Universidad Laboral de Córdoba: Educación Física y deporte

En el post referido a la Universidad Laboral de Tarragona decíamos que nostalgia, y por ende los “viejos tiempos”, aunque idealizados en la memoria, no tienen por que provocar melancolía por situaciones que ya nunca volverán. Más bien al contrario, recordar el pasado sin quedarse anclado en él puede ser una forma de gozar más del presente. Es por eso, porque la vida continúa, hoy recordaremos una de las actividades más potenciadas en las Universidades Laborales (UULL): la Educación Física y el deporte.

Aunque ha habido opiniones interesadas, no muchas, que han tratado de denostar el modelo educativo de las UULL, por fortuna solo han quedado en un intento. La mayoría de los “laborales” de cualquier signo político, principales implicados, siempre han salido en su defensa. Es una pena que no hayan podido seguir la línea para la que fueran creadas: proporcionar acceso a la educación a todos los niveles a las personas con menos recursos, un tema para otro debate. Ahora es el momento de hablar del deporte, complemento básico en los estudios e importante actividad lúdica como las culturales (música, cine, teatro,…) y otras, todas muy potenciadas en las UULL. En esta ocasión con especial referencia a aquel marco de convivencia y compañerismo que fue la Universidad Laboral de Córdoba (ULC).

Vista generalVista general de la Universidad Laboral de Córdoba.

En el ámbito de los centros educativos, las UULL llegaron a ser un referente nacional a nivel deportivo. Esto nadie lo pone en duda. Fue al inicio de la época del Desarrollo (1960-75) cuando se comenzaron a promocionar los deportes federados, la construcción de instalaciones deportivas (apenas había), y potenciar la preparación de profesores y entrenadores, al tiempo que se reconocía la Educación Física como instrumento fundamental en el campo formativo. El colofón lo puso en el año 1966 la campaña “Deporte para todos” con su famoso lema, que muchos recordarán, “Contamos contigo”, y un objetivo final en dos direcciones: ampliar el número de practicantes y lograr victorias en la alta competición. La “etapa desarrollista” trajo una nueva perspectiva de la Educación Física y el deporte, naciendo en sus primeros años los Juegos Escolares Nacionales donde los profesores volcaban gran parte de sus esfuerzos por conseguir las altas cotas. Los éxitos no solo afectaban al prestigio de los centros, sino también a su propia promoción personal.

Fueron unos inicios coincidentes con la puesta en funcionamiento de las primeras Universidades Laborales, siendo el departamento de Educación Física y Deportes uno de los más potenciados. El trabajo de sus docentes se repartía entre clases teóricas (las menos) y prácticas, y un complemento muy esperado por los alumnos (se participase o no directamente) como eran las competiciones celebradas en sábados y domingos. Desde un principio se encaminó la formación hacia una Educación Física de clara orientación deportiva para familiarizarse con las diferentes actividades y, si se reunían condiciones, especializarse en alguna de ellas. Sin embargo, la Gimnasia Educativa también era elemento principal de un programa que, según las edades, solía ir acompañado de juegos, marchas y competiciones. Conforme el alumno crecía este tipo de gimnasia iba perdiendo influencia, centrándose más en la práctica deportiva y de manera especial en el baloncesto, balonmano, balonvolea, gimnasia, natación y futbol.

Exhibición de gimnasia suecaExhibición de gimnasia sueca en el gran Patio Central.

En las UULL se disputaban dos tipos de competiciones deportivas: las internas (colegiales e intercolegios) y las externas (escolares y federadas). En las escolares se competía en las categorías infantil y juvenil con otros centros de la provincia, mientras que en las federadas se participaba en los campeonatos provinciales organizados al efecto. El remate final lo ponían los Juegos Escolares Nacionales y los Juegos Universitarios que, resultados aparte, servían sobre todo para incentivar la práctica del deporte. En su afán de potenciarlo también era muy frecuente que en las UULL se publicasen todo tipo de noticias relativas a las actividades desarrolladas en los centros. Se editaban incluso revistas especializadas con claras referencias a los alumnos más destacados y se contaba con el apoyo de la Dirección y unas magníficas instalaciones, impensables para la época. En la UL de Córdoba un claro ejemplo fue la revista ARETÉ publicada por el Departamento de Educación Física. Precisamente en uno de sus números se elogiaba la fuerte implicación y el reconocimiento a los directores de los Colegios por su disposición para la promoción del deporte: “La rígida estructura de los horarios que regula la vida de los colegios fue en muchas ocasiones alterada por las ocupaciones deportivas de los alumnos. La comprensión de los directores hacia esa conducta anómala de los alumnos deportistas nos permitió hacer frente a estos compromisos deportivos que muchas veces se programan al margen de la norma disciplinaria del Centro”. Lo cierto es que para los Colegios siempre fue motivo de orgullo tener atletas destacados entre sus alumnos.

Uno de los aspectos que más me sorprendió de la UL de Córdoba fue la pasión por el deporte. Nunca pude imaginar que en aquellos años 60, de medios tan precarios para la práctica deportiva, pudiera existir un conjunto de instalaciones tan amplio y de calidad. Algo que pude corroborar más tarde durante mi estancia en la UL de Tarragona. ¡¡Sin duda en las UULL el deporte era el rey!! Sobre todo los fines de semana cuando había competiciones entre Colegios o con equipos de fuera. Solo había que ver las instalaciones llenas de entusiastas en un ambiente de gran colorido. Pronto lo pude constatar en el colegio Luis de Góngora donde estuve mi primer año, y más tarde en San Alberto, justo al lado. Situados en una esquina del ala oeste, contaban con ciertos “privilegios”, o a mí me lo parecían, con unas estupendas zonas de paseo y la mayoría de las instalaciones deportivas muy cercanas en su entorno: piscinas, campos de futbol, pistas de atletismo,… De ahí que, protagonistas directos o no, en nuestras horas libres fuese frecuente caminar por sus andurriales siempre atentos a las distintas actividades, comprobando como muchos compañeros hacían lo mismo desde los colegios más alejados. ¡¡Un ambiente y un conjunto ideal para la práctica del deporte!!

Título Olmo. 1964. Distingo a los hermanos MalagónPista de atletismo con sus alrededores llenos de gente.

Al igual que en el post dedicado a la Universidad Laboral de Tarragona, más que grandes párrafos para comentar las excelentes actuaciones de equipos y deportistas, a veces una escueta referencia es más elocuente para resaltar una brillante actuación. Así lo haremos con algunas de las muchas competiciones de renombre en las que participó la ULC en la década de los 60, sin duda la etapa de oro de las UULL con los Juegos Escolares Nacionales como gran hito. Pero antes un pequeño recuerdo para los profesores, grandes profesionales, que formaban el Departamento de Educación Física con José Luis Fernández Martínez “Cochele” como responsable principal, pionero a nivel nacional en la creación de un laboratorio de alto rendimiento deportivo en la propia ULC, y los responsables directos de las distintas disciplinas con Francisco Homar Llinas, (futbol y balonmano), Alejandro Liz Arias (atletismo y baloncesto), Manuel Pascua Piqueras (atletismo), Juan Carretero Perales, Guillermo Schmidt Lorenzo (gimnasia), Carlos García Guillermo (baloncesto), José Ramón Castañeda Adamez (baloncesto), Antonio Blanco Bermejo (balonmano) y el resto de compañeros. Todos ellos, con el apoyo del Rector P. Cándido Aniz a la cabeza, fueron los principales artífices de llevar a buen puerto el deporte en la ULC.

Como por algún deporte hay que empezar, lo haremos por el atletismo, sin duda el más seguido en mi etapa. Muy por encima del resto, incluso del futbol, el deporte nacional antes y ahora. Levantaba gran pasión a pesar de no ser muy conocido entonces. La gente se desgañitaba animando a sus atletas favoritos (normalmente los de su colegio) sobre aquella pista de ceniza de 300 m., con una “grada” totalmente abarrotada situada en la recta de entrada en un muro de mampostería. Era sorprendente ver como un deporte minoritario concitaba tal ardor.

Atletismo. Equipo campeón JEN 1963Equipo de atletismo campeón de los Juegos Escolares de 1963. A la izquierda, Manuel Pascua de Piqueras (entrenador), que en su primer año en la ULC revolucionó este deporte con sus métodos. A la derecha, José Luis Fernández Martínez, responsable del Dpto de Educación Física. Entre otros atletas se pueden ver a Antonio Miralles, Acaz Biesa, López Ruz, Roberto Manso, López Padin, Gabilondo Echave y Díaz Malagón.

Su verdadero impulsor fue Manuel Pascua Piqueras, en la actualidad persona controvertida por su posible implicación en la famosa Operación Galgo contra el dopaje en el deporte de élite. En 1961, siendo ya entrenador nacional de atletismo de la RFEA y profesor en varios colegios de Madrid, recibió una propuesta de José Luis Fernández Martínez, Jefe del Departamento de Educación Física, al que conocía por sus trabajos de investigación, para desarrollar conjuntamente un gran proyecto deportivo. Una decisión de la que nunca se arrepintió, todo lo contrario, que superó todo lo imaginado. Así lo manifestaba en una entrevista:

“La Universidad Laboral de Córdoba era un centro muy bien diseñado para acoger a 2500 alumnos internos, grandes espacios libres, aulas equipadas con todos los medios, largos talleres, pistas de atletismo, canchas de baloncesto y balonmano, campos de futbol, gimnasio, espléndidas piscinas para la práctica de la natación y una extensa arboleda rodeando todo el complejo. En Educación Física todos los alumnos disponían de su correspondiente equipaje deportivo facilitado por la propia Universidad y un Departamento de Educación Física provisto de todos los medios necesarios. Los horarios de clases y entrenamientos, siempre con el profesor asistido por el Servicio Médico si fuera necesario, permitieron resultados impensables hasta entonces, así como llevar a cabo investigaciones pioneras en aquella época. No es de extrañar, por tanto, que las UULL compitiendo con los mejores colegios de España saliesen casi siempre victoriosos año tras año en las competiciones nacionales y de manera muy especial en los Juegos Escolares”.

Algunos deportistas de esos años aún recuerdan el fuerte estímulo dado por Manuel Pascua Piqueras con sus métodos “revolucionarios”. Sobre ellos circulan numerosas y sabrosas anécdotas. Sus sistemas de entrenamiento eran duros y exigentes, como cuando a Antonio Miralles, uno de los atletas más destacados, le obligaba a dar cuatro pasos entre valla y valla en su preparación para la carrera de 110 m. vallas. O cuando a los atletas de “velocidad prolongada” les forzaba al límite con series de 300 m. (una vuelta completa a la pista), teniendo que recorrer los 200 primeros en un tiempo determinado y los últimos 100 andando para recuperar. ¡¡Y así hasta 30 o 40 series seguidas!! Había quien “temblaba” cuando aparecía a las 6,30 horas de la mañana y decía: ¡¡series de 200!! Las primeras se hacían bien, pero cuando llegaban las últimas estaban casi agotados. No cabe duda que revolucionó los métodos de preparación, incluido su plan de alimentación. Sin entrar a valorar recientes avatares, es de justicia decir que Manuel Pascua fue uno de los grandes impulsores del atletismo, sino el que más, que hizo de la ULC un equipo campeón en el panorama deportivo nacional.

Título Olmo. Miralles. Último relevo 4x400 contra Uni SevillaAntonio Miralles, uno de los atletas más destacados de la ULC, entrando vencedor en la prueba de relevos 4 x 400 contra la UL de Sevilla. Se pueden apreciar las cuatro calles de ceniza que conformaban la pista de atletismo.

Si alguna competición destacaba sobre el resto eran los Juegos Escolares Nacionales, donde los triunfos de las Universidades Laborales, en particular las de Córdoba y Tarragona, marcaron una época. A lo largo del año la mayoría de los esfuerzos se encaminaban a su preparación, aunque antes había que lograr plaza previa en las competiciones provinciales. Cuna de grandes campeones en la mayoría de deportes, nombrar todos y a todos sería muy prolijo. Por citar solo los triunfos más importantes a nivel colectivo merece la pena resaltar las 3 medallas de oro, 2 de plata y 4 de bronce (1 en categoría infantil) en la clasificación por centros en los Juegos Escolares de la década de los 60. Muchas fueron también las medallas logradas a nivel individual, aunque solo haremos referencia a algunos de los deportistas más destacados: Antonio Miralles (110 m. vallas y 400 m. lisos, internacional en los Juegos de la FISEC), José Jaime López Ruz, (400 m. y 800 m. lisos), Veiga Márquez (peso), Tena Ferrer (3000 m. lisos), Mate Antolín (altura y longitud), Roberto Manso (altura y pértiga) , Heras Caballero (disco y martillo), Adán Sendra (100- 200 m. lisos), Moreno Moyá (1500 m. lisos), Padín García (110 m. vallas y 200 m. lisos), García López (100- 200 m. lisos), Atienza González (1500 m. lisos), Pérez Gil (peso y jabalina, internacional en los Juegos de la FISEC), Gómez Cabrera (200-400 m. lisos), Llopis Lozano (110-400 m. vallas), Antonio Sánchez Rodríguez (100-200-400 m. lisos, internacional en los Juegos de la FISEC), Coronel Lanzo (400-800-1500 m. lisos), Acaz Biesa (altura y longitud), Blanco López (disco y 100 m. lisos), Díaz Malagón (800-1500-3000 m. lisos), Blanco Rodríguez (martillo), Julián Marco Marigil (100-200 m. lisos, procedente de la ULT, renombrado atleta internacional más tarde en categoría absoluta),… y muchos más. Se puede afirmar que durante la primera mitad de la década de los 60, etapa coincidente con mi estancia en Córdoba, los triunfos conseguidos por la UL de Córdoba y la UL de Tarragona estuvieron muy por encima del resto de participantes, mientras que en la segunda mitad, aún manteniéndose en los puestos de élite, la igualdad entre los equipos fue mayor.

Equipo juvenil gimnasia 1962Equipo juvenil de gimnasia, medalla de plata de los Juegos Escolares de 1962 celebrados en el gimnasio Moscardó de Madrid. En primer término el profesor Guillermo Schmidt.

La gimnasia fue también un deporte muy seguido. Minoritario a nivel nacional, aún más que el atletismo, en la ULC siempre estuvo muy potenciada. No solo en plan competitivo, pues estaba presente en todas las celebraciones importantes. Todavía se recuerdan las grandes exhibiciones de gimnasia educativa (sueca) ejercitadas en el maravilloso marco del Patio Central con el recinto lleno de un público siempre presto para el aplauso. Deporte que llamaba la atención por su gran plasticidad, su presencia era requerida en todo tipo de festivales, que al tiempo servían para constatar la gran labor educativa y de cultura física realizada. Pero era en el entrenamiento diario en el gimnasio, con sus modernos aparatos y los mayores adelantos técnicos, donde se descubría el enorme potencial de unos atletas que llevaron el pabellón de la ULC hasta lo más alto, consiguiendo en los Juegos Escolares 1 medalla de oro (1 en categoría infantil), 5 de plata (2 infantil) y 3 de bronce. Gimnastas destacados fueron Valerio Arnal, Bartolomé Asensio Mesas, Antonio Flores, Nicolás González Pomares y, Matarán Sanz, entre otros muchos. Años en que la gimnasia empezaba a despuntar tras el trágico fallecimiento de Joaquín Blume, para muchos destinado a ser el mejor gimnasta español de todos los tiempos. Acababa de proclamarse vencedor en el concurso general individual de los campeonatos de Europa (tenían el valor de un campeonato mundial entonces, dado el dominio de los países del bloque del Este), y también en cuatro aparatos: paralelas, caballo, barra fija y anillas. En esta última disciplina logró tal grado de perfección en la ejecución del Cristo (estático con brazos en cruz), que, aunque en realidad no lo sea, ha pasado a la historia como su inventor. A raíz de su muerte, el vacío dejado por Blume fue tan grande que la gimnasia española no tuvo ningún otro representante destacado a nivel internacional hasta bien entrada la década del 2000.

Equipo juvenil futbol 1962Equipo de futbol juvenil año 1962. A la derecha, el profesor Francisco Homar.

Deportes como el futbol, baloncesto y balonmano alcanzaron también hitos importantes. En el caso del futbol, deporte de gran aceptación, como no podía ser de otra manera, aparte de las medallas conseguidas en los Juegos Escolares Nacionales (2 de oro y 2 de plata), se lograron éxitos repetidos en los campeonatos juveniles provinciales. De los equipos de la ULC salieron excelentes jugadores, llegando algunos a competir más tarde en primera y segunda división nacional, como Juanjo “El Negro”, que jugó en 1ª división con el Sporting de Gijón, y otros en divisiones inferiores. Su responsable, Francisco Homar Llinas, buen profesor, a veces le costaba sintonizar con los alumnos por su talante demasiado serio. Sin embargo, sus métodos de entrenamiento estaban muy bien considerados. Y no solo los suyos, sino los del conjunto del Departamento de Educación Física en el resto de deportes. Fueron unos adelantados a su tiempo. Tanto es así que, por ejemplo, en el año 1970 a petición del propio club se encargaron de la preparación física del Córdoba C.F. Realizada en las propias instalaciones de la ULC, fue algo revolucionario en el panorama futbolístico nacional.

La verdad es que Francisco Homar sabía como motivar en pro de este deporte. Idea suya fue traer alguna figura importante (jugador o entrenador) aprovechando la visita de los equipos que se enfrentaban al Córdoba C.F. en la Liga de 1ª División. Ni que decir tiene la expectación que levantaba su presencia. Ya conté en un post anterior como en un partido con el Real Oviedo, su entrenador Juanito Ochoa, muy conocido, a quien se le atribuía gran parte del mérito (fue el mejor año de su historia), se acercó hasta la ULC a impartir una conferencia. Inusual en aquellos tiempos y más en un deporte como el futbol. Corría el año 1963 y allí estuvo Ochoa toda una tarde disertando. El éxito fue total con el salón de actos del colegio San Alberto, lugar del encuentro, lleno hasta los topes. En otra ocasión el gran protagonista fue Puskas, extraordinario jugador del Real Madrid, apodado “Cañoncito pum” por su espléndido disparo con la zurda. Cuentan que cuando alguien le preguntó por la razón de su potente disparo, y si ocurría lo mismo con otros jugadores zurdos, contestó muy serio: “Es así porque… el corazón está a la izquierda”.

Baloncesto 1965-66. 2ª DivisiónEquipo de baloncesto participante en la 2ª División, temporada 1965-66. A la izquierda, el profesor Carlos García Guillermo.

Un deporte innovador fue el baloncesto. Desde la inauguración de la ULC dio un salto de calidad gracias a sus excelentes instalaciones, magnífica cantera y el trabajo desarrollado por los profesores José Luis Fernández, Alejandro Liz y Carlos García Guillermo. En 1957 el Areté Universidad Laboral ganaría su primer campeonato provincial, tardando muy poco en convertirse en una potencia en Córdoba. En su participación en las distintas competiciones la ULC cosechó grandes éxitos. Así por ejemplo en 1962 el Areté se proclamó campeón juvenil de 2ª categoría y su equipo infantil subcampeón provincial. También logró ese año la medalla de plata en los Juegos Escolares. En 1965 se alzó con el subcampeonato de España en categoría juvenil y en 1966, por primera vez en la historia, un equipo andaluz disputaría una final nacional de categorías base. Estos últimos éxitos fueron conseguidos bajo la dirección de Carlos García Guillermo, más tarde preparador de la selección española y responsable de la famosa “Operación Altura”, una de cuyas concentraciones se celebró en la Semana Santa de 1966 en las instalaciones de la ULC, que aportó bastantes jugadores. Entre los más destacados en la década de los 60 citar a Abilio Antolín (más tarde marcó una época como entrenador en los años 70 y 80 en el Juventud de Córdoba y luego en el Cajasur durante más de dos décadas), Martínez Cuéllar, Muñoz de Leyva y García Carrillo (los tres preseleccionados para la Selección Nacional juvenil), Jacinto Castillo Naranjo y Garrido del Pozo (luego en la ULT), y Molina Ramírez y Pintor (seleccionados para la Operación Altura 1966).

Título Olmo. Balonmano 1961Equipo juvenil de balonmano, subcampeón de los Juegos Escolares año 1961. Arriba, en el centro de la imagen, su entrenador, el profesor Francisco Homar.

Deportes como la natación, el balonvolea o el montañismo contaban con muchos adeptos, pero por no hacer demasiado extenso este artículo nos referiremos por último al balonmano, aún no muy conocido en los primeros años 60, aunque si muy seguido en la ULC. Francisco Homar, al igual que en el futbol, junto a Antonio Blanco Bermejo eran sus entrenadores. Fueron los primeros en hacerle triunfar con sus sistemas en los Juegos Escolares donde se consiguieron 2 medallas de plata. En 1964 se hizo una selección para representar a Córdoba en los Campeonatos Nacionales Universitarios bajo el nombre Club Areté, cuya base estaba formada por jugadores de la ULC, participando en 1ª División y proclamándose campeones de Andalucía en varias ocasiones. Varios llegaron a jugar más tarde en la 1ª División Nacional. Nombres destacados fueron Fernández de Córdoba, Parejo Polo y Osuna Luque (1ª División Nacional con el equipo representativo de Córdoba), Ortigosa, Megido (más tarde en la ULT), Gabilondo Echave, Gascón Álvarez de Sotomayor, Muñoz de Leyva (1ª División con el club Areté de Córdoba y ya fuera en el Banesto de Madrid en 1ª División) y Gilsanz (1ª División con el Club Areté de Córdoba y luego en el Vulcano de Vigo en la División de Honor Nacional).

Inauguración Juegos Escolares 1962Ceremonia de inauguración de los Juegos Escolares año 1962 celebrados en el estadio Vallehermoso de Madrid.

Para terminar decir que, aunque muchos alumnos veían alos deportistas gozar de ciertos privilegios, lo cierto es que, por ejemplo, los componentes del equipo de atletismo tenían un exigente régimen de entrenamiento, sobre todo en la etapa dirigida por Manuel Pascua Piqueras. Madrugaban a las 6 de la mañana, y cuando los demás se encontraban en el estudio previo al desayuno, antes de las clases, ya llevaban un buen rato en pleno esfuerzo. Lo mismo sucedía por las tardes entre el final de las clases y el tiempo libre. Eso sí, todo hay que decirlo, sus desayunos y meriendas eran “especiales”. Lo mismo sucedía con otros deportes, pero no de forma tan continuada; sus entrenamientos no eran tan duros. Aún se recuerda como por las mañanas, tras una reconfortante ducha, acudían a la parte delantera de los comedores, con el albornoz aún puesto, donde había dispuesta una especial “zona de atletas”. Además del clásico pan con mantequilla y chocolate para todos, tenían un desayuno “complementario” a base de unos “envidiados” huevos con jamón y algún que otro condimento adicional. Como es lógico, todo eso llevaba aparejadas las consiguientes bromas y chascarrillos de sus compañeros más próximos.

No cabe duda que las UULL se convirtieron en auténticas canteras para el deporte español, influyendo de forma notable en los altos niveles logrados. Es innegable el impulso dado durante más de 20 años (1956-1978) en los mayores complejos educativos de España. No solo por los esfuerzos y sacrificios de los deportistas que tuvieron el honor de defender sus colores, sino también por lo que hicieron sus profesores de Educación Física y el resto de compañeros. Con su apoyo, los triunfos les eran propios. Si de algo estaba impregnado el espíritu de las Universidades Laborales era de una intensa vocación de compañerismo y de absoluta entrega.

Anuncios

4 respuestas a Universidad Laboral de Córdoba: Educación Física y deporte

  1. Para el que le gustase el atletismo, como era mi caso, habrá encontrado en este pormenorizado artículo muchos nombres entrañables. Lástima que el deporte no forme hoy parte de la formación de los jóvenes, perdiéndose así los valores que conlleva que son muchos. Gracias por recordar estas situaciones.

  2. Antonio Miralles dice:

    He disfrutado mucho leyendo el historial de todos los deportes que practicamos en las UULL y que nos han marcado el resto de nuestras vidas, y seguimos amando y practicando el deporte aunque con las limitaciones propias de la edad.
    Pero la pasion por este mundo la recibimos de aquellos profesores que nos la inculcaron en aquella etapa de nuestra formacion y que recordamos con verdadera nostalgia

    • eltrasterodepalacio dice:

      Me alegro que hayas disfrutado con los recuerdos de una época en que fuiste protagonista directo. Coincidimos en Córdoba y creo que también en Tarragona (en mi caso 1963/66- colegio Balmes) y estoy de acuerdo en que fueron nuestros profesores quienes nos infundieron la pasión por el deporte, que muchos aún seguimos conservando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: