Canciones con historia: “Proud Mary”. Creedence Clearwater Revival

Creedence Clearwater Revival, una de las bandas que mejor logró fusionar el rock y el country, dominó la escena musical a finales de los 60. Su nombre, de por sí complicado pronunciarlo en inglés, no digamos nada hacerlo en la España de entonces (y aún ahora). De ahí que se optase por un abreviado Credence o tan solo un CCR mucho más cómodos. Su estilo de rock, en apariencia duro, le venía como anillo al dedo a un grupo cuya indumentaria (imagen y vestimenta) iba muy en consonancia. Corría el año 1969, aún en plena era hippie, y nuevos aires se empezaban a imponer.

Proud Mary 02“Proud Mary” (“Orgullosa María”) fue su primer gran éxito, una canción que aún perdura como uno de los temas míticos del rock. Escrita por John Fogerty, líder del grupo y excelente compositor, se lanzó como single el mes de enero de 1969 y fue incluida en el álbum LP “Bayou Country” de ese mismo año, alcanzando en muy pocas semanas el nº 2 en el top ten USA. Su historia, que en principio puede parecer relacionada con una chica, hace referencia al “Mary Elizabeth”, uno de aquellos barcos a vapor (“boat queen”) con grandes ruedas de paletas destinados a navegar desde New Orleans por todo el Mississippi. De ahí lo de “rolling on the river” de su estribillo que incluso les hizo pensar en titularla “Rollin’ down the river”, aunque al final se decidieron por “Proud Mary” en homenaje al barco que traslada desde la ciudad al protagonista en busca de trabajo. Una canción que arrastró durante bastante tiempo cierta polémica por lo dicho en su segundo verso: “pumped a lot of pain”, que muchos han interpretado como “pumped a lot of ’pane’”.Lo relacionaban con el propano usado como combustible en esos barcos, algo que luego acrecentaron Ike & Tina Turner con su versión al entonar “lot of ’tane’”, en este caso aludiendo con claridad al octano, hidrocarburo empleado en la preparación de la gasolina. Sin embargo, John Fogerty siempre ha dicho al respecto que le gustaba escribir palabras que rimaran con el sonido: “A veces escribo las letras de las canciones para que suenen muy bien al cantar. El que escucha no entiende bien lo que estoy cantando porque me dedico sobre todo a vocalizar. Se divierten con los sonidos de las palabras que salen de mi boca: ‘pumped a lot of pain’ (‘bombeando mucho dolor’) es un buen ejemplo. Creo que hasta Tina Turner cantó ‘tane’ en lugar de ‘pain’ (‘dolor’) como una forma contraída de octano. Pero yo sabía lo que quería decir”.

“Proud Mary” es una canción mezcla de rock, country, blues, e incluso gospel, el estilo característico de Credence, con el típico riff de guitarra que aparece en muchos de sus temas y que el propio Fogerty ha reconocido estar muy influenciado por el gran guitarrista de soul y R&B Steve Cropper, famoso con su banda Booker T. & the M.G.’s y sobre todo con los legendarios The Blues Brothers: “El riff de ‘Proud Mary’ tiene una clara influencia de Steve Cropper. Pensé: ¿cómo lo tocaría con una guitarra grande?, porque era la 175 (Gibson 175) y por supuesto que el utilizaría una ´Tele’ (Fender Telecaster). Steve estaba llamado a ser el más grande guitarrista rítmico de la historia. Su estilo implicaba un montón de acordes y me atraía”.


Credence Clearwater Revival interpretando “Proud Mary” durante una de sus actuaciones.

“Proud Mary”

Sin título-1 Creedence Clearwater Revival arrancan como grupo en 1959 bajo el nombre de The Blue Velvets con John Fogerty, guitarra, Stu Cook, bajo, y Doug Clifford, batería, dedicándose en sus comienzos como muchos otros conjuntos de la época a tocar en ferias y fiestas versiones instrumentales de los temas más populares, al tiempo que seguían sus estudios de secundaria en El Cerrito (barrio residencial cercano a San Francisco). Muy pronto se les une Tom Fogerty, hermano de John y cantante de otro grupo, quien les convence de esa necesidad vocal (John aún no cantaba, tan solo tocaba) pasando a llamarse Tom Fogerty & The Blue Velvets, nombre con el que llegan a grabar en 1961 tres discos sencillos sin apenas éxito. Como recuerda Stu Cook: “Fue una época fantástica. Después de que aparecieran The Beatles te encontrabas con una banda en cada bloque de pisos, pero por entonces éramos el único grupo musical del pueblo. Tocábamos ‘La Bamba’, ‘Louie Louie’ y ‘The House of the Rising Sun’. Éramos los reyes”.

En 1964, en plena invasión británica en USA con The Beatles a la cabeza, consiguen firmar un contrato con la discográfica Fantasy Records que, sin que ellos lo supieran, les cambia su nombre por The Golliwogs, porque pensaban que así sonaba mucho más inglés. Lanzan al mercado siete temas sin mayor trascendencia ni audiencia hasta que en 1968, con su último sencillo, “Porterville”, cambian de nuevo el nombre por “Creedence Clearwater Revival”, esta vez si elegido por ellos en recuerdo de un amigo de John llamado Creedence y Clearwater una marca de cerveza; lo completaron con la palabra Revival (renovación, resurgimiento) porque esa era su gran aspiración: ¡¡tocar música de raíces americanas!! “‘Revival’ es la palabra más importante”, solía decir John. Es a partir de entonces cuando inician su camino al triunfo, muy poco después del festival de Monterrey que dio inicio a la era hippie, donde grupos como Grateful Dead marcaban el ritmo de la música en San Francisco. Eran tiempos en que, salvo las bandas ya consagradas, no se pagaba lo suficiente por lo que tenían que alternar su carrera musical con otros trabajos: Tom Fogerty en una empresa de electricidad, su hermano John de oficinista en la discográfica Fantasy, mientras Stu Cook y Doug Clifford también lo hacían para costearse sus estudios en una universidad local. Así siguieron durante un tiempo hasta que John, ya consolidado en la banda como guitarrista, cantante, compositor y productor, tuvo la genial idea de realizar una versión psicodélica del famoso tema “Susie Q”, una canción de Louisiana del excelente cantante y guitarrista Dale Hawkins. Su éxito fue tal que incluso comenzó a sonar con fuerza en las emisoras antes de ser lanzada al mercado. En realidad el mérito fue de los programadores de radio en muestra de gratitud por el apoyo de Credence en un concierto a una huelga por sus derechos.

Credence 02. Show Ed Sullivan 1969 Creedence Clearwater Revival en 1969 en el famoso show de Ed Sullivan(centro) poco antes de cantar “Proud Mary”. Credit: Courtesy of TJL Productions /SOFA Entertainment.

A partir de ahí los éxitos se suceden durante el período 1968-70 en el que lanzan seis álbumes de estudio: “Creedence Clearwater Revival” (llegó al nº 52), “Bayou Country” (nº 7, gracias al empuje sobre todo de “Proud Mary”- nº 2 en las listas), “Green River” (también nº 7), “Willie and the Poorboys” (Nº 3), “Cosmo’s Factory”, (Nº 1, el único logrado con sus álbumes) y “Pendulum” (con diez canciones en el top 10). Grabados en apenas tres años forman parte de la mejor historia del rock. No se sabe muy bien por qué con “Creedence Clearwater Revival” ocurrió un fenómeno muy curioso: a pesar de no tener ningún perfil político, varias de sus canciones reflejaron el pensamiento de muchas personas, como por ejemplo la percepción sobre la guerra de Vietnam. Sucedió con “Fortunate son” y “Who’ll stop the rain”, que aún hoy siguen representando esos ideales para algunos. Su siguiente trabajo, y último, “Mardi Grass” (1972), ya sin Tom Fogerty, fue un pequeño borrón en una discografía hasta entonces impecable. Las tensiones internas fueron las que provocaron su separación definitiva. Algo inesperado, contra todo pronóstico, que se inició en 1970, justo cuando se anunció la separación de The Beatles. Lo que en cierta manera parecía positivo para ellos, pues eran sus grandes rivales en las listas de éxito, en realidad no fue así. Surgieron otra vez las disputas sobre del liderazgo de la banda (siempre las habían tenido, aunque aplacadas en el tiempo), lo que añadido a continuas discusiones sobre la autoría de las canciones llevó al abandono de Tom, cansado del poder y el protagonismo absoluto de su hermano John, quien en un último intento trató  de “democratizar” el grupo concediendo una mayor participación a sus compañeros. Pero Tom no aceptó porque pensaba que ya no encajaba en su estilo, siendo el primero en marcharse. Aunque luego siguieron como trío, su manera de entender la música nunca fue la misma, que unido al poco éxito de sus últimas grabaciones provoca la separación definitiva en el mes de octubre de 1972.

En el fondo la historia de Creedence Clearwater Revival ha sido un serial de continuos desencuentros. John Fogerty, que en 1967 tras su cambio al nombre definitivo ya había tomado el control de la banda componiendo casi todo, siendo la voz solista y un experto instrumentista (teclados, armónica y saxo, además de la guitarra), recuerda que la grabación de su segundo álbum, “Bayou Country” (1969), no estuvo nunca exenta de tensiones: “Tuvimos enfrentamientos serios, todos querían cantar, componer, hacer sus propios arreglos… Todo eso después de diez años de bregar por llegar a la cumbre. Ahora el foco estaba sobre nosotros y les dije a los chicos: ‘Si la jodemos ahora, el foco va a alumbrar a The Eagles o a cualquier otro. Yo no quiero volver a lavar coches”. Otro tanto sucedió, aunque esta vez no fuese imputable a ellos, en el festival de Woodstock de 1969 donde fueron invitados. Les tocó salir muy de madrugada tras la actuación de Grateful Dead y sus críticas no se hicieron esperar: “Tuvimos que actuar después del grupo que durmió a medio millón de personas. No logré despertar a nadie con nuestra música. Era una escena dantesca: cientos de miles de cuerpos dormidos y entrelazados en el barro”. La verdad es que la suerte no les acompaño y tanto fue su cabreo que al final solicitaron no aparecer en la película.

La realidad es que, quizás debido a su gran éxito comercial, The Credence casi nunca contaron como una banda perteneciente a la contracultura. Para muchos su etiqueta de “mercadotecnia” estaba reñida con la de “compromiso social”. También es cierto que, al contrario de la mayoría de los grupos que integraban esa corriente, evitaban las drogas y el estilo típico de las estrellas de rock; aunque nunca les faltaron símbolos de rebeldía como sus largas melenas y barbas. Eso sí, como muchos otros, siempre se declararon en contra de la guerra de Vietnam. Sin embargo hay que decir que John Fogerty también criticaba el fenómeno contrario; como cuando perplejo por el desprecio con el que muchos jóvenes trataban a los soldados que regresaban de la guerra, les recordaba: “He presenciado en los aeropuertos a jóvenes con el pelo largo escupiendo a los soldados que volvían del sureste asiático y pensé: ‘¡Qué idiotez! A él lo engancharon y a tí no”. Unos pensamientos que tardaron muy poco en hacerse canción con “Fortunate son” y su estribillo que decía: “No soy yo, no soy yo, el hijo afortunado”, aludiendo a lo fácil que lo tenían algunos jóvenes de familias ricas para no ser reclutados. Otro de sus temas que se relacionó durante mucho tiempo con la guerra de Vietnam fue “Run through the jungl”’, uno de los grandes éxitos del álbum “Cosmo’s Factory”. Sin embargo, en este ocasión John Fogerty lo desmintió más tarde en una entrevista: “Creo que mucha gente lo pensó así por la coincidencia en el tiempo, pero yo me refería a America y la proliferación de armas, registradas o no. Yo mismo soy cazador y no estoy en contra de las armas, pero veía tal entusiasmo de la gente por poseer una y tantas pistolas y rifles descontrolados por el país que es algo que considero muy peligroso y más aún hoy en día. Han hecho falta 20 años para que surgiera un movimiento que advirtiese de ello”.

Bruce Springsteen y John Fogerty. New Orleans Jazz Festival 2014Bruce Springsteen y John Fogerty en el New Orleans Jazz & Heritage Festival 2014 donde interpretaron los clásicos de Creedence Clearwater Revival “‘Proud Mary” y “Green River’.

De lo que no cabe duda es que “Proud Mary” fue una canción de impacto inmediato y global. Su éxito fue tal que hasta el gran Bob Dylan la consideró la mejor canción del año. Solo en 1969, cuando Creedence Clearwater Revival lanzó el single, se hicieron 35 versiones. Desde entonces hasta hoy superan las 100, siendo quizás la más célebre la interpretada por Ike & Tina Turner en 1971. Aún conservo un doble LP editado en 1976 por Hispavox que incluye todos sus grandes éxitos con el que uno se puede deleitar recordando a una de las bandas estandarte del rock. En él figura un artículo de Greil Marcus, prestigioso periodista y crítico musical estadounidense, autor de varios libros, que dice entre otras cosas: “Pocas veces en la historia del rock and roll ha habido una relación tan cercana entre el logro creativo y la respuesta del público como con CCR en 1969 y 1970, años en los que fueron sin duda la banda más exitosa y emocionante de América. Haciendo música a contrapelo de la música post-pop de San Francisco de los años 60, Creedence tocó la fibra sensible con grabaciones limpias, exigentes, vivas y rápidas, de lo que podría llamarse ‘lirismo directo’. Single a single, sin trucos, sus temas se ven hoy como lo mejor de la época. En su obra hay cuatro canciones, ‘Proud Mary’, ‘Green River’, ‘Fortunate Son’ y ‘Up Around the Bend’, que definen literalmente el rock and roll como una forma musical, como un evento recurrente, como una versión del espíritu americano. Pocas bandas famosas van tan lejos, ni siquiera una sola vez. Credence creía que su música sonaría de manera diferente a la que estaba de moda en ese momento, sea cual sea el tiempo. Tenían razón. Es el rock and roll sin excusas. Nunca ha sucedido nada igual y nunca más se volvió a ver hasta hoy”.

Hay bandas cuya música al oírla nos traslada no sólo a la época, sino también a su lugar de creación. Cuando se escucha “Proud Mary” o cualquiera de los “clásicos” de Creedence Clearwater Revival enseguida se puede imaginar cruzar EEUU de costa a costa tomando cualquier desviación a la famosa Ruta 66 que discurría desde Chicago (Illinois), a través de Missouri, Kansas, Oklahoma, Texas, Nuevo México, Arizona y California, hasta finalizar en Los Ángeles; casi 4000 Km. donde confluyen riffs de guitarra, el blues, el country, el soul y hasta el folk. ¡¡Puro sabor americano, y además genuino, del bueno!! Pocos grupos pueden presumir de tener una carrera tan corta, pero al tiempo tan plagada de éxitos. Como decía Bruce Springsteen para la revista Rolling Stone: “A finales de los sesenta y los primeros setenta, The Creedence no era la banda más hippie del mundo… era la mejor”. “Proud Mary” siempre será uno de los temas emblemáticos de los 60. Por mucho que pase el tiempo seguirá en lo más alto. Una canción indispensable en cualquier archivo de clásicos.


Credence Clearwater Revival en 1969 cantando en directo “Proud Mary”.


Ike & Tina Turner en 1971 interpretando en directo “Proud Mary” en la RAI, la televisión italiana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: