Cáncer de mama: el gran avance de los equipos multidisciplinares

marzo 22, 2011

Cáncer de mama 04El cáncer de mama ha experimentado grandes avances médicos en los últimos años. Tanto es así que la palabra “cáncer” ha pasado de ser considerada una palabra “maldita” a relacionarse con la palabra “esperanza”. La mortalidad causada por este tumor ha iniciado una curva claramente descendente en los países desarrollados. El notable progreso en su tratamiento y los programas de detección precoz han contribuido en gran parte a que hoy más del 90% de las mujeres superen un cáncer de mama.

Pero a pesar de los grandes logros obtenidos todavía quedan muchas cosas por hacer. En esa línea de trabajo viene una nueva revolución en la forma de abordar un cáncer de mama: los tratamientos individualizados y la creación de las unidades de mama o equipo multidisciplinares, donde la unidad médica formada por radiólogos, oncólogos, ginecólogos, etc. interviene de forma conjunta desde el inicio del proceso en el estudio y tratamiento más adecuado de cada paciente.

Sabido es que hasta hace poco tiempo cuando se detectaba un cáncer de mama la fórmula más común de actuación era que el ginecólogo propusiese pasar por el quirófano, a continuación el oncólogo decidía el tratamiento de la siguiente fase, y así con el resto del proceso. Todo eso dicho de una forma tan simple puede discurrir de manera rápida y eficaz o por el contrario convertirse en algo no satisfactorio. Son muchas las mujeres que pasan por el quirófano sin que la cadena posterior evalúe previamente su caso. Los estamentos de la Seguridad Social aún están muy jerarquizados, el funcionamiento piramidal es la norma, y en muchos casos siguen funcionando como compartimentos estancos. La comunicación suele ser mínima y la toma de decisiones conjunta no existe, llegando en ocasiones a ser equivocada. De esta falta de coordinación quien realmente sale perjudicado es la paciente.

Cada vez se está exigiendo más que todo el equipo médico que vaya a intervenir en el proceso de un cáncer de mama lo haga desde el inicio y no solo en su propia fase. Han sido los mismos especialistas los que empezaron a reivindicar esta necesidad. Tras ver muchos casos clínicos se dieron cuenta que si antes de tomar una decisión, muchas veces sin vuelta atrás, hubieran tratado de forma conjunta el problema los resultados habrían sido mucho mejores. En los equipos multidisciplinares o unidades de mama, una vez disponible la información sobre el tipo de tumor, todo el equipo médico participa en una reunión, o “sesión clínica” como se la denomina técnicamente, en la que se decide el proceso más idóneo para cada paciente que no siempre tiene por que comenzar con la fase de cirugía. Hoy en día existen bastantes tumores en los que el proceso se abre con la fase de quimioterapia para lograr la reducción previa del tumor.

En España todavía no hay implantadas demasiadas unidades de mama. Cada año se diagnostican más de 18.000 casos de cáncer pero sólo el 60 por ciento de estas mujeres son atendidas por un equipo multidisciplinar. El funcionamiento de estos equipos es muy sencillo y se caracterizan porque todo está muy bien organizado. La mujer, que se encuentra pasando por un trance muy difícil, en ningún momento tiene la sensación de estar desatendida, algo muy importante desde el punto de vista psicológico en un proceso tan grave como es este tipo de tumor. En cuanto se entra en una de estas unidades todo se encuentra protocolizado y sus pasos controlados.

A continuación se refleja el funcionamiento operativo de la unidad de mama del Hospital Universitario de Valdecilla en Santander, uno de los pioneros en la implantación de equipos multidisciplinares:

Imaginemos que bien en un programa de detección precoz o bien durante la consulta al médico de cabecera se decide desviar a la paciente a la consulta del Hospital para analizar su problema con carácter de urgencia. Allí. el ginecólogo es quien determinará la necesidad de pasar a la siguiente fase y consultar con el radiólogo para confirmar o no la presencia de un tumor.  Si después de varias pruebas (biopsia, ecografía, etc.) el diagnóstico se confirma, es cuando inicia su intervención el equipo de la unidad de mama y se pone en marcha todo un mecanismo de actuación, protocolizado por fases, y con tiempos de espera mínimos.

La comunicación al paciente de que padece cáncer y como afrontarlo es un aspecto muy importante. El ginecólogo, como primer elemento de la cadena del equipo, es quien se encarga de hacerlo, indicándole además que a partir de ese momento su proceso pasa a ser controlado por la unidad de mama que será quien decida el proceso a seguir. También le informa que tendrá que someterse a distintas pruebas (preoperatorio) necesarias para su posible operación posterior, sin que ello quiera decir que la primera etapa sea el quirófano, opción que se tomará durante la sesión clínica de todo el equipo. A continuación, informado el paciente de todos los aspectos médicos, entra de inmediato, en el mismo acto, la figura de la coordinadora, una persona que se encargará de ayudarla en todo momento, tanto para trámites administrativos entre pruebas como en la búsqueda de apoyo psicológico si lo necesita o cualquier otra duda que se le presente. Esta ayuda es muy importante porque la mujer se siente siempre apoyada en un trance tan difícil.

Realizadas todas las pruebas y conocidos los resultados tiene lugar la sesión clínica o reunión del equipo de la unidad de mama. Estas sesiones suelen tener periodicidad semanal y en ellas son analizados todos los casos de ese período. Cada vez más, dependiendo del tipo de tumor, se está optando por comenzar el proceso por la fase de quimioterapia con un objetivo claro: reducir el tamaño del tumor, para luego seguir con la operación, radioterapia y resto de fases. En algunos casos, dependiendo de si es o no necesario aplicar radioterapia, se puede hacer también la reconstrucción de la mama como un componente más de la operación. En caso contrario, se deja la posibilidad abierta con los tejidos ya preparados para la reconstrucción futura.

Uno de los puntos fundamentales en el proceso de un cáncer de mama es la etapa de la quimioterapia. En Valdecilla existe una unidad llamada Hospital de Día Médico formada por profesionales especializados no solo en su aplicación sino en el trato psicológico con las pacientes. Esta etapa, quizás la más dura de todas, es llevada con naturalidad gracias al esfuerzo de todo un equipo, que en perfecta conexión con el oncólogo, verdadero artífice de las mejoras habidas en los tratamientos, consigue que las pacientes se sientan en todo momento atendidas.

Equipo de profesionales del Hospital de Día de Valdecilla- Santander.

De esa manera poco a poco se van completando todas las fases del proceso, sin olvidar la fase de rehabilitación, una de las últimas pero muy importante, donde la mujer comienza a recuperar sus hábitos anteriores hasta integrarse de forma natural en su vida normal.

Aunque en la actualidad el cáncer de mama es una de las enfermedades más controladas, todos los expertos coinciden en que la implantación de los equipos multidisciplinares o unidades de mama supone un gran avance, hasta el punto de considerarlo como un elemento fundamental e imprescindible. Los tratamientos por partes no son los mejores, y a veces dan origen a opiniones contrapuestas que desconciertan a la mujer y la vuelven insegura.

Es muy importante de alguna manera oficializar estos equipos en nuestra Sanidad. A este respecto se está presionando mucho, incluso con campañas de publicidad como la promovida por la Comunidad de Madrid. El doctor Antonio Sierra, experto de la Clínica Ruber, ha dicho que “Para tratarse bien, correctamente, tiene que hacerse en una unidad de mama, porque en estas unidades se concentran todos los especialistas; el radiólogo, el clínico, el oncólogo, el especialista de medicina nuclear, el cirujano, etc., todos actúan conjuntamente mediante un protocolo consensuado”.

Como dice el doctor Miguel Martín, presidente de la Fundación del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM), aunque la tasa de supervivencia a estos tumores ha aumentado en los últimos años “todavía hay muchas cosas por mejorar”. Así, este oncólogo ha lamentado que en muchas ocasiones estas mujeres son intervenidas quirúrgicamente “sin contar con nadie ni recibir el apoyo de equipos mixtos” cuando, en realidad, “no se trata de operar de forma agresiva sino de saber en cada momento lo que hay que hacer”. “Los cirujanos creen que pueden operarlo de forma absolutamente correcta”, asegura Martín, añadiendo que en algunos casos actúan como “francotiradores” contra estos tumores.

La doctora Ana Lluch, del Hospital Clínico Universitario de Valencia, apunta también que “la cirugía es un componente importante pero, por si misma, no lo es todo” ya que “debe haber un tratamiento planificado antes y después”. Esta experta ha defendido también que “no puede haber pacientes de primera y pacientes de segunda” y reclama la creación de comités en los hospitales para evaluar todos los casos de igual modo, incluidos los de pacientes que procedan de hospitales más pequeños donde no es posible contar con un equipo médico multidisciplinar

No hay enfermedades sino enfermos y cada persona recorre su camino de forma individual. Cada cáncer de mama es único: la persona y su cáncer.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Ya vinieron los Reyes Magos…

enero 12, 2011

Como dice el villancico: “Ya vienen los Reyes Magos, caminito de Belén”, olé, olé, Holanda y olé, Holanda ya se ve”. Vinieron y se marcharon. Toda una simbología de gestos con la que finalizan estas fiestas navideñas para alegría de niños y mayores.

La tradición de los Reyes Magos comienza antes del 6 de enero. Mucho antes, días o incluso semanas, los niños ya están pensando en escribir la carta a los Reyes, un momento que viven con enorme ilusión y fantasía. En su carta les cuentan como se han portado a lo largo del año y les piden aquellos regalos que desean recibir. A continuación, la echan al correo o bien le dicen a sus padres que lo hagan, asegurándose de poner bien la dirección, no se vaya a perder por el camino.

Lo que muy pocos saben es que escribir la carta a los Reyes Magos es una costumbre bastante reciente cuyo origen data de los primeros años del siglo XIX. La noche anterior se solía dejar al lado de los zapatos antes de irse a dormir y así la magia del día siguiente parecía tener un mayor poder.

La noche de Reyes es una noche mágica que tiene su momento previo en la cabalgata cuando los Magos: Melchor, Gaspar y Baltasar, acompañados de sus pajes y ayudantes, desfilan en bellas carrozas engalanadas saludando y repartiendo caramelos y serpentinas a lo largo de su recorrido. Cuentan que, mientras descargan los regalos en nuestras casas, conviene dejarles algo de comer y beber (a ser posible licor o vino y dulces, y también agua para los camellos) para reponer fuerzas después de un camino tan largo. Los niños cuando se levantan al día siguiente suelen ver con satisfacción como junto a sus regalos se encuentran los platos vacíos, señal de que se han marchado contentos rumbo a sus tierras de Oriente.

La festividad de los Reyes Magos es una de las fiestas más típicas de la Navidad católica y muchas familias eligen ese día como el último de sus celebraciones. En muchas Parroquias se culmina la ceremonia solemne del 6 de enero con la salutación a los Reyes y su adoración al niño Jesús ofreciendo tres regalos simbólicos: oro, incienso y mirra.

Celebración de los Reyes Magos en la Parroquia de Ntra. Sra. de Belén en Santander

El día de Reyes suele tener un colofón final: el deseado roscón. Así como los turrones son los verdaderos protagonistas en la Navidad, el roscón lo es en este día. Un pastel en forma de anillo que contiene un haba, que suele estar relleno de nata o cremas muy sabrosas. Desde muy antiguo (algunos se remontan a la época romana) el que encontraba el haba era el rey de la reunión, aunque últimamente la mercadotecnia ha incorporado también la sorpresa de una pequeña figura que proclama rey al que la encuentra y obliga a pagar el roscón al que recibe el haba.

¡¡Que mejor manera de despertar después de una noche mágica que con un buen roscón de Reyes¡¡¡


El Puente del Diablo y la isla de La Horadada: dos símbolos de Santander

diciembre 4, 2010

El pasado mes de noviembre se produjo el derrumbe del Puente del Diablo. Con el arco de la isla de La Horadada son ya dos los símbolos del paisaje de la costa de Santander que han desaparecido en los últimos cinco años. La erosión de las olas y el viento han sido las causas principales del derrumbe, aunque los grandes temporales que suelen azotar la costa cantábrica contribuyeron de forma notable a su final. Fue el último temporal de esos días el que dio la puntilla a algo que se veía venir desde hace tiempo. Zona muy frecuentada con fines lúdico-recreativos, era muy normal ver a gente paseando por este tramo de costa.


El Puente del Diablo cuando era un apacible lugar de paseo

El Puente del Diablo, llamado también del Jorao, era uno de los monumentos naturales más queridos de Santander. Es muy difícil saber si se hubiera podido haber evitado. La Universidad de Cantabria, como los propios vecinos de la zona, hace años que había dado la voz de alarma sobre el peligro en que se encontraba este lugar tan emblemático e, incluso, existía un proyecto de conservación redactado por la Demarcación de Costas que, después de ser aprobado por el Ayuntamiento, había quedado paralizado sin más explicaciones en el año 2007. Fueron muchos los expertos que alertaron sobre la urgencia de actuar con rapidez, ya que a las causas naturales de la erosión se le se estaba uniendo la “negligencia humana”, con la práctica en su superficie de actividades como el motocross que en modo alguno ayudaban a su conservación, sin olvidar la pasividad de la Administración en todo este proceso.

Desde hace más de treinta años este arco natural, tan llamativo como raro, al que siempre se le ha dado un significado simbólico, estaba catalogado como punto geológico singular. El historiador, y antiguo director del Museo Marítimo, José Luis Casado Soto, ya en el año 2001 lo calificaba como «el más destacado y llamativo accidente orográfico de los que adornan los altos acantilados de Cantabria y el más notable de todos los de la abrupta costa oceánica del municipio de Santander».


El Puente del Diablo después del derrumbe producido en el mes de noviembre de 2010

El Puente del Diablo siempre ha sido relacionado con el “territorio del diablo”. No tiene una leyenda como en el caso de la isla de La Horadada, que era una roca “santificada, pero a partir del siglo XIX algunos cuentos se inspiraron en este lugar tan duro y peligroso y fueron transmitidos a la memoria colectiva de los santanderinos.

El arco de la isla de La Horadada, el primero de los dos símbolos desaparecidos, fue también víctima de un derrumbe similar al del Puente del Diablo en enero del año 2005. Esta formación rocosa que emerge frente a la península de La Magdalena siempre estuvo expuesta a mareas y tempestades. Después de un temporal, el arco natural de este pequeño islote situado en la entrada de la Bahía de Santander, quedó partido por la mitad. Su existencia sería un hecho intranscendente de no ser por su estratégico emplazamiento: tiene un pequeño faro que sirve de aviso para la navegación, y la forma caprichosa del arco que la tradición ha relacionado con la leyenda de los Mártires San Emeterio y San Celedonio, patronos de la ciudad de Santander.


El arco de la Horadada con los pinares del palacio de La Magdalena al fondo

Cuenta la leyenda que cuando cortaron las cabezas a los mártires cristianos San Emeterio y San Celedonio en la ciudad romana de Calagurris (Calahorra), éstas fueron arrojadas al río Ebro y tras un largo viaje en un barco de piedra dieron la vuelta a España por el Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico hasta llegar a la bahía de Santander. Dicen que la barca de piedra chocó contra la roca y así se formó el túnel o arco que le dio nombre: La Horadada. Otra leyenda narra que al doblar la península de La Magdalena estuvieron a punto de chocar con un islote que inmediatamente se abrió dejando paso a la extraña nave. A raíz de estos sucesos se fundó un monasterio, que más tarde sería la futura Catedral de Santander, donde desde entonces reposan las cabezas de los mártires y se les honra como Patronos de la ciudad.


La isla de La Horadada sin el arco derrumbado en enero de 2005

Tras el derrumbe del arco, el Ayuntamiento de Santander mostró interés en estudiar su posible reconstrucción y se desarrolló un proyecto de investigación. En un principio se pensó en la reconstrucción pero el presupuesto estimado en unos 200000 € provocó que los ciudadanos criticasen con gran dureza esta posible asignación. No entendían que se dedicase una cantidad tan importante a una reparación que no tenía todas las garantías de ir a “buen puerto”, y nunca mejor dicho, habiendo cosas más importantes pendientes de resolver.

Al día de hoy, la realidad es que los dos proyectos duermen el “sueño de los justos” y la costa de Santander ha perdido dos de sus paisajes de referencia.

Zona muy frecuentada con fines lúdico-recreativos, era muy normal ver a gente paseando por este tramo de costa.

La crisis económica y la gran labor de Cáritas Parroquiales

noviembre 5, 2010

Cáritas Parroquiales, siempre en primera línea en defensa de los más necesitados, está teniendo un papel fundamental en la actual crisis económica. Muchas familias, con pocos ingresos y sin trabajo en perspectiva, están saliendo adelante, eso sí en condiciones muy precarias, gracias al apoyo de Cáritas. No siempre se ha resaltado lo suficiente su encomiable labor con un colectivo, en muchos casos marginado socialmente, al que la propia Administración ignora, e incluso rechaza.

Cuando ciertos sectores critican, con pocos argumentos, la financiación de la Iglesia Católica en España, ignorando la gran función asistencial que desarrollan Cáritas y otras asociaciones del ámbito eclesiástico, conviene aportar algunos datos de su excelente trabajo. Y que mejor que los que figuran en la memoria de actividad del año 2009, hechos públicos hace pocos días por la mayoría de los medios de comunicación. El año pasado, Cáritas Parroquiales atendió las necesidades primarias, especialmente alimentación, de más de 800000 personas, 150.000 más que el año anterior y el doble que hace dos años, lo que da una idea de la gravedad de la crisis en la que estamos. De ellas más de 23000 personas lo fueron a través de Cáritas de Santander y Cantabria y sus diferentes agrupaciones parroquiales. Unos números que por si solos ya son un motivo para la reflexión.


Iglesia Parroquial de San Sebastián en Reinosa

En el presente año 2010 se cree que las cifras serán superiores porque las circunstancias no han variado, más bien al contrario, la crisis sigue instalada con toda su dureza y además se han reducido las ayudas públicas. Un aspecto positivo es que los ingresos, provenientes en su mayoría de “pequeñas aportaciones de particulares” han aumentado, con una peculiaridad: muchos de los donativos proceden de personas que también están pasando dificultades, lo que demuestra la sensibilidad y solidaridad de la gente en la ayuda al más necesitado.

Otro dato a destacar es la distribución de los ingresos: más del 60 por ciento de los recursos proceden de donaciones particulares y algo más del 30 por ciento de financiación pública, aunque esta última aportación ya hemos comentado que va a disminuir en el año 2010. De ahí que Cáritas haya lanzado una campaña publicitaria bajo el lema “Son personas, no son números”, que pretende concienciar a la sociedad sobre la necesidad de ayudar a muchas familias de nuestro país en situación precaria, en especial a las personas más vulnerables y con riesgo de exclusión social. Estas ayudas irán dirigidas principalmente a cubrir necesidades vitales como alimentos, la más importante, pago de la luz, agua, y en algún caso alquileres o cuotas de hipoteca ante posibles impagos y sus graves consecuencias.


Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de Belén en Santander

A nivel personal he tenido la oportunidad de conocer el funcionamiento y la labor realizada en una de las muchas Parroquias de Santander, que bien puede servir como ejemplo. A principios del año 2008, una media de 15 familias recurrían a la ayuda en alimentos, sin embargo en el año 2009 ya se pasó a atender a más de 25 familias, lo que da una idea del rápido deterioro de la situación. La s donaciones en esta Parroquia se obtiene por tres vías:

– Federación Española de Bancos de Alimentos y el programa de ayuda de la Comunidad Europea, canalizados a través de los Bancos de Alimentos regionales.
– Aportaciones de los fieles de la Parroquia, muy importante, y que en momentos claves sirvieron para salvar situaciones críticas que podían haber obligado a suspender la ayuda a algunas familias, y
– Aportaciones realizadas por comercios y grandes Hipermercados, fruto de las gestiones directas de la propia Parroquia.

Todo ello no hubiera sido posible sin la colaboración de un grupo de personas que de manera desinteresada apoyan con su dedicación a los más desfavorecidos.

Una muestra de la importancia de Cáritas Parroquiales se constata en el interesante informe “Trampas y miserias del Estado del Bienestar” del periodista cántabro Juan G. Bedoya, galardonado por la Comisión Europea con el “Premio Europeo de Periodismo 2009. Por la Diversidad. Contra la Discriminación”. Publicado en el diario El País, fue votado como el mejor artículo difundido en la Prensa española sobre esa materia. Merece la pena resaltar algunos de sus párrafos:

“Buena parte de las personas atendidas por las organizaciones católicas de caridad acudieron antes a los servicios sociales públicos, sin resultado alguno. A veces, son estos servicios públicos quienes, desbordados o sin presupuesto, envían a esas personas a las ONG, para que les atiendan.

“Cáritas tiene el compromiso de fe para atender a estas personas, pero quienes tienen la obligación son las administraciones públicas, que son quienes administran nuestros impuestos”.

“El 52% de las personas que atiende Cáritas han sido derivados desde los ayuntamientos”.

“Donde más salta a la vista el perfil de los nuevos pobres es en las llamadas cocinas económicas, de las Hermanas de la Caridad de San Vicente Paul. En 2005 ganaron el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia y por sus manos pasan decenas de miles de pobres, a desayunar, almorzar o cenar gratis. También gestionan talleres ocupacionales, de integración”.


Cocina Económica de Santander atendida por las Hermanas de la Caridad

Cáritas Parroquiales, que en los años anteriores a la crisis había intensificado sus funciones hacia el desarrollo e integración de las personas más vulnerables, se ha visto obligada a volver a sus orígenes: cubrir las necesidades de primer orden de muchas personas empobrecidas de nuestra sociedad, cosa que ya se estaba empezando a olvidar. No ha dudado en poner a toda su organización, formada por 5000 Cáritas Parroquiales, 69 Cáritas Diocesanas y el trabajo gratuito de más de 65000 personas voluntarias, al servicio de esta tarea. Algunos podrán pensar que los problemas solo están afectando a familias con antecedentes de haber estado bajo el umbral de la pobreza, largo tiempo de desempleo u otras situaciones de exclusión. Sin embargo, el perfil de quienes demandan ayuda ha cambiado, familias hasta ahora consideradas como dentro de la normalidad, en bastantes casos jóvenes, por primera vez necesitan cubrir sus necesidades básicas.

Es tan importante la labor que esta realizando Cáritas Parroquiales que de no existir como organización sería necesario inventarla de nuevo, porque de no hacerlo podríamos estar ante un verdadero caos social, que esperemos no ocurra y la situación se vaya normalizando.


Santander y la Virgen del Mar

octubre 2, 2010

La Virgen del Mar es un poco de todo: historia, isla, playa, ermita, paseos y muchas cosas más. Se trata de una pequeña isla situada en las afueras de Santander con el litoral bañado por pequeñas calas y acantilados de gran altura que la protegen de las embestidas del mar Cantábrico. Está unida a la costa por una lengua de arena que en marea baja se puede cruzar a pie y cuando ésta no lo permite el paso se realiza por un puente peatonal.

Vista aérea de la isla de la Virgen del Mar

Una vez que cruzamos el puente nos encontramos con una pradera en pendiente, ideal para acomodarse con tranquilidad y disfrutar de un buen día de playa; gran cantidad de gente, sin apretujones para lograr su lugar preferido, se desperdiga por todo lo ancho formando un conjunto de lo más envidiable con el mar justo al lado.

En la parte media de la ladera se halla enclavada una hermosa ermita del siglo XIII que venera a la Virgen del Mar, patrona de Santander. A medida que se va subiendo, el terreno se vuelve algo más suave llegando al final de forma abrupta a una zona rocosa de gran colorido, muy escarpada por el fuerte oleaje y la erosión, salpicada de caminos estrechos que llegan hasta los acantilados, en algunos casos de más de 30 metros de altura, desde donde se pueden admirar las hermosas vistas que los rodean y sus grandes olas rompientes.

Grandes acantilados de la zona norte de la isla

Para todos aquellos que prefieran la cásica mezcla de arena y mar, entre la costa y la isla se extiende una pequeña playa que cuando la marea comienza a subir desaparece y obliga a desplazarse hasta la pradera si se quiere seguir gozando del día. En ningún caso entorpece el baño y además permite continuar con el resto de actividades: una buena comida sin que falte la tortilla, pasando por las partidas de cartas o la tertulia, la música y demás aficiones lúdicas, que unido a la vida contemplativa conforman un panorama ideal.

La isla se puede recorrer con facilidad a través de los senderos que la circundan y en un día claro, que los hay y muchos, se pueden apreciar con nitidez: hacia el este, la parte alta de la ciudad de Santander y la costa de Monte y el faro de Cabo Mayor; y al oeste, la Costa Quebrada que se extiende hasta las dunas de Liencres, con vistas a la playa de San Juan de la Canal en Soto de la Marina y más a la derecha la isla del Castro en la playa de Covachos, una de las playas nudistas más reconocidas de la región y a la que es obligado acceder a pie para poder admirar su conjunto de gran belleza.

Vista general de la playa, la pradera y la ermita.

La Virgen del Mar es una zona muy visitada, no solo por su paisaje y playa, sino también por su significado en las tradiciones y religiosidad cántabras. Unos días antes de su festividad como patrona de la ciudad de Santander, la imagen de la Virgen se traslada en procesión nocturna con antorchas encendidas desde la ermita hasta la Parroquia de San Román y más tarde, en su día grande, también en procesión presidida por el Obispo y el Alcalde de la ciudad, es devuelta por la mañana a su lugar de origen. Ese mismo día, a todas las personas que se encuentran en la isla se les invita a una comida al aire libre, que ofrece gratis el Ayuntamiento de Santander, con el tradicional cocido montañés y una sardinada; para continuar por la tarde con distintas actividades y finalizar con una romería típica.

Sin embargo, aunque parezca un contrasentido, sigue siendo un lugar bastante desconocido para los visitantes que llegan hasta la capital de Cantabria; salvo en épocas muy concretas, apenas se producen aglomeraciones al disponer de un espacioso aparcamiento y una gran extensión de terreno para poder ubicarse.

La playa de la Virgen del Mar vista desde la pradera

Por último una breve reseña sobre su historia y origen:

En 1979 la Virgen de Nuestra Señora del Mar fue proclamada oficialmente Patrona de Santander por el entonces Obispo, Monseñor Juan Antonio del Val. La fiesta de la Virgen del Mar se celebra siempre el Lunes de Pentecostés; es decir, 51 días después del Domingo de Resurrección. Por ello, la jornada en el calendario varía cada año en función de cuando termine la Semana Santa.

La imagen de la Virgen del Mar es una talla gótica que data de finales del siglo XIII o principios del XIV. Se trata de una figura de 55 centímetros de altura, sentada en un sitial bajo con el Niño sobre sus rodillas en la parte central.

Una tradición cuenta que la Virgen apareció flotando sobre una tabla entre las rocas de la costa por lo que podría tratarse de una talla de una nave o “Virgen de galeón”, que así se llamaban las imágenes que llevaban los barcos. El hecho de que estas imágenes iban sujetas por un vástago al barco hace pensar que la nave podría haberse hundido y el mar haber sacado a la costa la imagen. Otra tradición cuenta que los vecinos quisieron construir un santuario dedicado a la Virgen en el lugar de Rostrío, no muy lejos de la actual ermita pero más lejos de la costa, más los materiales acopiados durante el día eran devueltos misteriosamente durante la noche al lugar donde había aparecido la imagen y que en la actualidad ocupa la ermita.

Día grande de la festividad de la Virgen del Mar

La ermita fue fundada a finales del siglo XIV por D. Gonzalo Fernández de Pámanes. Existe un antiquísimo Voto a cumplir por parte del Cabildo catedralicio y del Ayuntamiento de la villa en el lunes siguiente a la Pascua de Pentecostés, aunque se ignora el suceso o sucesos catastróficos que dieron origen al mismo. Dicho Voto se sigue cumpliendo en la actualidad. Popularmente, y desde hace siglos, la imagen de la Virgen del Mar ha ejercido un extraordinario influjo en la ciudad de Santander. A su presencia acudían tripulaciones de barcos tras las angustias sufridas en el mar. Durante las terribles pestes que asolaron a Santander a partir del siglo XVI queda documentada la bajada de la imagen a la villa, y estancia en ella, para solicitar su maternal protección contra la enfermedad. En el año 1.590 fue robada por unos piratas cuyo barco naufragó frente a Castro Urdiales y más tarde, descubierta flotando sobre las aguas del mar, fue devuelta acompañada de una gran procesión hasta Santander.

Desde el año 1994 hay constituida una Hermandad con sede en San Román de la Llanilla, que es heredera de la ya existente en el año 1.489. Esta Hermandad pretende ser un instrumento que ayude a mantener viva la devoción y la tradición de la Virgen del Mar.

En resumen, la Virgen del Mar es un rincón de gran belleza natural, un lugar ideal para pasar un día de descanso con la familia o los amigos, un buen baño, una zona tranquila, comida, una buena siesta bajo la sombrilla y ……….. hasta la caída del sol.


Campeonato de tute: la revancha de Mogro

agosto 16, 2010

Esta es la crónica de una historia aún no contada: la revancha del campeonato de tute “cabrón” entre los representantes autonómicos de Cantabria, León y Asturias. Ocurrió hace tiempo en Mogro pero los recuerdos siguen tan intensos que parece que fue ayer cuando se sentaron para dirimir las diferencias habidas en la primera partida de Santander. Una cosa estaba clara desde el principio: todos querían recuperar el espíritu de un rito, una tradición, un sentimiento o quizás una religión que perdurase en el tiempo.

Como en todos los grandes acontecimientos, es en las horas previas donde las tácticas de distracción salen a la luz con el ánimo de bajar la moral del rival. Y a ellas dedicaremos esta primera parte de la historia:

Los prolegómenos

El lugar ya se había fijado al finalizar la partida anterior: sería en Mogro, terreno de juego que de ningún modo se podía considerar neutral. Hasta allí se fueron los representantes de Cantabria y Asturias porque, y que quede muy claro, León “jugaba en casa”, y nunca mejor dicho. Deciden ir en tren para que nada perturbe su concentración durante el trayecto, están seguros de que les tienen dispuesta alguna encerrona y quieren estar preparados.


En una muestra de buenas intenciones, antes de emprender el viaje se acercan a la Plaza de Abastos de Santander y hacen acopio de los alimentos necesarios para una suculenta comida. De esa manera esperan dar una agradable sorpresa al anfitrión y que el buen ambiente sea la nota predominante. El representante de Cantabria, que parecía el más ducho en esta materia, se encarga de comprar unas suculentas rodajas de “bonito”, listas para ser condimentadas en cualquiera de sus sabrosos guisos. Una vez todo resuelto se dirigen a la estación de tren dispuestos para un corto viaje.

Llegan a Mogro y se encuentran con el primer imprevisto: nadie les estaba esperando según lo convenido. Se temían una encerrona pero no tan pronto. De repente, aparece un coche todo “descabalgado”, frena con ímpetu, y su conductor, además de invitarles a subir, les dice que el coche del “organizador” se había averiado y no podía recogerlos personalmente. Y dicho y hecho, una vez aclarada la situación, les entrega sanos y salvos en el lugar de la contienda.

La verdad es que, una vez pasada esta prueba de fuego, son recibidos con todos los honores por el anfitrión que les invita a conocer sus dominios, muy bien cuidados por cierto, donde imperaban por doquier, con buen orden y concierto, maquinaria de jardín y productos de la huerta muy bien elaborados. Allí se encontraban en franca armonía la desbrozadora y el cortacésped con las lechugas, habas, calabacines y demás especies. Y además muy bien guardados por la perra “Chula”.

Al poco rato, y como marcaba el guión, salen todos hacia el paseo de la playa donde prestos se sientan en una terraza a saborear un buen aperitivo, “reconstituyente” muy recomendado para estas ocasiones, con unas vistas marinas tan relajantes que invitaban a la contemplación. Muy satisfechos con todo el entorno, y también reconocidos, regresan a recomponer las fuerzas que ya empezaban a escasear.


Convención Comercial de la empresa Sidenor- Reinosa con agentes comerciales de diversas partes del mundo. En la foto se encuentran convenientemente distribuidos algunos de los representantes autonómicos del campeonato de tute.

Mientras esperan a dar cuenta de la comida, el representante de León, dueño de las “instalaciones”, propone de improviso condimentar las rodajas de “bonito” a fuego lento en la barbacoa y hacer una buena parrillada. Según él eran su especialidad y quería dar una sorpresa. Y bien que la dio. Aunque el resultado final fue aceptable, se produjo algún retraso en la preparación del fuego que no provocó ningún desvanecimiento porque los milagros existen.

Y cuando todo parecía enderezado, aparece la gran sorpresa. Listos ya para saborear la comida, el representante de Cantabria hace un regate en “corto” y dice que no le gusta el “bonito”. Él, que lo había comprado, que había decidido el tipo de manjar a degustar, que había manifestado un interés fuera de lo normal en que deberían llevar ese producto en señal de buena voluntad, se descuelga con que ¡no le gusta¡. Cuantas más explicaciones daba menos convencía. El que más y el que menos pensó: ¡aquí hay gato encerrado¡ Siempre quedará la duda sobre esta decisión, aunque pensando un poco acerca del nombre del juego quizás se podría sacar alguna conclusión.

Por fortuna, la comida transcurrió felizmente y estuvo muy bien aderezada con café y licores de fortalecimiento para la ocasión. Más de pronto, en plena charla sobre”lo humano y lo divino”, alguien dice: ¡al terreno de juego que comienza la revancha¡ Es en ese momento cuando todos los sentidos se ponen en alerta, suena las frases de: ¡Ay, Donato¡, ¡Cantabria “hace paredes”¡ y ¡León se “purifica”¡ y la partida comienza. Del resultado hablaremos otro día y de las tácticas disuasorias también ¡Las espadas siguen en alto¡


Pochola: ejemplo de entrega

agosto 7, 2009

Contraportada de El Mundo en Cantabria
Anagrama El Mundo

Domingo, 3 de mayo de 2009.
Año XXI. Número:7.084.
Pochola. Comprando El Mundo
Pochola, a la derecha de la foto, comprando la edición de El Mundo en Cantabria
en su kiosco de siempre.

Historia de una dedicación
Hoy traemos a nuestra página a Pochola. Por ese apelativo se la conoce y por ese mismo responde. Es la historia de una dedicación contada a través de personas que la conocen muy bien. ¡Pochola es todo un ejemplo de entrega! Persona de gran coraje, junto a otras compañeras y amigas lleva la responsabilidad de aquellos asuntos que el párroco de Ntra. Sra. de Belén delega en una serie de Pochola preparando el atril. Reyes 2008personas muy vinculadas al centro.

Acostumbrada a tratar con D. Modesto primero y D. Juan Antonio después, y sin nunca apearles el tratamiento como corresponde al deber cumplido, coordina y colabora en temas de todo tipo. Se hace notar en las labores de intendencia, incluyendo sus dominios de la planta baja del templo donde clasifica los alimentos que con extrema puntualidad se entregan a las familias necesitadas de la Parroquia. Marca los espacios, fija los límites y tiene los estantes consignados con férrea disposición.

Como integrante del Grupo de Cáritas participa del compromiso por la justicia propio de toda comunidad eclesial y lo hace viable a través de su deber temporal. Pochola tiene un talante y estilo propios que contagia a todos los que la acompañan. Destaca, y mucho, por ser una de las personas que lleva la voz cantante, nunca mejor dicho, en el coro Parroquial. Y como no podía ser menos, extiende su propia voz a los diferentes aspectos de su vida terrenal.

La hemos elegido por todo lo que representa y por entender que es un ejemplo de entrega. Un buen arranque para esta sección cuyo objetivo es traer a aquellas personas que en su vida cotidiana se distinguen por su labor humanitaria.

¡Felicidades Pochola! Todo un ejemplo.

Pochola. Cantando en el coro parroquial

Pochola, a la derecha de la foto, durante una de sus actuaciones con el Coro Parroquial.