y tienes el libro acabado”.

Hablando de los nuevos métodos del terrorismo internacional dice: “Ahora los terroristas disponen de un arma nueva llamada Internet. La tecnología es lo que marca hoy día las diferencias. La gente se olvida de que antes no había Internet ni ordenadores portátiles. Ahora un imán puede predicar odio a través de un DVD o comunicarse por Internet con un joven musulmán en cualquier parte del mundo”.

Sobre la capacidad de “clonar” a una persona con el cerebro y la sangre fría de uno de los agentes de sus novelas y así poder introducirse en las organizaciones islamistas más herméticas, afirma: “El problema estriba en que resulta imposible convertirlo en musulmán. Tiene que parecerse en su aspecto físico, tiene que hablar y actuar como un musulmán y, además, tiene que saber rezar palabra por palabra, exactamente, sin equivocarse. Si cometes el más mínimo error, eres hombre muerto”.

Aunque ambientada en 1999, “El Manifiesto Negro” fue publicada en 1996. La acción nos traslada a una Rusia que se hunde en una profunda crisis económica a falta de pocos meses para unas elecciones presidenciales en las que Igor Komárov, carismático líder de la extrema derecha nacionalista, se siente seguro vencedor y promete devolver la esperanza a un pueblo derrotado. Forsyth crea una situación difícil con multitud de personajes. Bien documentada y con un ritmo dosificado, en general entretenida, tiene algún que otro altibajo, volviéndose a veces monótona y previsible. En cualquier caso hace gala de su excelente estilo narrativo, quizás por la huella periodística de sus primeros años. Un argumento interesante para una historia bien escrita.


Documental emitido en TVE2, que reflexiona sobre el final de la URSS, con entrevistas intercaladas de algunos de los protagonistas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: