La generación ye-ye y la música en la España de los 60

Artículo publicado inicialmente con el Nº 137 el 10 noviembre 2012, eliminado y vuelto a editar con el Nº 192 el 25/03/2014 por spam continuado durante varios meses.

Mi generación pertenece al movimiento ye-ye en su escala más joven, y como tal lo vivimos como muy nuestro. Una transición que no llegó a ser tal sino una revolución en toda regla; un cambio espectacular en la cultura musical y en muchos otros aspectos. El término ye-ye es bastante más que un estribillo de las canciones de los 60; es un concepto, el significado más profundo de toda una cultura pop: un estilo de vida, una forma de ser, de vestir, una actitud, un comportamiento ante los cambios sociales y, sobre todo, una parte muy importante de la música de una década prodigiosa. La mejor sin duda hasta la fecha.

En la España de inicios de los 60, algo aislada de los procesos de cambio en el resto del mundo (guerra de Vietnam, revolución social de los negros, la minifalda, la cultura pop…), la música que se escuchaba era la clásica de coplas, boleros, orquesta, canciones románticas y poco más. Pero de pronto, en especial durante el período 1964-68, la economía se desarrolla con fuerza, surge una clase media con mayor poder adquisitivo que empieza a consumir ocio, moda, música…; se ponen de moda los tocadiscos, los LP’s, el Seat 600, las minifaldas… En fin: ¡¡toda una revolución y un cambio espectacular!! España poco a poco se abre al turismo, nuevos estilos de vida se mezclan con nuestra cultura, contribuyendo a abrir una brecha en las tradiciones más conservadoras de la sociedad y provoca el despertar de los jóvenes que se reunen en los conocidos guateques (fiestas en casa de las familias), más tarde en pequeños clubs, al son de esa música que venía de fuera, donde bailan con despreocupación y prima la diversión. Una música que se llamó “moderna”, “ye-ye” o “pop”, siendo esta última su expresión más aceptada.

Clásico local ye-ye situado en los bajos de un edificio

La generación ye-ye no solo se define por un tipo de música o una forma particular en el vestir, sino también por un sentimiento de ruptura con generaciones anteriores y su entorno. Aunque el movimiento ye-ye contagiaba a toda Europa, en España tuvo sus elementos diferenciadores: a nivel musical (se internacionaliza) y a nivel social (se manifiesta en una nueva norma de conducta); no era un movimiento radical pero estaba un poco al margen de la estructura establecida. Además de los guateques “controlados” por las familias, empiezan a proliferar, locales o clubs de reunión con una característica común: su entrada es la una cafetería normal, pero si se observa con atención, una puerta en el fondo nos conduce por una estrecha escalera de bajada a una sala no muy grande, con luces rojas en las paredes, no muchas, donde parejas muy jóvenes bailaban a todo trapo. En ese sótano estaba parte de una generación que rechazaba las normas de una sociedad que, sin ir más lejos, se podían contemplar solo con subir al primer piso y echar una ojeada a las mesas o alrededor de la barra ¿Qué hacían los muchachos en el sótano? Pues… solo bailar, y… también abrazarse. ¡¡Ahí empezaba el mundo ye-ye!!

Los jóvenes de esa nueva generación se distinguían por dos signos externos: la música y los atuendos. La música era el catalizador, su forma de evasión y comunicación, la expresión de sus inquietudes y preocupaciones. No son golfos, ni pícaros, ni gamberros. O quizás sí. O tal vez no. Pero si hay un hecho constatable: cada vez surgen más clubs de este tipo. No son clubs regidos con estilo empresarial. No. Son reuniones de jóvenes al reclamo de la música. Clubs más modestos, incluso propios, de menor empaque, pero de mucho mayor carácter. Un garaje, un trastero, cualquier lugar era bueno. Tenían un cierto parecido con los guateques, pero sin el control paternal les daba un aire de mayor libertad.

A su manera, los jóvenes afirmaban una personalidad, al tiempo que se alejaban de otra que sentían como impuesta. También en sus signos externos. Los chicos se dejan crecer el pelo por encima de las orejas; se preocupan, más que las chicas, en la forma de vestir y, contra lo que pudiera parecer, la mayoría prefieren la pulcritud y la discreción, lo que no excluye la audacia en sus diseños. Las chicas, a la vuelta de la esquina, lejos de la mirada familiar, cambian sus faldas por minifaldas y se convierten así en objeto de deseo. La realidad es que ¡¡por primera vez, los jóvenes dejan de vestirse como sus padres!! Lo que nadie podía imaginar, como se pudo demostrar más tarde, es que con el tiempo…: ¡¡los padres acabaron vistiéndose como sus hijos!!

The Beatles durante un concierto celebrado en 1964 en el Washington Coliseum

El movimiento ye-ye, de alguna manera, permite seguir los cambios que se produjeron en España hasta principios de los 70. Sin duda, en aquel momento una revolución se puso en marcha. Al tiempo que emergen las inquietudes sociales, la juventud vislumbra un cambio generacional, que cobra su máxima fuerza quizás en 1965 con la aparición de nuevos grupos musicales y la apertura de clubs y locales ye-ye. Un año en el que el “sonido Beatles” ejerció una influencia extraordinaria con alguna de sus canciones ocupando casi siempre el primer lugar del Hit Parade Nacional.

Pero no solo The Beatles, también otros importantes conjuntos británicos como The Rolling Stones, The Searchers, The Kinks o The Shadows. Eran la punta de lanza de la nueva música moderna. Hubo quien pretendió, sin conseguirlo, reprobar este movimiento amparándose en normas “cívicas” de dudosa validez: que si se producían manifestaciones de histerismo colectivo, que si la juventud se descontrolaba, que si… Todo esto, que era cierto, no era más que una circunstancia, una forma de adjetivar al nuevo fenómeno musical. Considerar una secuela como lo más importante y negar la principal evidencia es un contrasentido. De cualquier manera, es fácil comprender por que la juventud, que tenía ya la posibilidad de adquirir discos y estar al día de los “hits” allende nuestras fronteras, difícilmente podía seguir con las antiguas tendencias musicales.

La revolución iniciada por The Beatles hizo que los grupos españoles se decantaran rápidamente por el pop británico. Su llegada a España en 1965, su primera y única vez, fue todo un acontecimiento. Sus dos únicos conciertos, celebrados en las plazas de toros de Madrid y Barcelona, estuvieron rodeados de un ambiente enrarecido, de reacciones de sectores conservadores y puritanos que criticaban su aspecto, sus canciones, hasta las costumbres de… aquellos “bárbaros melenudos”. Sin embargo, pronto se convirtieron en los ídolos de la gente joven, imponiendo un nuevo look y una nueva forma de hacer música. Fue también la gran explosión de los grupos musicales. Sorprende el auge que en poco tiempo alcanzaron los “combos”, pequeños conjuntos formados por cuatro o cinco instrumentistas, que a imitación de sus colegas británicos surgen de la nada por toda la geografía española. No había ciudad o pueblo que no tuviera el suyo propio. De ahí salieron nombres tan conocidos como Los Pekenikes, Los Brincos, Los Bravos, Los Sonor, Los Mustang o Los Tonys, solo por citar algunos.

Los Brincos en uno de sus primeros conciertos

Los Pekenikes y Los Sonor, los más veteranos, son los que inician una progresiva españolización de sus canciones. Los Pekenikes, quizás el mejor conjunto en cuanto a calidad musical, con sus arreglos de temas populares como “Los cuatro muleros” enseguida alcanzan los primeros puestos de las listas. Los Sonor, sin embargo, se apartan en cierta medida de las corrientes externas, siendo su rasgo más característico la incorporación de la batería como instrumento melódico de apoyo y no solo de mero acompañamiento.

Los Brincos causaron un enorme impacto con su canción “Flamenco”, en la que mezclan ritmos folklóricos españoles con el más puro estilo pop británico. Fue un éxito arrollador. Comenzaron cantando en inglés versiones de éxitos extranjeros, pero pronto impusieron sus propio temas. Por primera vez, un conjunto español era reconocido a nivel internacional. Su seña de identidad: la calidad vocal y un gran sentido de la melodía pop. Se les llamó “Los Beatles españoles” y fueron sin duda la gran fuerza pop del país.

Los Bravos cultivaron más el estilo rock. Gracias a su canción “Black is black” y la excelente pronunciación del inglés de su cantante, junto a su presencia escénica, una de sus bazas para “exportar”, quizás fueron el grupo de mayor repercusión internacional. En cuanto a Los Mustang, grandes intérpretes, los mejores, de los éxitos extranjeros, nunca se distinguieron por ser unos creadores. Lo mismo les pasó a Los Tonys. Eso sí, sus versiones de los éxitos del momento siempre eran impecables.

A la mayoría de estos conjuntos, con una calidad técnica apreciable, les faltaba lo más importante para ser completos: capacidad creativa. Y en esa línea llevaban ventaja Los Brincos. Autores de sus canciones, incluso editaron algunas en inglés, una fórmula que causó gran impacto y nunca fue obstáculo para ser aceptados por el público. No quisieron abusar de ella porque sus pretensiones eran tener un sonido propio: el “sonido Brincos”, los primeros en conseguirlo entre los conjuntos españoles.

La juventud y las motocicletas, una nueva norma de conducta de los 60

El pop británico influyó mucho en nuestra tradición musical; sin embargo, el fenómeno de la música ye-ye parece que tuvo sus orígenes en el programa de radio francés “Salut les copains”. Su punto de partida, y el de muchos cantantes populares, fue una de sus secciones: “Le Chouchou de la Semaine”, en la que se elegía el “chouchou” o favorito de la semana. Un programa de gran éxito entre el público quinceañero con el que se identifica la nueva generación ye-ye, a los que a falta de otro término más apropiado para designar a los jóvenes de 13 a 19 años, como los “teenagers” ingleses, en un principio se les llamó adolescentes. Un programa que se convirtió en la plataforma de cantantes y grupos que muy pronto acaparan las listas de éxitos de la música francesa. A menudo aparecían en sus primeros puestos Françoise Hardy (“Tous les garçons et les filles”), Johnny Hallyday, Claude François, Sylvie Vartan (“Si yo canto”), Sheila o France Gall (“Poupée de cire, poupée de son”). Petula Clark y The Beatles eran entre los extranjeros los reyes de la canción del momento.

Sylvie Vartan, con The Beatles, antes de una actuación en el teatro Olimpia de París en 1964

En un principio, el movimiento ye-ye lo representaban chicas jóvenes interpretando “chouchous” de manera desenfadada. Bajo la guía de un productor musical, la mayoría de las canciones hablaban de amor y desamor con sus pequeñas dosis de sexualidad. El proceso era sencillo. Las casas discográficas, al darse cuenta que muchos jóvenes tenían suficiente dinero para gastarse en discos, elegían temas del gran repertorio disponible del rock and roll y el rithm&blues de Estados Unidos; a continuación realizaban una buena versión con músicos de estudio y finalmente seleccionaban para su interpretación a una chica (o un chico) atractiva.

Otros países como Inglaterra también se apuntaron a la moda de las versiones, pero en Francia fue algo distinto. La denominaron música ye-ye por ser el sonido de acompañamiento que le hacían los coros a la cantante solista. Su nombre surgió de forma casual al traducir la letra de las canciones originales. En muchas no era raro escuchar la famosa coletilla del “ye-ye-ye”, sustituto del término yeah-yeah inglés. Era música pop sin duda, a la que el toque “ye-ye” hacía algo distinta. El primer movimiento musical encabezado en gran medida por chicas y donde las jóvenes se veían reflejadas en sus ídolos, adolescentes como ellas, y las letras de sus canciones.

Cuesta un poco imaginar la música ye-ye en la España que tanto se escandalizó con la visita de The Beatles y donde cualquier novedad levantaba miradas de sospecha. Se decía que en su concierto en Madrid en 1965, muchas chicas fueron amonestadas por la policía por “vestir provocativamente”. Su mejor representante fue Karina. Procedía del famoso espacio de TVE “Escala en Hi-fi” de gran audiencia entre los jóvenes. Un programa dedicado al mundo del disco, donde jóvenes actores simulaban en play back los éxitos del momento. Rubia, como la francesa Sylvie Vartan, de ojos azules, mirada inofensiva, y un cierto aire de niña, era la encarnación perfecta de la chica ye-ye.

Sus letras inocentes, sus temas almibarados como “Las flechas del amor”, “Romeo y Julieta” o “El baúl de los recuerdos”, se bailaron en todo el país. Otras cantantes destacadas de este movimiento fueron Marisol, Jeanette, Gelu o Conchita (ahora Concha) Velasco, esta última convertida en “involuntaria” abanderada de lo ye-ye. Actriz, y no cantante, su canción “La chica ye-ye”, un tanto empalagosa, que interpretaba en la película “Historias de la televisión”, fue en cierta manera símbolo de los cambios sociales que se estaban produciendo. Aunque ahora pueda parecer una canción remilgada, proponía un nuevo modelo de mujer joven, al tiempo que reclamaba una mayor libertad y una forma de vida menos encorsetada. Como decía alguna de sus estrofas: “Con el pelo alborotado y las medias de color” o “Y vendrás como siempre a suplicarme que sea tu chica, tu chica ye-ye”.

El ye-ye masculino estuvo muy bien representado por conjuntos como Los Brincos, El Dúo Dinámico, Los Diablos o Fórmula V. Otros muchos marcaron también, no solo en lo ye-ye, toda una época en la música pop española de los 60: Los Bravos, Los Sirex, Lone Star, Los Salvajes, Pop-Tops, Los Ángeles, Los Pasos, Los Iberos, Los Mustang, Los Payos, Los Canarios, Nuestro Pequeño Mundo, Los Módulos,….; o solistas como Massiel, Raphael, Bruno Lomas, Luis Aguilé, Joan Manuel Serrat, Manolo Díaz, Mari Trini o Juan Pardo.

Público juvenil que se levanta, aplaude, baila,.. durante la actuación de sus ídolos en un concierto

El movimiento ye-ye en el fondo cambió hábitos que supusieron una ruptura. El turismo trajo nuevas costumbres y formas de vida, mayor información de lo que pasaba fuera, y el imparable cambio social que se estaba produciendo en Europa consiguió penetrar en nuestro país. No duró muchos años, quizás el período 1964-68 fue el más importante. Su rápida expansión hizo de la música un cauce de expresión, creando como en el resto de países occidentales una nueva identidad “joven” frente a la sociedad adulta.

El ye-ye fue parte de un nuevo mundo moderno y juvenil, con un elemento aglutinador: la música pop. Su inocencia se quedó para siempre en aquella década eternamente joven, en aquellas chicas que cantaban al amor como si no hubiese nada más importante en el mundo. Sin duda The Beatles fueron el banderín de enganche. Se demostró que otro camino era posible en la música popular. ¡¡La música española se hizo, para siempre,… moderna!! Más tarde, vino la moda hippie con una nueva estética y una ideología más contestataria e inconformista, pero eso es otra historia.

Anuncios

2 respuestas a La generación ye-ye y la música en la España de los 60

  1. Magnífica semblanza pormenorizada de la música pop. Enhorabuena. Aunque mis gustos musicales hoy van por otros derroteros, me sigue deleitando la música que estupendamente describes cuando, en ocasiones, la escucho.

    • eltrasterodepalacio dice:

      Gracias por tu comentario.
      Veo que has contestado a través de la Web de la ULC. Creo que hemos coincidido en la misma época, unos años en que la música pop se encontraba en plena ebullición. La disfrutamos en la ULC, y en mi caso también más tarde en la ULT y en la ULAH. Entre otras cosas, si algo tenían las UULL era una estupenda colección de música.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: