“El Club Dante”. Matthew Pearl

El club Dante 02Cuando en su día inicié la lectura de “El Club Dante” lo hice con algunas reticencias. Controvertida y polémica, los comentarios eran tan extremos que no sabía con que me iba a encontrar. No había término medio: o se estaba totalmente a favor o en contra.

He de reconocer que en un principio fue difícil de engranar; cuesta centrar a sus personajes, pero una vez conseguido se lee con interés. Además, tiene el aliciente de acercarte a Dante y su gran obra “La Divina Comedia” gracias al enfoque de varios estudiosos del género, todos ellos profesores de universidad y del mundo del arte. Si bien la mayor parte del argumento es ficción, los personajes principales y muchos detalles biográficos son reales. No cabe duda que Matthew Pearl consigue un equilibrio entre ambos aspectos con una novela histórica de “suspense” que sorprende.

Sinopsis
Boston, 1865. Importantes personalidades están siendo brutalmente asesinadas por un criminal inspirado en los tormentos del “Infierno” de Dante.

Sólo los miembros del club Dante -poetas y profesores de Harvard dirigidos por Henry Wadsworth Longfellow- pueden anticiparse al asesino e identificarlo. Mientras preparan la primera traducción americana de “La Divina Comedia” enfrentándose a la oposición de la puritana vieja guardia de Harvard, los intelectuales deberán convertirse en detectives y pasar a la acción.

Nicholas Rey, el primer policía negro del departamento de Boston, dirigirá la investigación oficial mientras los miembros del club llevan a cabo sus insólitas pesquisas. Un dantesco infierno medieval se cierne sobre las calles de la ciudad en una época que toca a su fin convulsa por la recién terminada guerra civil, el asesinato del presidente Lincoln y los disturbios raciales.

Publicada en el año 2004 “El Club Dante” se trata de la primera obra de Matthew Pearl, un joven escritor americano nacido en Nueva York en 1975. La trama se desenvuelve en un Boston caótico que aún se debate entre conflictos raciales después de la guerra civil. Importantes personalidades son asesinadas por un criminal que mantiene en jaque a toda la sociedad. Sin aparente conexión, nadie encuentra explicación a los crímenes. Parece imposible descubrir al asesino, salvo por una circunstancia: se está inspirando en los tormentos del “Infierno” de Dante, una de las tres partes en que se divide su famoso poema “La Divina Comedia”. Es entonces cuando entra en escena el Club Dante formado por poetas y profesores de Harvard que se habían reunido para traducir su obra maestra dirigidos por el eminente poeta Henry Wadsworth Longfellow: solo ellos parecen ser los únicos capaces de resolver el misterio y los asesinatos. Un argumento en principio interesante el planteado por Matthew Pearl. Aunque para seguir la trama no se necesita conocer la obra de Dante, si ayuda a su mejor comprensión tener una pequeña noción de “La Divina Comedia”, al menos de su primera parte “Infierno”. Dado que Matthew Pearl apenas profundiza sobre el tema, a continuación reflejamos un pequeño resumen de una de las obras más importantes de la Edad Media.

“La Divina Comedia” es un poema escrito por Dante Alighieri compuesto de tres partes, “Infierno”, “Purgatorio” y “Cielo”, del que se desconoce la fecha exacta. Opiniones reconocidas creen que el “Infierno” pudo ser escrito entre 1304 y 1308, el “Purgatorio” de 1308 a 1314 y el “Paraíso” o “Cielo” de 1314 a 1321, fecha de su fallecimiento. Está considerada como la obra maestra de la literatura italiana y una de las novelas más importantes de la literatura universal. Dante llamó en un principio a su libro “Commedia” porque según el esquema clásico de entonces no se podía considerar una tragedia ya que tiene un final feliz. El adjetivo “Divina” fue añadido al título después del año 1500.

Se trata de un poema escrito en función del simbolismo del número tres y que evoca a la Santísima Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo), el equilibrio y la estabilidad, y el triángulo. Cuenta con tres personajes principales: Dante, que personifica la Humanidad, Beatriz, la Fe, y Virgilio, la Razón. Cada estrofa está compuesta por tres versos, y cada una de las cánticas o partes (“Infierno”, “Purgatorio” y “Cielo”) de treinta y tres cantos, excepto el “Infierno” que tiene treinta y cuatro, de manera que la obra completa está formada por cien cantos.

Al inicio de la obra, Dante, antes de emprender viaje a cada uno de los tres mundos, despierta en una selva oscura sin saber como llegó hasta allí y describe un paisaje en el que se ve el sol, las estrellas, la playa y la colina. El sol representa a la divinidad, Dios, y la colina el camino que debe subir para llegar a él, y al que no puede acceder porque se encuentra con tres fieras, cada una representa un pecado, que se lo impiden. Entonces encuentra a Virgilio, gran poeta latino autor de la Eneida a quien Dante admiraba, con el que después de una conversación comienza su viaje.

Infierno 02. Ilustración
Ilustración del Infierno de Dante

Infierno
La primera parte de “La Divina Comedia” narra el descenso del Dante al Infierno acompañado por Virgilio, su maestro y guía, quien le describe su forma de cono invertido o embudo con nueve pisos o niveles circulares decrecientes hasta el centro de la Tierra, donde los condenados son sometidos a castigo según la gravedad de los pecados cometidos en vida, más crueles o mayores a medida que van bajando. Dante habla de una especie de palacio situado en el vértice del embudo en el que se hallan los que traicionaban a sus bienhechores y en el que también está Lucifer, al que representa como un demonio de tres cabezas por cuya boca de la cabeza principal asoma Judas, al que muerde mientras éste grita de dolor. En el “Infierno” se encuentra con todo tipo de personajes, antiguos pero también de su época, que le narran su historia personal a cambio de que a su vuelta al mundo de nuevo prometa mantener vivo su recuerdo.

Purgatorio
En esta segunda parte, Dante y Virgilio atraviesan el Purgatorio, una montaña de cumbre plana y laderas escalonadas y redondas (muy parecido a la forma del “Infierno”, pero a la inversa), al que consiguen acceder a través de una grieta en la roca. El Purgatorio se divide en siete cornisas, donde las almas expían sus pecados para purificarse antes de entrar al Paraíso. En este caso todos están contentos porque poseen esperanza. Al contrario que en el Infierno, en su base, es decir en el primer piso, están quienes padecen las culpas más graves, mientras que en la cumbre, cerca ya del Edén, se encuentran los pecadores menos culpables. En el Purgatorio las almas no son castigadas para siempre, pero tienen que hacer frente (expiación) a una pena equivalente a los pecados durante la vida. Después de completar su recorrido, al llegar a la séptima cornisa tienen que atravesar un muro de fuego tras el que se encuentra una escalera por la que se entra al Paraíso. Entonces Virgilio y Dante tienen que despedirse, porque el poeta no es digno de poder conducirlo, aunque sí Beatriz con la que inicia el camino hacia el tercer y último reino.

Paraíso
Libre ya de todo pecado, Dante puede ascender y lo hace junto a Beatriz. El Paraíso está compuesto por nueve círculos o cielos concéntricos en cuyo centro se encuentra la Tierra. En cada uno de esos cielos están los beatos, más cercanos a Dios cuanto mayor sea su grado de beatitud. Sin embargo, observa que las almas no están mejor unas que otras, ninguna desea mejores condiciones que las que le corresponden. Así van recorriendo cada uno de los cielos hasta llegar al séptimo, Saturno, el de los “espíritus contemplativos”. Allí Beatriz eleva a Dante hasta el cielo del las estrellas fijas, el de las “almas triunfantes” que cantan en honor a Cristo y María, a quien Dante alcanza a ver. Puede observar el mundo debajo de sí, los siete planetas, y la Tierra, muy pequeña e insignificante en comparación con la grandeza de Dios. Luego, Dante y Beatriz ascienden por fin al cielo más externo, el Primo Mobile o Cristallino, donde Dante ve un punto muy luminoso rodeado por nueve círculos de fuego: es Dios. Superado el último cielo, los dos ascienden al Empíreo donde se encuentra la “rosa de los beatos”, una estructura en forma de anfiteatro sobre cuya grada más alta está la Virgen María. Desde allí, Dante puede observar finalmente la luz de Dios gracias a la intervención de María, a la cual San Bernardo (guía de Dante en la última parte del viaje) había pedido ayuda. En el punto central de esa gran luz Dante ve tres círculos, las tres personas de la Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, la segunda la imagen humana de Cristo, pero cuando intenta penetrar más en el misterio su razón comienza a flaquear, entra en una especie de éxtasis y su alma es tomada por la iluminación. Justo en el momento que la mente del poeta intenta profundizar en la Verdad Eterna desaparece la visión, Dante se despierta, y así concluye la Divina Comedia.

Boston 1865 02“La Divina Comedia” representa una alegoría del itinerario del alma, que para Dante significa una meditación sobre su doloroso exilio personal al recorrer como protagonista el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso y mostrarnos lo peor y lo mejor del ser humano. Su marcha empieza la noche del 7 de abril de 1300 cuando el poeta tenía treinta y cinco años, edad que consideraba como “la mitad del camino de nuestra vida”. En su misterioso viaje le guían Virgilio, símbolo de la cultura antigua, y Beatriz, su gran amor no correspondido, símbolo de la revelación cristiana y depósito de la Fe.

“El Club Dante”, ópera prima de Matthew Pearl, en cierto modo tuvo el “problema” de ser publicitada como una especie de “Código Da Vinci”, al que se parece más bien poco pues está protagonizada por grandes escritores y poetas y la acción se desarrolla en torno a su trabajo. No dispone a su alrededor a tiempo completo de detectives o policías, si no tan solo una ambientación literaria relacionada con la propia obra de Dante. Aunque el ritmo no es trepidante, la intriga está bien conseguida y se mantiene hasta el final. No tiene un lenguaje sencillo, pero tampoco difícil de seguir; se puede leer con relativa facilidad con ayuda de una pequeña noción de la obra del gran poeta italiano. De ahí el que hayamos reflejado una pequeña sinopsis de “La Divina Comedia”, y en especial al “Infierno”, núcleo central de la obra de Matthew Pearl. Bien documentada, con una ciudad de Boston de la época muy bien descrita,  hacen que poco a poco el lector se sienta atrapado por el miedo y la incertidumbre que viven los personajes. Hay quien también la ha comparado con insistencia con “El nombre de la Rosa” de Umberto Eco, pero volvemos a decir lo mismo desde otra perspectiva.

Lo que si parece cierto es que “El Club Dante” existió en realidad hacia 1865, el propio autor lo dice, y además con los mismos protagonistas, ubicaciones y objetivo principal de traducir al gran poeta italiano. En cualquier caso, se trata de una novela con un argumento más que atractivo y personajes interesantes. Su calidad seguro que será objeto de controversia y habrá fuerte división de opiniones, pero es un libro que atrapa y no recarga la trama con diálogos sin sentido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: