“Retrato de una dama”. Henry James

julio 31, 2017

retrato-de-una-dama-01“Retrato de una dama” es una novela con una prosa exquisita, de gran calidad, que aborda en profundidad la psicología femenina y las diferencias culturales de finales del siglo XIX entre una América (EEUU) avanzada y una Europa (Inglaterra e Italia) que gira alrededor de la vida y prerrogativas de una nobleza anclada en una sociedad centrada en su educación, arte y riqueza.

Sinopsis
Cansada de la vida monótona de Albany, la joven Isabel Archer decide acompañar a su tía a Europa y conoce en Inglaterra al marido de ésta y a su hijo Ralph, quien de inmediato se enamora de ella. Aunque no se atreva a declararle sus sentimientos, pues está condenado por un mal incurable, Ralph insiste ante su padre para que la haga heredera de una parte de la fortuna familiar. Y así, a la muerte de su tío, Isabel se ve rica y libre para hacer lo que se le antoje con su vida. Entonces viaja a Florencia…

Publicada por entregas entre 1880 y 1881, “Retrato de una dama” había empezado a escribirse en la ciudad de Florencia en 1879 y nació, en palabras del autor, de “la imagen de una mujer joven que afronta su destino”. Con esta única idea de partida, Henry James dio vida a una de sus más inolvidables heroínas y logró construir una historia de una asombrosa profundidad psicológica.

Henry James (Nueva York, 1843 – Londres, 1916) fue un escritor y crítico literario, que pasó mucho tiempo en Europa. Quizá su mayor aportación sea que muchas de sus novelas se mueven en torno al denominado ‘punto de vista’ o ‘monólogo interior’, habla por boca de sus personajes, lo que le permite transmitir un análisis psicológico desde ese mundo. Considerado una de las grandes figuras de la literatura, la mayor parte de su obra está basada en la contraposición entre el llamado ‘Viejo Mundo’, artístico, corrupto y seductor, y el ‘Nuevo Mundo’, donde la gente suele ser más sincera y abierta. Partidario del drama psicológico, es habitual que nos introduzca en la crisis interna de los personajes con un estilo marcado por oraciones largas y descripciones intensas de los paisajes, en general claras de seguir y entender al menos en los inicios de su carrera. Aunque hay quien no está de acuerdo, sobre todo en una etapa posterior cuando empezó a utilizar los servicios de un amanuense (no un ‘negro’ en sentido literario, sino más bien un escribiente). Al padecer un ligero tartamudeo, que consiguió superar hablando muy despacio, pensaba que la buena literatura debía centrarse en una conversación inteligente que atrapase al lector y no en un estilo de oraciones directas.

Aunque no logró suficiente dinero con sus novelas, se codeaba con las clases ricas pues había crecido en el seno de una familia pudiente. No se consideraba uno de ellos, pero si le facilitó observarlas de cerca e incluso llegar a comprender sus problemas, llegando a afirmar que algunas de sus mejores ideas salieron tras frecuentar ese tipo de reuniones. Era un apasionado de las cartas personales o epistolares con sus colegas y amigos (en ese sentido fue uno de los más activos escritores de todos los tiempos), desde simples saludos hasta elevadas discusiones sobre asuntos importantes de todo tipo. Mantuvo una intensa correspondencia con otros grandes autores de su época como Robert Louis Stevenson o Joseph Conrad. Entre sus obras más conocidas merece la pena citar a “Roderick Hudson” (1875), que le aupó a la fama, “El Americano” (1877), “Los Europeos” (1878), “Daisy Miller” (1879), “Retrato de una Dama” (1881), “Washington Square” (1881), “Las Bostonianas” (1885), “La lección del Maestro” (1888) o “Los papeles de Aspern” (1888).

nicole-kidman-1996-01Nicole Kidman en el papel protagonista de Isabel Archer de la adaptación de la novela de Henry James llevada al cine en 1996. Dirigida por Jane Campion, tuvo a John Malkovich y Barbara Hershey como compañeros de reparto en los papeles principales.

En “Retrato de una dama”, Isabel, la protagonista principal, representa a una mujer muy sensible, de una personalidad compleja con los más variados matices,  que quiere experimentar con sus propios errores lo que le tiene preparado la vida, aún a costa de pagar un alto precio. Henry James construye el personaje de una joven que se deja guiar por sus instintos, aunque se equivoque a menudo con la gente que se relaciona. Considerada una de sus mejores obras, profundiza en temas tan interesantes como la libertad del individuo y su propia responsabilidad. Hay quien sugiere que se trata de un experimento psicológico para comprobar lo que ocurre cuando una joven idealista se hace rica de repente. Otros en cambio opinan que su argumento está inspirado en la teoría de la selección natural de Charles Darwin. Algo poco creíble. Quizás su relato ofrezca en ocasiones demasiadas explicaciones que incluso llegan a distorsionar las estupendas descripciones del mundo que le rodea. Sin embargo, lo que no ofrece duda es la lograda recreación de las situaciones, su humor discreto y la profundidad psicológica, en especial de su protagonista. Tenida como una de las grandes novelas del siglo XIX, su lectura es un auténtico deleite.


“Los bufones de Dios”. Morris West

mayo 22, 2017

los-bufones-de-dios-02“Los bufones de Dios” es una interesante novela que plantea como transfondo la venida de la ‘Parusía’ en un marco de intrigas, poder, guerra y destrucción. Quizás un poco lenta al principio, a lo que obliga la profundidad de su argumento, se lee con mucha atención a medida que va adquiriendo ritmo.

Sinopsis
¿Quiénes son los bufones de Dios? Tal vez los que intentan negar la esencialidad del hombre que aún en este milenio que acaba, se niega a perder su fe y su afirmación personal.

Nos acercamos al año 2000 y nuevamente vagan las sombras del final de los tiempos. Es posible que el sucesor de san Pedro deba anunciar la segunda venida de Cristo, el tiempo de la ‘parusía’.

En esta magistral novela, Morris West, el inolvidable autor de ‘Las sandalias del pescador’, crea una figura de inmenso carisma: el Papa Gregorio XVII. Nos muestra con desgarramiento la historia de un hombre que ha luchado para que el poder temporal de la iglesia, el Vaticano y su voz, no puedan ser desoídas por ningún pueblo ni ningún gobierno de la tierra.

Gregorio XVII abdica por enfermedad, según la prensa, pero en realidad los cardenales han decidido silenciarlo ya que el Papa afirma haber recibido una revelación, y su deber lo obliga a darla a conocer por medio de una encíclica.

Pero, ¿qué significa esta revelación en un mundo a la deriva o mejor aún en las fronteras de la guerra nuclear, donde la fe de los creyentes enfrentados con el terror del año 2000 flaquea y se extravía? ¿Quién es Gregorio XVII? ¿Un mesiánico, un ofuscado, alguien que engaña sólo por un sueño de poder y de dominio sobre el mundo?

Morris West (1916-1999) es un escritor australiano nacido Victoria (Melbourne) en el seno de una tradicional familia católica de origen irlandés. Tras sus estudios secundarios, pasó doce años en el monasterio de la Roman Catholic Order of Christian Brothers, llegando a tomar los votos anuales pero no los definitivos. Más tarde, trabajó en el Servicio de Inteligencia durante la 2ª Guerra Mundial. Estas dos intensas experiencias fueron las que le sirvieron de gran apoyo a la hora de escribir sus novelas; dos campos, el religioso y el espionaje, casi siempre presentes en sus libros siempre aderezados por una bien trabajada dosis de intriga, le han convertido en un autor de referencia, sobre todo en sus obras relacionadas con la Iglesia Católica y su papel en la política internacional. Su primer gran éxito lo consiguió con ‘El abogado del diablo’, pero lo que realmente le hizo famoso fue la tetralogía formada por “Las sandalias del pescador”, “Los bufones de Dios”, “Lázaro” y “Eminencia”, donde realiza un profundo análisis de la Iglesia Católica, el perfil humano de sus integrantes y su aparato institucional. Varias de sus obras han sido llevadas al cine y con más de 30 libros publicados está considerado el autor más leído de la historia literaria de Australia.

vaticano-01

En “Los bufones de Dios” (1981), novela centrada en los poderosos despachos de un Vaticano cargado de conspiraciones y luchas el poder, narra la historia de la abdicación de un Papa, Gregorio XVII, que durante años se había mantenido con éxito al frente de la Iglesia. El anuncio de su abdicación provoca una auténtica sorpresa en todos los católicos. Un ‘abandono’ que los fieles desconocen y al que le han obligado los cardenales de la Curia Romana que no quieren que de a conocer un hecho que le ha sido revelado: “La segunda venida de Jesucristo a la Tierra al final de los tiempos. La ‘Parusía’”, como han dejado constancia los Evangelios. En el fondo de su contexto subyace una novela de amor, de fe, de esperanza.


“La promesa”. Harlan Coben

marzo 23, 2017

la-promesa-01No había leído nada de Harlan Coben, considerado uno de los grandes escritores de novela negra. Ha sido toda una sorpresa. En “La promesa”, entretenida novela que va elevando su interés de forma ágil a medida que transcurre su lectura, construye los diálogos de manera tan fácil que solo necesita de frases cortas para adentrarse por sus distintos vericuetos. Incluso llega a desconcertar. Cuando parece que el ‘nudo’ está a punto de resolverse un nuevo giro lo cambia de dirección. Aunque no es su mejor obra, deja su sello más personal con sus giros trepidantes.

Sinopsis
Han pasado seis años desde que el agente Myron Bolitar hizo de superhéroe. En seis años no ha dado ni un puñetazo. No ha tenido en la mano, y mucho menos disparado, una pistola. No ha llamado a su amigo Win, el hombre más temible que conoce, para que le ayude o para que le saque de algún lío. Todo eso está a punto de cambiar… debido a una promesa.

El año académico está llegando al final. Las familias esperan con ansia noticias de las universidades. En esos últimos momentos de tensión del instituto, algunos chicos cometen el muy común y muy peligroso error de beber y conducir. Pero Myron está decidido a ayudar a los hijos de sus amigos a mantenerse a salvo, y hace que dos chicas del vecindario le hagan una promesa: si alguna vez están en un apuro pero temen llamar a sus padres, le llamarán a él.

Unas noches después, recibe una llamada a las dos de la madrugada, y fiel a su palabra, Myron recoge a una de las chicas en el centro de Manhattan y la lleva a una apacible calle sin salida de Nueva Jersey donde ella dice que vive su amiga. Al día siguiente, los padres de la chica descubren que su hija ha desaparecido. Y que Myron fue la última persona que la vio.

Desesperado por cumplir una promesa bien intencionada convertida en pesadilla, Myron se esfuerza por localizar a la chica antes de que desaparezca para siempre. Pero su pasado no es tan fácil de enterrar, porque los problemas siempre le han perseguido. Ahora Myron debe decidir de una vez por todas quien es y a que va a enfrentarse si quiere conservar la esperanza de salvar la vida de una jovencita.

harlan-coben-01Harlan Coben (Nueva Jersey, 1962) es un autor estadounidense de novelas de misterio y suspense. Dos de sus series de libros suceden alrededor de Nueva York y Nueva Jersey. Fue en el último año de universidad cuando se dio cuenta que quería ser escritor. Tras unos primeros pasos donde llegó a publicar tres novelas, se decide por un cambio de rumbo comenzando por una serie con su personaje Myron Bolitar como protagonista principal, un exjugador de baloncesto y agente deportivo convertido accidentalmente en detective que se ve envuelto a menudo en la investigación de los asesinatos. “La promesa” (2006) es una de ellas.

Ganador de reconocidos premios, en el año 2010 recibe el Premio Internacional de Novela Negra de RBA, el mejor dotado de la categoría (125.000 euros), por su novela ‘Alta tensión’ (‘Live Wire’) protagonizada también por Bolitar. En una entrevista concedida al diario El País señalaba Coben que sus novelas siempre surgen de hechos cotidianos, y en concreto hacía referencia a la trama de ‘Alta tensión’ diciendo que se le ocurrió al día siguiente de ver que unos amigos habían publicado en Facebook una foto de la ecografía de su futuro bebé: “Me pareció extraño y fascinante. Me pregunté: ¿qué pasaría si alguien escribiera debajo de la ecografía que el niño no es suyo?, ¿qué grado de sinceridad puedes tener con tu mujer?” Ha sido el primer autor en conseguir los tres galardones más prestigiosos de novela negra: Edgar, Shamus y Anthony.

“La promesa” es una obra que en principio le cuesta enganchar. Sin embargo, tras varios capítulos de puesta en situación, y una vez centrada la historia, no hay manera de parar. Novela con buenos diálogos, de trama ágil, nunca decae. Entretenida.


“El dios de la guerra”. Christian Cameron

enero 31, 2017

El dios de la guerra 01“El dios de la guerra” nos sumerge en la vida de Alejandro Magno y sus conquistas bélicas (Alejandro III de Macedonia, Pella, Babilonia, 356 a. C.- 323 a. C.). Novela interesante sobre una figura histórica, se vuelve un poco ‘pesada’ en algunos de sus pasajes. A pesar del formato elegido con abundante diálogo para hacerla más atractiva no siempre lo consigue. No obstante, llama la atención por intentar dar a conocer su personalidad a través de sus reacciones más íntimas y las razones que le empujaban a desencadenar una guerra tras otra a veces sin motivos aparentes. El exceso de personajes, que el propio autor dice ha procurado reducir al máximo, es otro de los inconvenientes para seguir de manera fácil la narración. 

Sinopsis
Las habilidades inigualables del exitoso escritor británico Christian Cameron como historiador y narrador hacen de esta novela la versión definitiva de la vida de Alejandro Magno. Un libro lleno de audacia, arrojo, vanidad y grandiosas batallas que nos revela el lado más humano y heroico de un hombre que se creía invencible. Una de las más emocionantes epopeyas históricas jamás escrita.

De niño, Alejandro soñaba con emular las gestas de Aquiles. A los dieciocho años condujo a la victoria a la caballería macedonia contra los griegos en el Quersoneso. A los veinticinco había aplastado a los persas en tres batallas legendarias y era el amo del mayor imperio que el mundo haya conocido jamás. Cuando falleció, invicto, a los treinta y dos años de edad, no quedaban más mundos por conquistar y había superado con creces las proezas de su héroe de infancia. Ahora bien, detrás de la leyenda hubo otra historia más compleja. La historia de un hombre que, impulsado por una insaciable sed de gloria, condujo a un ejército en un extraordinario viaje de diez años desde el Nilo hasta el Indo, persiguiendo un sueño: demostrar que era invencible.

Narrada por su amigo de infancia Tolomeo, esta es la historia de Alejandro en una versión inédita hasta ahora: cruda, íntima, emocionante… La historia de un coraje extraordinario y una fuerza de voluntad inimaginable. De destrucción gratuita e intrigas criminales. La tragedia épica de un hombre que aspiraba a ser más que humano.

Christian Cameron (Pittsburg, 1962) es un escritor e historiador militar. Estudió Historia Medieval en la Universidad de Rochester antes de entrar a formar parte de la Armada de los Estados Unidos, donde sirvió como aviador y oficial de inteligencia. Después de licenciarse inició su carrera literaria dentro del campo de la intriga y el espionaje. En 2008 sorprendió a las letras británicas con la publicación de la serie ‘Tirano’ ambientada en la Antigua Grecia, proyecto que nació en el departamento de Lenguas Clásicas de la Universidad de Toronto mientras cursaba estudios de doctorado. Desde entonces, y tras la publicación de series como Long War o Alan Craik y otras obras ambientadas en la Edad Media o las Guerras Médicas, Cameron se ha convertido en uno de los escritores más conocidos de novela histórica en el panorama literario internacional.

Imperio de Alejandro 01Mapa que muestra el imperio de Alejandro Magno con la ruta seguida a lo largo de sus conquistas.

Con un gran trabajo histórico, “El dios de la guerra” nos lleva por la vida de Alejandro, hijo y sucesor de Olimpia de Epiro y Filipo II de Macedonia, desde su infancia hasta su muerte, dejando solo a la ficción las partes poco conocidas. Obra bien documentada, uno de sus puntos fuertes radica en la precisa descripción del ambiente en que se mueve. Sin embargo, esa misma minuciosidad en el detalle provoca cierta pérdida del hilo conductor, siendo su lectura un poco ardua en ocasiones como también lo indica el autor al final del libro donde explica sus entresijos. Entresacamos algunos párrafos:

“Escribir una novela sobre la guerra… es un juego difícil para un historiador aficionado. Hay muchos, muchos jugadores, y muchos lugares, y, francamente, ninguno es lo bastante bueno. En primer lugar, he tenido que tomar ciertas decisiones, y muchas de ellas han tenido que ver con el hecho de limitar el número de personajes a una cantidad que el lector pudiera asimilar sin que se sintiera su inteligencia insultada. Antígono y su hijo mayor, Demetrio, se merecen su propia novela, como así también Casandra, Eumenes, Tolomeo, Seleuco, Olimpia y el resto. Cada uno de ellos podría haber recibido el tratamiento de héroe y los demás el de villanos”.

“En lo que respecta a la historia estrictamente militar, he tomado varias decisiones que los lectores versados encontrarán extrañas. Por ejemplo, ya no creo en la existencia de los cosoletes de lino, o linothorax, y los he incluido en mis novelas. Tampoco creo que una falange macedonia armada con sarissas fuera mejor que el viejo sistema griego de los hoplitas. De hecho, sospecho que era peor, como sugiere la experiencia de las tempranas artes de la guerra, según la cual cuanto más largas eran las picas, menos esperabas de tus tropas. Los jóvenes granjeros macedonios no eran hoplitas; de hecho, carecían del sistema de apoyo social y cultural que creó a estos últimos. Fueron decisivos en su día, pero hasta que punto eran mejores que el sistema antiguo… bien, más que un cambio tecnológico ello respondió a un cambio cultural, o eso me parece”.

Falange 01Falange macedonia.

“Los elefantes no eran tanques ni un instrumento con el que se conseguían victorias como por ensalmo. A veces eran muy efectivos, y otras al contrario. He intentado mostrar ambas situaciones”.

“Lo mismo puede decirse de los arqueros a caballo. En terreno abierto, con remonta y armas ilimitadas, un arquero a caballo podía ser una pesadilla, pero unos pocos cientos de arqueros en las vastas extensiones en las que solía combatir Alejandro, no representaban más que una pequeña incomodidad. En resumidas cuentas, no creo en la historia militar. En la guerra se ven implicados aspectos económicos, religiosos, artístico, sociales: la guerra es inseparable de la cultura. En el período del que hablábamos no podías coger a un pastor egipcio e intentar convertirlo en un arquero a caballo sin cambiar su modo de vida, su estatus social y económico e incluso, quizá, su religión. Algunas cuestiones sobre tecnología militar ignoran las restricciones impuestas por la realidad de la época y la propia cultura macedonia, que en mi opinión llevaba desde el principio en su seno la semilla de su destrucción”.

“Luego está el problema de las fuentes. Cuanto más sabemos de… más advertimos que debemos ese conocimiento a unos pocos autores, ninguno de los cuales es contemporáneo. Para este libro he estudiado la vida de Alejandro. He contraído una gran deuda con Peter Greene, cuya biografía de aquel he seguido en muchos aspectos. Sin embargo, también he recurrido a fuentes tan opuestas como Arriano (a pesar de su actitud tan veneradora) y la obra de Plutarco sobre Alejandro, que no obstante su tono moralizante posee algunas gemas ocultas. Sospecho que Alejandro Magno no fue un héroe sino el Adolf Hitler de su época. Sospecho asimismo que fue al mismo tiempo un general talentoso y el beneficiario de algunos increíbles golpes de suerte”.

“Por supuesto, y dado que soy principalmente novelista y la historia es para mi solo una afición, en ocasiones las lagunas de las fuentes, e incluso los huecos y vacíos, constituyen los espacios en que se mueven mis personajes. A veces, la falta de conocimiento crea el encanto de determinado pasaje. En otras palabras, espero haber creado una versión verosímil del mundo de Alejandro”.

Con mucho diálogo, “El dios de la guerra” ayuda también a conocer a otros importantes personajes de la historia, comenzando por Aristóteles, famoso filósofo griego, maestro de excepción de Alejandro Magno, quizá la parte donde se trata en más profundidad la formación de su personalidad. Con un estilo narrativo en el que se nota la pasión de Christian Cameron por la historia militar de la Antigua Grecia, nos encontramos con descripciones de batallas demasiado técnicas. Lectura entretenida en general, tiene también sus partes espesas. La salva su acertado estilo narrativo. En ocasiones no es una novela fácil de leer, pero merece la pena.


“La religiosa”. Denis Diderot

diciembre 7, 2016

sin-titulo-1“La religiosa” es una novela con un argumento interesante sobre una época donde era en cierto modo habitual que algunos hijos fuesen obligados por sus padres a entrar en determinadas comunidades religiosas. Narra las vicisitudes de una monja que no tiene vocación, que sufre fuertes presiones familiares y de otro tipo no solo para ingresar en un convento, sino también, una vez dentro, poder renunciar y salir.

Sinopsis
En el siglo XVIII Suzanne Simonin es obligada por su familia a entrar en el convento de Longchamp. No le espera el matrimonio, ni la vida acomodada de sus hermanas. Sus padres le reservan la clausura de un convento. Empobrecido tras las generosas dotes concedidas a las dos hermanas mayores, y sin garantías de su paternidad, el señor Simonin obliga a Suzanne a tomar los hábitos pese a su absoluta falta de vocación.

Como si de una larga carta de Suzanne Simonin se tratara, Diderot presenta en primera persona las torturas que la convención y el fanatismo imponen a una joven novicia contra su voluntad. Terrible sátira de los conventos, describe en esta novela situaciones y acontecimientos que la prensa católica de la época no ocultaba y que alcanzan una intensidad inimaginable.

Denis Diderot, nacido en Langres en 1713, se fue pronto a París a estudiar física, matemáticas y filosofía. Su padre, que le quería teólogo, le negó su apoyo económico por lo que tuvo que ganarse la vida redactando artículos literarios. De si mismo llegó a decir que solo sabía ‘llenar cuartillas’. Así como Voltaire le admiraba, Goethe le reprochaba no haber sido capaz de crear nada nuevo. Para Diderot la escritura consistía en la transcripción de su pensamiento, siendo la incipiente burguesía y la nueva intelectualidad los que más comulgaban con sus doctrinas. Murió en París en 1784 antes de que estallara la revolución francesa. Su obra había escandalizado a la sociedad como ninguna otra lo había hecho hasta entonces. Sus ‘Pensamientos filosóficos’ (1746) acabaron en la hoguera por orden expresa del Parlamento, ‘El paseo del escéptico’ (1747) fue prohibido antes de que se imprimiera y algunas de sus obras, como ‘‘Carta sobre los ciegos’ (1749), solo pudieron publicarse fuera de su país, lo que le valió para ser encarcelado más tarde en Vincennes bajo la acusación de ateo por el tono escéptico y sus tesis agnósticas. Muchas de sus novelas y cuentos se publicaron después de su muerte. En su obra se ataca con cierta frecuencia al cristianismo y critica con ferocidad, bastantes veces con argumentos sólidos, las ideas dominantes de la época. Esa especie de rebeldía y una provocación dirigida contra los sectores más reaccionarios de la sociedad constituyen una actitud que siempre mantuvo, incluso de joven aunque entonces centrada contra la figura de su padre.

Uno de los mayores logros de Denis Diderot, junto a Jean D’Alembert, reconocido matemático y filósofo, fue la dirección de L’Encyclopédie (Dictionnaire raisonné des sciences, des arts et des métiers) con más de 70000 artículos y más de 140 colaboradores, entre los que estaban filósofos tan importantes como Voltaire, Rousseau o Montesquieu, cada uno se encargado de distintas parcelas. Editada entre los años 1751 y 1772, su propósito era la difundir de forma clara y sencilla el conocimiento y el saber bajo una óptica lo más pragmática posible. Considerada una de las grandes obras del siglo XVIII por abarcar en síntesis los principales conocimientos de la época, fue arma política y objeto de enfrentamientos entre editores y los poderes secular y eclesiástico. Su importancia fue tal que se convirtió en símbolo de la Ilustración, movimiento cultural e intelectual europeo desarrollado desde finales del siglo XVII hasta el inicio de la Revolución francesa, así denominado por intentar poner en primer término el predominio de la razón.

sin-titulo-2

La incorporación de Diderot y D’Alembert a L’Encyclopédie fue un gran acierto. Pasó de ser una mera traducción a la creación de una obra destinada a ‘vulgarizar’ los conocimientos con trabajos inéditos bajo una perspectiva laica y burguesa. Desde el inicio de su publicación se formaron dos bandos: el poder religioso con los jesuitas al frente (con el Delfín del Rey, sus allegados y una parte de la intelectualidad), y los mejores escritores de la época (con otra parte de la corte y Madame de Pompadour, amante del rey). L’Encyclopédie pasó a formar parte de los libros prohibidos por la Iglesia Católica en 1759.

“La religiosa” resume muchos de los pensamientos de Diderot. Su argumento está basado en un caso real vivido de cerca por el propio escritor en 1760. Una historia que escuchó en casa de Madame d’Epinay, escritora francesa conocida por su relación sentimental con Rousseau y amiga de Diderot y otras figuras de la ‘Ilustración’, que causó conmoción en los círculos progresistas de París en la persona de Marguerite Delamarre, una joven religiosa que fue procesada por rechazar los votos por las mismas razones que la protagonista del libro. Fue una noticia que impactó de manera muy especial en el marqués de Croixmare, amigo de Diderot, quien parece quiso ayudar a la muchacha y entonces el escritor y algunos amigos concibieron gastarle una broma comunicándole que había huido del convento y solicitaba su favor.  Una vez aclarado el equivoco, Diderot conservó la anécdota de una época donde era práctica bastante común recluir en conventos a las jóvenes con poca fortuna, que fue lo que realmente le motivó a relatar en forma de memorias una obra que habría de convertirse en uno de los clásicos de la literatura francesa. Si bien hay que decir que ya antes se había planteado escribir sobre la vida en las comunidades religiosas francesas al no poder olvidar el triste final de su hermana en el convento de las Ursulinas de Langres, su ciudad natal, donde fue recluida por su débil salud mental. 

velada-literaria-biblioteca-diderotVelada literaria en la biblioteca de Denis Diderot. Año 1879. Autor: Jean Louis Meissonier, pintor, escultor y académico francés.

Al inicio de sus ‘Pensamientos Filosóficos’ (1746) Denis Diderot incluyó una pequeña nota aclaratoria en la que afirmaba: “Escribo sobre Dios; cuento con pocos lectores y sólo aspiro a ciertas adhesiones. Si estos pensamientos no complacen a nadie, no podrán ser sino malos; pero los consideraría detestables si complacen a todo el mundo”. En “La Religiosa”  plantea un tema conflictivo en su época como es el derecho de la mujer a elegir su propia libertad. En ella destacan sobre todo aspectos como las presiones psicológicas para romper la voluntad del individuo, que traslada al ambiente de una comunidad religiosa donde tan importantes son los votos de humildad y servicio a la congregación; o el tipo de liderazgo ejercido por las madres abadesas en los conventos, tan distinto de unos a otros. Una novela profunda y a la vez entretenida.


“El médico”. Noah Gordon

octubre 13, 2016

El médico 03“El médico”, novela que dio fama internacional a Noah Gordon, inicia la saga de Rob J. Cole y su trayectoria vital desde la niñez. Sus logradas descripciones nos van introduciendo en la vida cotidiana y profesional de los personajes con tal naturalidad que arrastran en su lectura. Con apenas términos técnicos de medicina, traslada con sencillez a lo que más parece una aventura.

Sinopsis
Esta deslumbrante epopeya describe la pasión de un hombre del siglo XI por vencer la enfermedad y la muerte, aliviar el dolor de sus semejantes e impartir el don de sanar, casi místico, que le ha sido otorgado. Es una pasión que le llevará desde la brutalidad y la ignorancia de la Inglaterra de su época a la sensual turbulencia y el esplendor de la Persia remota.

Una pasión cuyo conjuro resucita para nosotros un mundo exótico, bárbaro, pero también exquisito, donde el legendario maestro Avicena, Ibn Sina para los suyos, está experimentando con las primeras armas de la medicina moderna.

El interés por la nueva ciencia hará que el londinense Rob Cole se finja judío, aprenda las costumbres, la religión y la lengua hebraicas y bajo un arriesgado disfraz emprenda el larguísimo viaje a Oriente que cambiará para siempre su vida.

Nueve siglos han transcurrido desde aquel entonces, pero el talento narrativo de Noah Gordon hace de este viaje iniciático una experiencia única, que convierte la historia en vida real.

Noah Gordon nació en Massachusetts (EEUU) en 1926. Presionado por sus padres inició los estudios de medicina, pero pronto cambió a Periodismo obteniendo la licenciatura en la Universidad de Boston en 1950. Tras ejercer varios trabajos, comenzó a escribir artículos científicos para diversas publicaciones y también sus primeras novelas. Su reconocimiento le llegó precisamente con “El médico” (1986), novela que inicia la trilogía de la familia Cole y que completan ‘Chamán’ (1992) y ‘La doctora Cole’ (1996). Ha sido galardonado con numerosos premios no solo en EEUU, sino en otros países como Alemania, Italia o España. Entre sus obras destacan obras como ‘El rabino’ (1965), ‘El diamante de Jerusalén’ (1979) o ‘El último judío’ (1999) donde cambia su línea habitual para adentrarse en la historia de un judío en el Toledo del siglo XV. Su última novela ha sido ‘La bodega’ (2007) sobre el mundo del vino y la enología.

Catalogado como best-seller, “El médico” marcó durante años un hito en la novela histórica. Narra la historia de una pasión en su lucha contra la enfermedad y la muerte en la persona de Rob J. Cole que está dotado de un ‘don’ especial. Su sueño por convertirse en médico le conducirá durante la baja Edad Media desde su Inglaterra natal a la más fastuosa y remota Persia. Allí estudiará medicina en el ‘maristan’ (hospital) de Ispahán bajo la tutela del legendario maestro Avicena (Inb Sina), una eminencia médica que marcará su destino. Según explica el propio autor, se trata una novela en la que solo dos personajes (Inb Sina y al-Juzjani) están tomados de la vida real. El sha- faraón que aparece, si bien hubo uno con el nombre de Ala-al-Dawla, Gordon señala que ha quedado tan poca información sobre él que su personaje resulta ser una mezcla. En cuanto al ‘maristan’ (termino de origen persa ‘bimaristán’ compuesto por ‘bimar’= enfermo e ‘istan’= lugar) está inspirado en el hospital medieval Azudi de Bagdad. El resto es ficción salida de su imaginación pues apenas quedan registros de fragmentos históricos o en todo caso son poco claros.

Película 02Escena de la película “El médico” protagonizada por Ben Kingsley basada en la novela de Noah Gordon.

En una entrevista concedida al diario El País con motivo del rodaje de la película homónima basada en su novela manifestaba, entre otras cosas, lo siguiente:

“En nuestra sociedad el médico ocupa un lugar parecido al que siglos atrás ocupaba el sacerdote. El médico libra la lucha más dramática que se pueda concebir, que si antes era la salvación del alma de las garras del diablo y las llamas del infierno, en nuestras sociedades secularizadas es la lucha de la inteligencia y del conocimiento humanos contra la muerte. Es fácil de entender que ese combate tiene grandes posibilidades dramáticas. Y como yo, por mis inconclusos estudios de medicina y por mi especialización profesional, conocía un poco el terreno, disponía por lo menos de una base sólida para trabajar sobre el asunto, para investigar en las bibliotecas, y también conocía a profesionales a los que podía consultar para resolver mis dudas”.

“La del doctor es la lucha dramática del conocimiento contra la muerte”.

“Cuando yo era niño nadie en mi entorno tenía empleo, ni por supuesto vacaciones; todos permanecíamos en casa todo el santo día. Yo me aburría mucho. Así que mi hermana me llevó a la biblioteca pública, y así me metí en el mundo de los libros, descubrí a Chaucer y a Shakespeare y a muchos, muchos otros autores que le han aportado a mi vida mucha felicidad e inspiración”.

La trilogía de la vida de los Cole es en cierta manera una biografía novelada de la historia de la medicina desde la Edad Media hasta hoy. Fácil de leer cada uno de los libros de forma independiente, Noah Gordon sabe moverse muy bien en “El médico” entre descripciones precisas y tramas de apoyo que se entrelazan lo justo para mantener la acción sin apenas altibajos. Su prosa la hace muy amena. Escrita para entretener, sin buscar la verosimilitud en la historia principal, aporta interesantes datos reales en una novela absorbente y cautivadora.


“El alma de la ciudad”. Jesús Sánchez Adalid

agosto 22, 2016

El alma de la ciudad 01Novela de prosa espléndida, sus descripciones y ambiente histórico son excelentes. Con una medida lentitud, siempre ‘in crescendo’, nos va introduciendo en una trama que engancha. Al final de la obra se incluye una amplia ‘Nota Histórica’ en la que el autor justifica su densa investigación, al tiempo que sirve de apoyo para profundizar en el contexto.

Sinopsis
En plena Edad Media, la Reconquista avanza a pesar de la fuerza del imperio Almohade. El rey Alfonso VIII funda, en un paraje idílico de los amplios territorios de la Trastierra, la populosa ciudad de Ambrosía (nombre griego que sonaba a pagano en la Edad Media y que se transformó en Plasencia, que significa lugar placentero para vivir).

El joven Blasco Jiménez, la mano derecha del prelado, conoce a una bellísima mujer que le iniciará en el amor y en los misterios de la Kabalah. Dos realidades entran para él en pugna: la fidelidad al espíritu de la ciudad recién fundada y su propia libertad. Después de su paso por la Escuela de Toledo, Blasco terminará siendo partícipe de un misterioso secreto en Coria, donde se guarda algo que le hará descubrir, casi por casualidad, la luminosa explicación a los apasionantes sucesos de su vida.

Jesús Sánchez Adalid nació en Don Benito, Badajoz, en 1962. Se licenció en Derecho por la Universidad de Extremadura y realizó los cursos de doctorado en la Universidad Complutense de Madrid. Ejerció de juez durante dos años, tras los cuales estudió Filosofía y Teología. Además, es licenciado en Derecho Canónico por la Universidad Pontificia de Salamanca y colabora habitualmente en RNE. Ha conectado con el público gracias al excelente tratamiento de sus personajes y a los periplos que realizan en busca de su verdad interior. Ha publicado con éxito novelas como “La luz de Oriente”, “El mozárabe”, “Félix de Lusitania”, “La tierra sin mal”, “El cautivo”, “La sublime puerta” o “En compañía del sol”. Sacerdote católico, actualmente ejerce su ministerio en Mérida como párroco de la parroquia de San José. También es profesor de Ética. Académico de número de la Real Academia de las Artes y las Letras de Extremadura, dirige la biblioteca de dicha institución.

Sánchez Adalid 01Jesús Sánchez Adalid recibiendo la felicitación de la escritora Ángeles Caso tras recoger el Premio Lara de Novela 2007.

No conocía a Jesús Sánchez Adalid, ni siquiera por referencias de prensa que lo han catalogado como uno de los autores españoles de mayor éxito. No me extraña que así sea tras leer “El alma de la ciudad”. Tiene todos los ingredientes de una obra bien hecha para encantar al lector sin exigencias y ser al tiempo algo serio y de calidad. Se trata de una novela que atiende a un esquema bastante básico: viajeros que animan un largo trayecto escuchando historias, en este caso protagonizadas por un fraile, un comerciante, un caballero de la orden de Santiago y un viejo clérigo camino de Compostela. Una vida contada en primera persona por el clérigo Blasco Jiménez, un pícaro de orígenes humildes que llega a ser nombrado arcediano de Ambrosía (más tarde Palencia), que peregrina con sus compañeros hasta la tumba del Apóstol Santiago como penitencia. Relato de aventuras y de intrigas que Sánchez Adalid sitúa bajo el reinado del rey castellano Alfonso VIII con datos históricos y costumbristas.

“El alma de la ciudad” es la octava novela de Sánchez Adalid y al igual que las anteriores publicadas pertenece al género histórico. Premiada con el premio Fernando Lara 2007, según el autor “está protagonizada por seres que, como nosotros, se enfrentan a las trampas que les pone la vida. Recrea la Ávila del siglo XII y la repoblación de la Trastierra en una época en la que Alfonso VIII se embarca en la aventura de una nueva reconquista y se funda la ciudad de Ambrosía, la actual Plasencia”. Asegura que en su obra “hay siempre una parte de espiritualidad, una faceta del hombre que está muy olvidada en la literatura de nuestro tiempo”, añadiendo que “no es la obra de un párroco, porque tampoco pretendo crear un dogma, sólo persigo reflejar mi visión del ser humano escribiendo para el hombre de hoy”. En referencia a la Edad Media afirma que “no es un túnel oscuro que hubo que atravesar para llegar a la luminosidad del Renacimiento”, sino que algunos de los aspectos culturales que constituyeron ese periodo luminoso ya existieron entonces, como el pensamiento de San Agustín. La novela trata de reflejar el choque o diferencia entre dos mundos: uno, el del norte (abriéndose paso) y el otro la ‘otra tierra’ que no pertenece a nadie, al que denomina “La Trastierra”, donde trata de reflejar como fue el nacimiento de las ciudades en el siglo XII.

Plasencia medieval 01Plano de la muralla de la Plasencia medieval.

“El alma de la ciudad” mezcla personas reales con otras de ficción con las que el autor, bien documentado, construye una excelente novela histórica con un argumento muy creíble y personajes de todo tipo: profundos, valerosos, pecadores y hasta heroicos. ¡Como la vida misma! Destacan en especial los dos protagonistas principales: Blasco Jiménez, un clérigo al que le puede su ambición, y Don Bricio, su mentor y primer obispo de Ambrosía. Una novela que ‘llena’ y que deja ‘huella’.