“La caída del rey”. Johanness V. Jensen

La caída del rey 02“La caída del rey” prometía mucho, pero… no ha sido así. Dada su fama, uno siempre espera que ‘arranque’. Aunque en algún momento lo parece, irregular, no llega a enganchar del todo. Ha estado por debajo de las expectativas. Obra escrita hace más de 100 años, es posible que la traducción danés-español también influya.

Sinopsis
“La caída del rey” es una maravillosa novela histórica sobre el reinado de Christian II, rey de Dinamarca y cuñado del emperador Carlos V.

La narración de Jensen nos sitúa en la Europa de principios del convulso siglo XVI y nos cuenta, a través del personaje Mikkel Thøgersen, las ambiciones, las conspiraciones, y las batallas que hicieron de Christian II el último monarca que gobernó la Unión de Kalmar, que incluía los tres reinos nórdicos (Dinamarca, Suecia y Noruega). En Suecia se le conoció con el triste nombre de Christian el Tirano por el ‘Baño de sangre de Estocolmo’ con el que conquistó Suecia, que motivó el levantamiento de los suecos y su posterior expulsión del país. Tras ser derrotado en Noruega fue recluido en el castillo de Sønderborg en Dinamarca.

En esta obra Jensen pone de relieve lo que él consideraba como defectos característicos del pueblo danés: la irresolución y la falta de espontaneidad. Al mismo tiempo, el libro encierra las más hermosas descripciones de Dinamarca y sus gentes. El análisis psicológico de los personajes es realmente ejemplar”.

Johannes V. Jensen (1873-1950), escritor danés, nació en Farso (Jutlandia). Sus obras destacan por retratar a la gente común de un modo tolerante y amable. La primera de sus novelas que obtuvo reconocimiento internacional fue “Historias de Himmerland”, una recopilación de cuentos populares sobre las gentes de su provincia natal. En 1944 fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura por ”la rara fortaleza y fertilidad de su imaginación poética con la cual ha combinado una curiosidad intelectual de amplio alcance”.

Su obra “La caída del rey” fue elegida en 1999 como la mejor novela danesa del siglo XX por aclamación popular. Se trata de una historia que transcurre a comienzos del siglo XVI en la época del rey Christian II, último soberano que gobernó la Unión de Kalmar, un reinado muy convulso visto a través de la vida del soldado Mikkel Thogernsen. Además de su excelente relato de los hechos que describen la represión contra los suecos y la ‘Matanza de Estocolmo’, son muchos los que alaban a Jensen por ser un adelantado a su tiempo en la forma de construir historias y personajes, en muchos casos sin relación aparente, que se unen en el momento justo para dar una mayor solidez al argumento.

Baño de sangre de Estocolmo 01. Wikipedia“Baño de sangre de Estocolmo” (‘Matanza de Estocolmo’).

Para comprender mejor su trasfondo quizás ayude a poner en contexto algo que se da casi por supuesto en la obra como fue el reinado de Christian II.

“Christian II (Nyborg, Dinamarca, 1481-1559), rey de Dinamarca y Noruega (1513-1523) y de Suecia (1520- 1521) bajo la Unión de Kalmar, era hijo del rey Juan I de Dinamarca. Fue el último monarca que gobernó la Unión de Kalmar que incluía los tres reinos nórdicos. En Suecia se le conoció con el triste nombre de Christian el Tirano. Fue elegido como heredero del trono de Dinamarca en 1487, en 1489 de Noruega, y en 1497 de Suecia cuando su padre Juan I conquistó este país. En 1506 fue enviado como virrey a Noruega donde mostró gran dureza en su gobierno aplastando pronto una insurrección. Cuando su padre falleció en 1513 algunos nobles daneses le rechazaron y le quisieron ofrecer la corona a su tío Federico, pero finalmente fue reconocido como rey después de acceder a incrementar los poderes de la nobleza y el clero, reduciendo el poder del rey que tuvo que reconocer el derecho del pueblo a levantarse en armas si no cumplía con lo establecido.

En el año 1517 estalló en Suecia un conflicto entre los partidarios de la independencia y el clero que estaba a favor de la Unión de Kalmar, que fue aprovechado por Christian II, en aquel momento rey de Dinamarca y Noruega, para intervenir y reclamar su derecho al trono de ese país. No tuvo éxito al ser derrotado, pero en 1519, con un gran ejército de mercenarios y el apoyo del Papa, lo intenta de nuevo, y lo logra, convirtiéndose en dueño y señor de toda Suecia, donde es coronado rey por el arzobispo Gustavo Trolle. Asesorado por éste y otros miembros de su consejo acusa a muchos de sus opositores de herejía y, sin haberles permitido el derecho a un juicio legal, ordena ejecutarles, acto que pasó a ser conocido a partir de entonces como ‘Baño de sangre de Estocolmo’. Aunque con ello pretendía mostrar la ejecución de las leyes y el derecho, en realidad lo que buscaba era deshacerse de sus enemigos. Alrededor de 600 personas, incluidos niños, fueron víctimas de su crueldad. Muy pronto se generó un gran descontento popular en toda Suecia que terminó en un levantamiento cuyo objetivo era echarle del territorio. Algo que los rebeldes consiguen en 1521 a pesar del apoyo que Christian solicitó inútilmente a su cuñado, el emperador Carlos V.

Sin título-2En Dinamarca el rey Christian II también contaba con numerosas antipatías, importantes desacuerdos con sus consejeros, y fuertes enfrentamientos con el clero al tratar de imponer a sus favoritos en las sedes episcopales, además de restringir los grandes privilegios y riquezas que tenían. Las reformas que impuso contra el clero danés produjeron enormes descontentos, teniendo que convocar una asamblea para tratar de llegar a un acuerdo en 1522. Pero los obispos de Jutlandia y algunos nobles se le adelantan acordando su destierro con el apoyo de su tío Federico, que es nombrado rey y quemadas las leyes de Christian públicamente. Éste decide entonces sacar a sus tropas sin enfrentarse a sus opositores, lo que provoca la deserción de muchos de sus seguidores. Con la esperanza de encontrar algún apoyo, abandona Copenhague con su familia y partidarios más cercanos sin oponer resistencia rumbo a los Países Bajos. Finalmente, las ciudades de Copenhague y Malmöe que en principio se mantuvieron fieles al rey cayeron en 1525.

Para recuperar el poder Christian II buscó apoyo en los Países Bajos y Alemania, pero la relación de estos dos países con el luteranismo impidió toda negociación con el emperador Carlos V. Con el fin de reconciliarse con su cuñado, en 1530 se convierte de nuevo al catolicismo y gracias a ello logra reunir un ejército y una flota con la que zarpa hacia Noruega. Sin embargo, tras muchas vicisitudes, no consigue tener éxito, siendo derrotado, hecho prisionero, y llevado al castillo danés de Sonderborg donde vivió a partir de 1532 en una relativa libertad hasta la muerte del rey Federico. Es entonces cuando se llega a pensar en su posible vuelta al trono, pero es encarcelado en una torre del castillo con la única compañía de un soldado. En 1540 la elección de Christian III como nuevo rey hace suavizar su cautiverio tras renunciar a sus derechos al trono de Dinamarca y Noruega tanto él como sus descendientes. En 1549, con 68 años, es trasladado al castillo de Kalundborg, donde viviría hasta el final de sus días en 1559″.

A pesar de su trasfondo histórico, en realidad “La caída del rey” no es una historia de guerra; está más enfocada hacia los aspectos emocionales de los personajes. Sin llegar a culminar se entona algo más cuando se centra en la historia de Dinamarca. En general hay que reconocer que su prosa es uno de sus valores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: