“La rubia de hormigón”. Michael Connelly

julio 19, 2021

Michael Conelly es uno de los autores de novela negra más reconocidos. Cuentan que casi nunca defrauda. En esta ocasión tampoco. Con un argumento atractivo, “La rubia de hormigón” engancha desde el principio.

Sinopsis
Harry Bosch se enfrenta a un juicio interpuesto por la familia de Norman Church. Años atrás, estando de servicio, Bosch mató a Church, a quien creía culpable de una serie de asesinatos. Todos los indicios indicaban que tras éste se ocultaba el asesino en serie apodado ‘El Fabricante de Muñecas’, un hombre que maquillaba como muñecas a sus víctimas. La viuda de Church sigue insistiendo en la inocencia del que fuera su marido y su abogada alega tener pruebas que ofrecen una coartada a Church para uno de los asesinatos que en su día le imputaron.

El hallazgo de un nuevo cadáver con el sello de Church, pero cometido tras la muerte de éste, complica aún más las cosas para Bosch, quien tendrá que enfrentarse a la presión del juicio mientras intenta resolver un caso que pone a prueba la credibilidad del Departamento de Policía.

“La rubia de hormigón” fue la tercera novela que escribió Michael Connelly y durante diez años permaneció inédita. Con el tiempo, el escritor y su protagonista, Harry Bosch, han logrado ocupar un lugar destacado dentro del género policiaco actual, por lo que era cada vez más imperiosa la publicación de las dos únicas novelas que todavía quedaban inéditas: “La rubia de hormigón” y ‘The Last Coyote’.

Michael Connelly nació en Filadelfia y estudió periodismo. La afición compulsiva por la novela negra y la admiración por los autores que cultivaron este género en Los Ángeles lo llevaron a trasladarse a esa ciudad. Los diez años que dedicó al periodismo de sucesos en ‘Los Ángeles Times’ le sirvieron para aprender los mecanismos del trabajo policial. La invención de Harry Bosch dio origen a la serie formada por ‘El eco negro’ (premio Edgar 1993), ‘Hielo negro’ y “La rubia de hormigón”.  Para escribir su cuarta novela de Bosch, ‘The Last Coyote’, Connelly abandonó el periodismo y se dedicó a la literatura a tiempo completo. Después de una pausa en la serie para escribir ‘El poeta’, retomó al detective Harry Bosch en  ‘Pasaje al paraíso’ y ‘El vuelo del ángel’. Si en ‘Luna funesta’ elegía por primera vez un protagonista femenino, Cassie Black, en ‘Deuda de sangre’ presentaba a un nuevo personaje, el ex-agente del FBI Ferry McCaleb, el cual reaparecía en ‘Más oscuro que la noche’ junto a Harry Bosch, protagonista también de su siguiente novela, ‘Ciudad de huesos’. Aunque en ‘Llamada perdida’ cambia de tercio y personaje principal, recupera una vez más a Bosch para sus siguientes obras.

Las novelas de Michael Connelly han recibido los premios Edgar, Anthony, Macavity, Nero Wolfe en EEUU y también otros muy reconocidos y como Gran Prix en Francia y Maltese Falcon en Japón.

La fama de Michael Connelly como autor de novela negra es un hecho contrastado. Creador de una de las sagas más famosas, tiene al detective Harry Bosch como protagonista, un hombre solitario, que va por libre, al que no le gusta la autoridad, con una forma peculiar para resolver sus problemas. Con un estilo claro y conciso, unos diálogos bien entrelazados, y un nexo común entre un juicio en el que Bosch es acusado por un caso ocurrido cuatro años antes y la investigación de una serie de nuevos asesinatos, “La rubia de hormigón“ adquiere un ritmo trepidante que va llevando al lector por vericuetos que inducen a pensar en vano quien puede ser el asesino. Michael Connelly mantiene el misterio hasta el final en esta entretenida novela.


Carpeta verde o carpeta roja, influencia del grupo en la opinión individual

junio 28, 2021

Merlí es una serie de televisión (su nombre responde al de un profesor de Filosofía) cuyo argumento gira en estimular a los alumnos a pensar por si mismos mediante métodos no muy ortodoxos. La consecuencia es que suele dividir las opiniones, no solo de los propios alumnos, sino también de sus familias y el resto del profesorado. Todo con un único fin: acercar el razonamiento, el conocimiento, las actitudes y la reflexión a las personas.

Como ejemplo, a continuación se refleja un diálogo entre una profesora y sus alumnos en el que les muestra con claridad una carpeta de color verde. Pertenece a las secuencias de un vídeo que se ha hecho viral:

(P): Profesora/ (A): Alumnos

(P): ‘¿De que color es esta carpeta?’/ (A): ‘Verde’
(P): ‘Si algún alumno llega tarde a clase como acostumbra a suceder, yo le preguntaré por el color de la carpeta y ustedes me dirán: Roja’. (P): ‘¿De acuerdo?’/ (A): ‘Si’.
Al poco rato entra un alumno en la clase.
(A): ‘Hola’/ (P): ‘Llega tarde, pero pase’.
El alumno recién entrado toma asiento.
(P): ‘Bien. Sigamos. En filosofía hay corrientes como el positivismo que no admiten otra realidad que no sean los hechos. Por ejemplo, el color de esta carpeta’.
Entonces la profesora le pregunta a uno de los alumnos:
(P): ‘¿Usted, de que color esta carpeta?’/ (A): ‘Roja’.
Tal y como antes habían acordado, recibe la misma contestación de otros alumnos elegidos al azar.
El alumno recién llegado, que ve que la carpeta es de color verde, se asombra por la contestación de sus compañeros que la ‘ven’ de otro color distinto.
Al poco rato le llega su turno y la profesora le hace la misma pregunta:
(P): ‘¿Y usted?’
Tras muchas dudas consigo mismo, y aún viendo que la carpeta es de color verde, contesta:
(A) ‘¡Roja!’.
Su contestación provoca la inmediata reacción de sus compañeros que comienzan a reírse en voz alta.
Finalmente la profesora, dirigiéndose a todos, dice:
(P): ‘Está claro que la carpeta es de color verde. Y han sido testigos directos de la debilidad del ser humano cuando es sometido a la presión ambiental, incluso en lo que se refiere a la percepción física’.
Más no contento con la situación, el alumno interpelado replica:
(A): ‘Bueno, bueno, yo me dado cuenta de que era un juego. Me parecía rara la pregunta. La carpeta claramente es de color verde’.
A lo que profesora le responde:
‘(P): ‘Pero como todos han dicho roja, usted ha dicho roja’/ (A): ‘Bueno, bueno,…’.

Se puede comprobar como la profesora hace énfasis en el positivismo como corriente filosófica que busca solo los hechos. Si embargo no siempre ocurre así. En el mundo actual, en campos como la política, economía o cualquier otro, muchas veces se impone la opinión grupal aunque vaya en contra de los hechos o del conocimiento científico. El ejemplo anterior es claro. Se puede apreciar como una persona (alumno), aún viendo un objeto (el color de una carpeta), si el grupo (resto de los alumnos) dice ver otro distinto, se ‘pliega’, no mantiene su criterio, para no entrar en conflicto o por miedo a sentirse rechazado. Frente a la opinión mayoritaria, no es capaz de discrepar respondiendo lo que piensa, que por otra parte era evidente. A pesar de que ve que la carpeta es de color verde, contesta lo mismo que los demás: ¡roja!

No son pocas las veces que, en contra del propio criterio, se acepta o se termina por aceptar la opinión de la mayoría. Y en muchas ocasiones sin pensar en las posibles consecuencias.


Rectángulos, áreas y geometría

junio 7, 2021

En un post anterior se planteó un problema del matemático Ed Southall, profesor de la Universidad de Huddersfield (Inglaterra), para el que no se requerían muchos conocimientos de geometría. Fue todo un reto que se hizo viral en la red social Twitter, en consonancia con la filosofía de su libro ‘Geometry Snacks’ que resume como:

“Se trata de un libro en el que se dan al menos dos enfoques para la misma respuesta. El propósito es resaltar que hay múltiples vías disponibles y que son todas válidas y de igual valor. Cuando enseñamos Matemáticas muchas veces promovemos nuestra solución sin explorar ninguna otra. Para mí hay una gran riqueza en la exploración de los diferentes enfoques. Hace que todos los métodos se sientan válidos, por lo que si un alumno lo ha hecho de otra manera, aún puede sentir la tranquilidad de haberlo hecho bien, mientras que lo que sucede a menudo es que si obtuvieron la respuesta correcta de una manera diferente a la de su maestro, sienten que su método es inferior”.

En esa línea, Mikael Sundqvist propone el siguiente problema para el que no se proporciona ningún dato (ni medidas, ni ángulos) porque… no son necesarios. Dice así:

¿Cuál de los dos rectángulos de la figura tiene mayor área?

La solución en un próximo post.

===========================================================================

A continuación mostramos la solución al problema planteado en el post: “Un problema de triángulos y la capacidad visual”.

La respuesta es 18 triángulos.

Si se observa la figura existen 3 grupos de triángulos (Grupos 1, 2 y 3), cada uno formado por 6 triángulos distintos lo que hace un total de 18.


Historia y curiosidades de algunos números: el número ‘fi’ (φ)

mayo 17, 2021

Siguiendo con la historia y curiosidades de algunos números, en esta ocasión se hace referencia al número φ o Φ (número áureo o de Fibonacci), llamado así en honor del escultor griego Fidias, autor de grandes obras como el Partenón de Atenas.

El número φ es un número irracional cuyo valor es 1,6180339887498948482… A lo largo del tiempo ha sido objeto de estudio por matemáticos ilustres. Conviene remontarse a Leonardo de Pisa (1170-1250), Fibonacci, nombre por el que también se conoce al número φ, uno de los matemáticos más notables de la Edad Media. Con poco más de 30 años publicó su gran obra ‘Liber Abaci’ (‘Libro del Ábaco’) (1202), una revolución en el campo de las Matemáticas. Se hizo famoso en toda Europa por difundir el actual sistema numérico (indo-arábigo), que utiliza la base 10 o decimal cuando todavía se funcionaba con los numerales romanos y el ábaco. Aunque no llegó a conocer su trascendencia, ni que su nombre quedaría unido a la solución, una de las aportaciones de la que derivó el número φ fue la denominada sucesión de Fibonacci, resultado de uno de los muchos problemas planteados en su libro. Su enunciado, traducido al lenguaje actual, decía: “Supongamos que tenemos una pareja de conejos recién nacidos, macho y hembra, juntos en un sitio cerrado, y que tardan un mes en alcanzar la edad fértil. Alcanzada ésta engendrarán una pareja de conejos cada mes, que a su vez, tras ser fértiles, engendrarán cada mes otras parejas. Y así sucesivamente…” O dicho de forma más entendible: “A partir del segundo mes de vida, cada pareja de conejos dará origen cada mes a una nueva pareja”. Fibonacci planteó la siguiente pregunta: ¿Cuántos parejas de conejos habrá en un momento determinado? La solución es una sucesión numérica cuyos primeros términos responden a la siguiente secuencia mensual: 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144, 233, 377, 610, 987, 1597,… cuya característica es que cada término es igual a la suma de los dos anteriores.

Una de las propiedades más interesantes de la sucesión de Fibonacci, apuntada por los renacentistas, y más tarde por el astrónomo Kepler, es la siguiente: “Si vamos dividiendo entre si los números de Fibonacci consecutivos en sentido ascendente, su cociente se acerca al valor del número φ: 1,618033… (1/2 (√5-1))”. Veámoslo: 1/1 = 1, 2/1=1, 3/2=1,5, 5/3=1,66, 8/5=1,60, 13/8=1,625, 21/13=1,6153,… De ahí que al número φ se le conozca como número de Fibonacci en su honor. Un número irracional descubierto en la antigüedad no solo como una ‘unidad’ en las composiciones líricas, sino también como una relación o proporción encontrada tanto en figuras geométricas como en la naturaleza y otros campos. Se descubrió que la fórmula que describía la relación entre cada uno de los números de la sucesión (1/2 (√5-1)) lo hacía asimismo en la estructura de aquellos elementos naturales que formaban una espiral denominada ‘espiral de Fibonacci’. A los objetos que siguen la constante del número φ se les han atribuido propiedades estéticas especiales y hasta importancia mística. Así, por ejemplo, los botánicos pronto descubrieron que aquellas plantas cuyos pétalos o tallos eran en espiral se ajustaban a la sucesión de Fibonacci, los biólogos sabían que la concha del nautilus y en general todas las formas en espiral de la vida marina seguían ese modelo, y los astrónomos afirmaban que las relaciones con los planetas en el sistema solar, incluida la forma de la Vía Láctea, podían encontrarse a través de dichos números.

La fórmula antes citada en realidad no fue inventada por Fibonacci. Parece que Pitágoras ya la había descubierto dos mil años antes y los griegos la llamaron ‘sección áurea’‘ (‘aurea sectio’), que en palabras sencillas dice: “La sección áurea describe cualquier punto de una línea en que la proporción entre el segmento menor y el mayor es igual a la proporción entre el segmento mayor y toda la línea”. Las civilizaciones antiguas utilizaban esta proporción en campos como la arquitectura, pintura o la música. Platón y Aristóteles consideraban que era la relación perfecta para determinar si algo es estéticamente bello, si bien para Pitágoras significó algo más. Fibonacci, cuyas aportaciones a las Matemáticas fueron muy importantes, nunca llegó a conocer la trascendencia de su ‘descubrimiento’. Fue mucho después cuando Edouard Lucas (1841-1892), matemático francés reconocido por sus trabajos sobre la sucesión de Fibonacci, muy interesado en la Teoría de Números, asoció su nombre a lo que en principio era tan solo la respuesta a un problema de su libro ‘Liber Abaci’.

Mario Livio, astrofísico israelí-estadounidense, autor de obras de divulgación científica, es conocido por su libro sobre el número φ: “La proporción áurea: La historia de Phi, el número más sorprendente del mundo” (The Golden Ratio: The Story of Phi, the World’s Most Astonishing Number) (2002) donde analiza la influencia de la razón áurea a través de varios siglos de arte, arquitectura, música y otros campos. Entre otros aspectos, señala que algunos historiadores sostienen que el escultor griego Fidias había utilizado la proporción áurea en sus obras, surgiendo de ahí la idea de llamarle φ por su inicial en griego. Por tanto, no fue descubierto por Fibonacci, ni le debe su nombre; sin embargo, es preciso acudir a su sucesión para adentrarse en toda su capacidad armónica, una sucesión que entraría en el campo de la aritmética y de la que también deriva el número áureo. Dan Brown, autor de la famosa novela ‘El código Da Vinci’, apoyó su libro afirmando: “Livio revela la historia y el misterio del singular número φ de tal forma que tanto los aficionados a las matemáticas como los que no lo son pueden celebrar su maravilla… nunca mirarás de nuevo a una pirámide, una piña o a Picasso de la misma forma”.

En nuestras actividades cotidianas a veces nos encontramos con situaciones que ni por asomo pensamos que puedan estar relacionadas con las Matemáticas.


Canciones con historia: “Tú serás mi baby” (‘Be My Baby’). Les Surfs. The Ronettes

abril 26, 2021

En la España de los años 1960, en pleno proceso de cambio, la música también hace su revolución particular al provocar el despertar de los jóvenes al son de las tendencias foráneas. Unos años donde se impulsaron iniciativas como la “canción del verano”, fenómeno más sociológico que musical, al que José Ramón Pardo, reconocido comentarista, definió como: ‘de canciones intrascendentes, porque en verano se nos duermen las neuronas y aceptamos cualquier tema’.

En sus inicios, la ‘canción del verano’, donde la calidad no era lo más importante, solía tener un estribillo pegadizo, muy bailable, de letras alegres, en un repertorio veraniego de amores fugaces, animados guateques y ambiente despreocupado. Alguien se dio cuenta años más tarde que para triunfar en verano no era indispensable recurrir a esos tópicos y comenzaron a aparecer otro tipo de canciones durante la temporada estival, si bien al principio la playa, el sol y el mar eran los referentes de un género que nunca renunció a su trasfondo romántico y sentimental. Una de la causas del éxito fue la ‘explosión’ del disco ‘sencillo’ con la música “ye-ye”, que acogía a todo tipo charangas en unos meses tradicionalmente considerados de paréntesis musical. Las firmas discográficas contaron desde el principio con el apoyo indirecto de las emisoras de radio, que dándose cuenta de la gran aceptación popular potenciaron su programación con este tipo de canciones. En ese contexto nace “Tú serás mi baby” interpretada por el grupo Les Surfs que fue proclamada canción del verano de 1964, llegando al Nº 1 de las listas de éxitos.

“Tu será my baby”- “By My Baby”


Les Surfs interpretando “Tú serás mi baby”.

Les Surfs son un grupo musical que gozó de gran popularidad en los años 1960, sobre todo en los países de habla francesa y española, compuesto por seis hermanos, que nacieron en Tananarive, capital de Madagascar. Descendientes de una familia malgache, como se conoce a sus habitantes, comenzaron a cantar en 1958 con el nombre de Rabaraona Frères et Soeurs ganando un concurso organizado por Radio Tananarive interpretando temas de The Platters. Más tarde, con el nombre de Les Beryls iniciaron una serie de giras por su país con gran éxito. A petición del gobierno francés, en 1963 fueron elegidos para representar a Madagascar en la última exposición celebrada en París de Radio y Televisión en la inauguración de la segunda cadena televisiva. Nada más llegar una audición les catapultó a la fama (grabaciones, televisión, radio, presentaciones…) ganándose la simpatía de todos. Fueron contratados por la firma discográfica Disques Festival ya como Les Surfs, en referencia al nuevo ritmo USA, el surf, que en aquellos años hacía su aparición en el panorama musical. Su corta estatura nunca fue obstáculo para convertirse en importantes figuras de la canción, logrando su primer éxito con ‘Reviens vite et oublie’. Con “Tú serás mi baby”, versión de ‘Be My Baby’ de The Ronettes, alcanzaron una gran popularidad en todos los países de habla hispana. En el Teatro Olympia de París se consagraron como grandes ídolos de la juventud y la revelación del año en Francia. Participaron en cuatro ocasiones en el famoso Festival de San Remo italiano donde acudían muchas de las grandes figuras de la canción. Como les pasó a otros muchos grupos, los cambios en las modas musicales comenzaron a limitar sus actuaciones, separándose en 1971 tras una gira por diversos países.

“Tú será mi baby”, antes de su lanzamiento por Les Surf,  ya era un tema de calidad contrastada. Su versión original ‘Be My Baby’ interpretada por The Ronettes llegó el Nº 2 en las listas Billboard Hot 100 USA y el Nº 4 en la británica Record Retailer. Compuesta en 1963 por Phil Spector, Jeff Barry y Ellie Greenwich, artífices de muchas de las canciones de éxito de entonces, tuvieron una gran influencia musical en algunos de los grupos más famosos. Philp Spector, por ejemplo, con su técnica de orquestación denominada ‘muro de sonido’, consistente en la grabación de múltiples pistas de acompañamiento que se superponían hasta crear un sonido compacto, fue requerido para sus grabaciones por bandas como The Beach Boys o The Beatles. 

The Ronettes, grupo musical de la década de 1960, son conocidas sobre todo por sus trabajos Phil Spector. Compuesto por tres mujeres: Veronica Bennett, voz principal, que luego cambió su nombre por Ronnie Spector (tras casarse con Phil en 1968), su hermana Estelle y su prima Nedra Talley. Después de negarse a publicar su primer disco, con cuatro de sus canciones atribuidas a otro grupo, empezaron a trabajar en ‘Be My Baby”, grabándola en julio de 1963, convirtiéndose a los pocos meses en un gran éxito. ‘Nuestras vidas sufrieron un giro de 180 grados. Todas las cosas que habíamos soñado se estaban convirtiendo por fin en realidad’, declaraba Ronnie Spector al respecto. Un triunfo rotundo que las radios emitían a todas horas. Fue también la primera grabación de la reconocida cantante Cher, participando junto a Estelle y Nedra que le ofrecieron unirse a los coros al no presentarse una de las cantantes. “’Be My Baby’ fue la primera canción que grabé… Salí, me coloqué delante de un gran altavoz y canté ‘be my, be my baby’ con The Ronettes y las demás cantantes”, confirmó luego. En esa época, Cher era la novia de Sonny Bono (quien también trabajaba con Phil Spector) con el que luego formó el famoso dúo Sony & Cher.


The Ronettes interpretando ‘Be My Baby’ en 1963.

‘Be My Baby’ está considerada una de las mejores canciones de los años 1960. Según el crítico Jason Ankeny: ‘Ni más ni menos que Brian Wilson ha declarado que ‘Be My Baby’ es la mejor canción pop grabada en la historia, punto’. El propio Wilson confirmó que el tema ‘Don’t Worry Baby’ interpretado por The Beach Boys, banda de la que fue fundador, era la respuesta masculina a esta canción. Se llegó a decir que la escuchaba cien veces al día. Precisamente Phil Spector, uno de sus creadores, dijo al respecto: “Me gustaría tener un centavo por cada porro que se ha fumado intentando averiguar como conseguí el sonido de ‘Be My Baby’”. La versión de Les Surf, “Tú serás mi baby”, alcanzó una gran popularidad en los países de habla hispana y francesa. Nº 1 en España, fue declarada ‘canción del verano’ en 1964.


“El ojo avizor”. Mary Higgins Clark

abril 5, 2021

“El ojo avizor” es una entretenida novela de Mary Higgings Clark que trata sobre la ambición política y las pasiones humanas. Allí donde no tiene cabida la ética, por encima de todo se encuentra el fin. A costa de lo que sea, sin cuestionar en ningún momento el origen. Con un argumento atractivo, retrata muy bien los entresijos del mundo de la política.

Sinopsis
Pat Traymore, joven reportera de una cadena de televisión norteamericana, viaja a Washington con una triple intención: realizar un reportaje sobre Abby Jennings, una brillante senadora, reanudar su relación amorosa con Sam Kingsley, y regresar a la casa de sus padres, muertos ambos en trágicas circunstancias. Sin embargo, el apretado programa de Pat fracasa desde el principio, pues comienza a recibir anónimos amenazadores, exigiéndole que no realice el programa sobre Abby.

Mary Higgins Clark (1927) nació en el Bronx (Nueva York). Cursó estudios en la Universidad de Fordham. Se especializó en Filosofía y trabajó de azafata en los años 50. Tras una serie de intentos fallidos, vendió su primer relato por 100 dólares. Podría ser un ejemplo para toda persona que desee convertirse en escritor.

Las claves del éxito de la conocida como “reina del suspense” son su perseverancia y sobre todo su gran espíritu de trabajo. A pesar de sus éxitos a lo largo de los años, continúa con la misma energía que en sus inicios. Su jornada casi siempre por la mañana, la respeta por encima de todo, excepto cuando está finalizando una novela que prolonga hasta las 16 horas diarias. En sus obras consigue involucrar al lector en tramas de alto voltaje, la mayoría protagonizadas por mujeres, con una característica común: cualquier personaje puede ser el culpable. Gran figura del suspense, sus novelas alcanzan a menudo los primeros puestos de las listas de best seller internacionales. Está considerada una de las más destacadas autoras del género de intriga, habiendo sido galardonada con algunos de los más prestigiosos premios literarios de este género. Su importancia es tal que la editorial Simon & Schuster, que ha publicado todas sus obras, ha fundado el Premio Mary Higgins Clark para escritores de suspense americanos. 

“El ojo avizor” (‘Stillwatch’) es una novela muy interesante donde los hechos y ambientes descritos están circunscritos a EEUU. Aunque en principio parecen alejados de los de nuestro país, sin embargo tienen algunas similitudes. La trama de se desarrolla en torno a dos mujeres singulares: la protagonista, Patricia Traymore, joven y brillante periodista de TV, y Abigail Jennings, ambiciosa senadora, salida de un ambiente humilde. La autora ha sabido reflejar de forma amena, los oscuros entramados de las ambiciones personales. Todo ello aderezado todo ello de una pátina de apariencias e informaciones oportunamente filtradas por periodistas afines para crear en la opinión pública una imagen límpida que no se corresponde con la realidad, aunque sea a costa de manipular la verdad de los hechos. Solo importa el mensaje que se quiere hacer llegar al público de forma subliminal. Se trata de un tipo de periodismo que no persigue la realidad, sino aquellos hechos ficticios que les pueda convenir a las grandes cadenas de TV y sus famosos comunicadores, sin importarles lo más mínimo a quien se lleven por delante. Una información que no deja de ser una edulcoración de los intereses del político de turno, a cambio de recibir determinados pagos o prebendas. Un juego de intereses que la novela refleja muy bien en una historia cargada de intriga que mantiene la atención del lector desde el principio al final.

“El ojo avizor”, como muchas de las obras de Mary Higgins Clark, no es un libro muy largo, pero sí lleno de suspense, intriga y misterio. Fácil de leer, engancha desde el principio.


Anécdotas deportivas: Pelé, “O Rei” del futbol

marzo 15, 2021

Tras la celebración de un acontecimiento deportivo lo que queda, por lo general, además de la crónica del evento, es un resultado, una marca o el nombre del vencedor. Sin embargo, no todo se reduce a eso. Si se analiza de forma fría, sin emociones ni sentimientos, la narración de los hechos no deja de ser más que materia de archivo. No es frecuente que sea de mayor interés. Algo que si suele suceder con lo acaecido en su entorno, que convierte al deporte y la anécdota en materias más atractivas, en caras inseparables. Cualquier actividad deportiva que transcurra como un mero boletín estadístico no estará completa si no va acompañada de comentarios de prensa, de la calle, de especulaciones, debates en las tertulias, e incluso de nostalgia con los recuerdos. La anécdota es como una sorpresa, un añadido, de valor intrínseco no muy alto, hasta a veces marginal. Lo que ocurre es que sitúa al protagonista (un atleta, un estadio, un acontecimiento o cualquier otra circunstancia) bajo otra perspectiva. Las anécdotas deportivas, al igual que en otros campos, aportan simpatía, o lo contrario, y un mayor conocimiento de lo que existe detrás de un mito o un evento. ¡Las anécdotas representan la otra cara del deporte!

Con este post iniciamos un resumen, breve, de anécdotas deportivas comenzando por la mítica figura del brasileño Pelé, para muchos el mejor jugador de fútbol de todos los tiempos. Aunque no todo el mundo está de acuerdo, pues dicen los ‘entendidos’ que comparar épocas diferentes siempre desvirtuará cualquier evaluación realizada, sobre todo si no se está sujeto a unas marcas como ocurre en otros deportes, por ejemplo el atletismo. Sin embargo, el objetivo no es hablar de Pelé y sus logros deportivos (existe mucha literatura al respecto), si acaso dar unas pequeñas pinceladas, sino solo dar a conocer algunas anécdotas o datos curiosos acerca de su figura como persona. En cualquier caso, Pelé estará siempre en lo más alto, no en vano le apodaban “O Rei” (‘El Rey’).

En los años 1950, Brasil era entonces un país que se asociaba con la samba y los carnavales de Río y Copacabana, pero también muy conocido por sus nueces y café. Sin embargo, en 1958 todo pasó a un segundo plano. Desde ese año hasta 1972, todo el mundo lo relacionaba con Edson Arantes do Nascimento “Pelé”, nacido en 1940 en Tres Corazones, una aldea minera del estado Minas Gerais. Siempre conocido por su apodo, aunque nadie sabe muy bien su origen, hay quien dice que era porque desde niño llevaba una pelota en el bolsillo, una expresión que en portugués se asemeja a ‘dono da pelada’. De ahí a ‘Pelé’ fue solo un paso. Si bien otros afirman que en esa etapa su ídolo era Bilé, portero del Vasco da Gama, pero que pronunciaba mal diciendo algo así como ‘Pilé’. De lo poco que ha quedado claro es que en esos años sus amigos y allegados le llamaban ‘Dico’, un apelativo que siempre utilizó su madre.

Pelé ya tenía antecedentes futbolísticos en su familia. Su padre, apodado Dondinho, al que una lesión truncó su carrera, llegó a jugar en el Fluminense y en el Atlético Mineiro, dos importantes clubs de Brasil. Pero su madre no quería que se dedicara a este deporte debido a la mala experiencia que había tenido su padre que terminó limpiando baños, trabajo en el que su hijo le ayudaba a menudo. Por suerte, su padre logró convencerla para que le dejase hacer una prueba para entrar en el equipo del Santos, club donde se hizo profesional a los 15 años. Se cuenta que cuando murió su padre, su madre le dio una caja con su material de limpiabotas, oficio que ejerció en su niñez para ayudar a la familia y…. ¡allí encontró una moneda! Fue entonces cuando se enteró que era el fruto de su ¡primer salario! que su madre había guardado como recuerdo con gran cariño.

Selección Nacional de Brasil que ganó el campeonato del mundo de fútbol celebrado en Suecia en 1958.

Pelé debutó internacionalmente con la selección de Brasil en el campeonato Mundial celebrado en Suecia en 1958 jugando contra la URSS (entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), partido del que siempre recordaba como vivió la noche previa: “La noche anterior no pegué ojo. Cuando salté al terreno y nos pusimos firmes para escuchar los himnos nacionales, temblaba como una hoja”. Además, con una connotación añadida: se dice que la final del Mundial perdida por su país ante Uruguay en 1950, el llamado ‘Maracanazo’, le había dejado marcado para siempre. Ese día le prometió a su padre, que estaba llorando tras la derrota, que un día lo ganaría y se lo dedicaría. ¡Y así fue! Fue su explosión internacional como jugador, marcando tres goles en las semifinales a Francia y otros dos en la final contra Suecia, país anfitrión. Después de ese Mundial, la revista Paris Match le dedicó una portada llamándole ‘Le Roi’ (‘El Rey’) y a partir de entonces todos comenzaron a llamarle ¡’O Rei’ Pelé!

Todavía se recuerdan sus inicios en el Santos cuando en su primera noche en la residencia del equipo se encontró de bruces con un jugador delgado y pequeño que era el máximo goleador de la Liga a pesar de su apariencia física. Pelé le admiraba. Le miró con tal insistencia a Vasconcellos, que así se llamaba, que cuando éste se dio cuenta le dijo: “Oye, tú, jovencito, Te aseguro que aunque sea un enano, soy muy capaz de saltar por encima de ti como si fueses una pulga. ¿Habéis visto? Esto no es un equipo de fútbol, sino una guardería infantil… Anda niño, vete a dormir que va a venir el coco…”. Pelé no entendió la broma. Se fue acongojado, se tendió en la cama y lloró desconsolado hasta quedarse dormido. Al poco rato, sintiéndose zarandeado, oyó como el propio Vasconcellos le decía: “Anda hijo. Ven a dar un paseo conmigo. Ya se lo que te pasa. Seguro que esta es la primera vez que sales de casa…”.

‘El hombre de los mil goles’ (marcó más de 1200), como así se le llamó al finalizar su carrera, siempre se caracterizó por ser una persona sencilla y amable. Sin embargo, en el campo de juego era un genio. Era tal su inspiración que las defensas contrarias no tenían más remedio que frenarle de cualquier forma, reglamentaria o no. Pero nunca se quejaba. Solía decir: “En el fútbol hay que saber aguantar. Los contrarios quieren, a toda costa, impedir el gol, de manera que no se puede esperar piedad de su parte”. Sus condiciones eran tan portentosas en todo, que algunos técnicos de su país opinaban que, de no haber sido delantero, habría destacado también como portero. Una faceta a la que siempre dedicaba 10 minutos al acabar los entrenamientos con su equipo. Tal era su calidad que un periodista de su país llegó a decir que: “Era el mejor guardameta de Brasil”. Un puesto que llegó a ocupar con su equipo el Santos en cuatro ocasiones, siendo la más recordada en las semifinales de la Taça de Brasil de 1963, competición nacional disputada antes de la creación del Campeonato Brasileño y el torneo más importante en su época.

Pelé siempre fue un ejemplo de disciplina y deportividad. El día que se despidió como jugador de la selección brasileña de futbol ante 100000 espectadores que abarrotaban el estadio de Maracaná fue un día de fiesta para toda la nación, pero también de tristeza. Se recordaban las palabras que, en un rasgo de humildad, decía a menudo: “Sin la buena acogida que me ha dispensado el público, yo no sería nada. No puedo volverle nunca la espalda”. En su país nunca fue un jugador más, era toda una institución: ¡estaba considerado patrimonio nacional! Cuando se comentaba que algún poderoso club, con frecuencia español o italiano, estaba en contacto con el Santos para poder traspasarle, el Gobierno brasileño llegó a dar una orden retirando el pasaporte a todos los jugadores internacionales. Aún así Pelé llegó a amasar una auténtica fortuna a la que contribuyeron sin duda sus ingresos por publicidad. Solo al final de su carrera no tuvo problemas para firmar un fabuloso contrato con el Cosmos de Nueva York. Casi retirado, recibió una extraordinaria oferta a la que no se pudo resistir. Su talento futbolístico, aunque había bajado, y su gran personalidad eran motivos suficientes como reclamo, marcando goles de una belleza increíble en el entonces incipiente fútbol de EEUU.

Pelé no solo ganó con Brasil el Mundial de 1958, sino también los de 1962 y 1970, siendo el primer futbolista en conquistar tres campeonatos mundiales. En el año 2000 fue elegido mejor futbolista del siglo XX. Con sus más de 1000 goles (1283) y su indiscutible talento… ¡siempre será recordado como una leyenda del fútbol!


Un problema de triángulos y la capacidad visual

febrero 22, 2021

Se trata de un problema para el que no se necesitan conocimientos matemáticos, tan solo recordar la figura de un triángulo. En esta ocasión no valen por tanto excusas del tipo… ‘es que las matemáticas no es lo mío’, ‘yo es que soy de letras’ u otras en una línea similar. El enunciado, muy simple, dice así:

¿Cuántos triángulos hay en la figura adjunta?

Ver solución en “Rectángulos, áreas y geometría”.

===========================================================================

A continuación mostramos la solución al problema planteado en el post: “El euro que falta y la suma de restos”.

En este tipo de problemas lo mejor es aplicar una lógica ‘distinta’ a la que suele plantear el enunciado, normalmente con intención de confundir.

La realidad es que no falta ningún euro.

Se puede razonar, entre otras, de las dos siguientes maneras:

a) Mediante fracciones.
Cada uno de los tres amigos tendría que pagar 25/3 euros. Si además deciden dejar 2 euros de propina (2/3 de euro cada uno), cada amigo habría pagado 27/3 (9 euros). Lo que suma un total de 27 euros, que añadidos a 1 euro que cada uno se queda de la vuelta que les da el camarero hacen un total de 30 euros. Justo la cantidad que entregan para pagar la cuenta (3 billetes de 10 euros).

b) Viéndolo en su conjunto.
Si a la cuenta que asciende a 25 euros, le añadimos 3 euros que cogen de vuelta (1 cada uno de los tres amigos), más 2 euros que dejan de propina, el total es de 30 euros (3 billetes de 10 euros).


Los dichos populares, su origen y significado (IV)

febrero 1, 2021

Una nueva entrega (ver post anterior) de los dichos populares, esas frases tan breves como llenas de sabiduría.

“Ir a por lana y volver o salir trasquilado”
Intentar engañar a alguien y resultar engañado.
Se dice de aquellas personas que esperan obtener un gran beneficio de determinadas situaciones, pero al final solo consiguen el resultado contrario; o lo que es lo mismo, aquellas cosas que salen, normalmente de forma inesperada, al revés de lo previsto.

Se trata de un dicho muy antiguo que ya aparece en el ‘Poema de Fernán González’, poema épico del ‘mester de clerecía’ (literatura medieval compuesta por clérigos) que narra diferentes hechos de la vida de este relevante personaje de la historia de España y de Castilla. También se puede leer en ‘La Celestina’, nombre popular de la ‘Tragicomedia de Calisto y Melibea’, atribuida a Fernando de Rojas a finales del siglo XV, durante el reinado de los Reyes Católicos, aunque en este caso se cambió la palabra ‘trasquilado’ por ‘sin pluma’.

Su origen podría estar en el castigo medieval de ‘trasquilar a cruces’ a blasfemos, judíos y herejes en general. Es decir, al igual que se hace con las ovejas, cortarles el pelo a base de grandes tijeretazos ‘cruzados. Así lo señala José María Iribarren en su obra ‘El porqué de los dichos’ (‘volver trasquilado’) como una pena del Fuero Juzgo (código legal visigodo promulgado primero por Recesvinto (654) y más tarde, en una versión más completa, por Ervigio (681), ambos reyes visigodos. Un fuero que se aplicaba como derecho local, en calidad de fuero municipal, en los territorios meridionales según avanzaba la reconquista castellana. A la pena de ‘volver trasquilado’ el Fuero Juzgo la llama ‘esquilar ladinamente’ y el Concilio IV de Toledo ‘turpiter decalvare’. Sin embargo, existe alguna opinión, mucho más antigua, según la cual este dicho hace alusión al carnero que se mete en rebaño ajeno y vuelve al suyo ‘trasquilado’. Es decir: ¡sin su lana ni ganancia alguna para su dueño!

“Mantenerse en sus trece”
“Quien se obstina con terquedad en su opinión o propósito manteniéndose firme en su postura, aunque sea equivocada”.
Actitud tozuda de una persona que persiste en ella a toda costa, aunque los argumentos en su contra sean sólidos, a veces hasta irrebatibles. Se dice de todo aquel que no quiere dar su brazo a torcer.

Sobre el origen de este dicho existen diversas teorías. Hay quien sostiene que procede de un juego de cartas medieval muy popular, parecido a las ‘siete y media’. Aquel jugador que, sin pasarse, se aproximaba más a los 15 puntos era quien ganaba, por lo que cuando tenían 13 muchos se plantaban al considerar que podría ser una buena jugada. Otros autores opinan que proviene de los juicios a judíos conversos cuya fe estaría condensada en trece principios fundamentales. De ahí que a veces la Santa Inquisición los enviase a la hoguera por “mantenerse en sus trece”.

Sin embargo, la teoría más sólida señala que fue el Papa Benedicto XIII, Pedro Martínez de Luna (Illueca- Zaragoza, 1328- Peñíscola- Castellón, 1423), más conocido como el ‘Papa Luna’, el verdadero precursor de este dicho. Considerado luego como un antipapa, fue elegido pontífice en 1394 bajo la obediencia del papado de Avignon en medio de una serie de luchas y ambiciones por intentar conseguir que la sede papal retornase al Vaticano (en 1309, tras el conocido como ‘Cisma de Occidente’, se había trasladado a Avignon). El ‘Papa Luna’ ha pasado a la historia no solo por su protagonismo durante el cisma que dividió a la Iglesia Católica, sino también por una terquedad que acabó exasperando a todos, reyes incluidos, y que inspiró la popular expresión “mantenerse en sus trece”. Su testarudez se convirtió en legendaria e irritante a la vez, sobre todo a aquellos que se involucraron en buscar una salida para solucionar el enorme cisma que dividió a la Iglesia Católica durante años (1378-1417) hasta que se logró elegir un pontífice de consenso. El ‘Papa Luna’ fue tan terco que se mantuvo firme hasta su muerte en defensa de la legitimidad de su papado. Durante años la Iglesia Católica llegó a tener varios papas a la vez, todos enfrentados entre sí. Uno de ellos fue siempre el aragonés Benedicto XIII.

“La casa de Tócame Roque”
Lugar o situación donde reina el desorden y la confusión, con frecuentes riñas y alborotos.
Muchas veces hemos escuchado la frase: ¡Esto parece la casa de ‘Tócame Roque’! Sin embargo, lo que no es tan conocido es que realmente esa casa existió. Al menos entre los siglos XVIII y XIX se hallaba en la madrileña calle Barquillo, donde aún se conserva una placa que recuerda el lugar exacto, que además hace referencia a otro hecho singular: “Donde es tradición que D. Ramón de la Cruz situó el sainete de ‘La Petra y La Juana’. Otros autores como Mesonero Romanos, periodista y escritor costumbrista, también se inspiraron en ella para sus obras y artículos.

Según Ángel Fernández de los Ríos, periodista y escritor perteneciente a la generación del 98, la casa tomó su nombre popular de dos hermanos llamados Juan y Roque, sus propietarios, que vivían en continua disputa gritando a grandes voces: “Tócame a mí, tócame, Roque”. Según la leyenda fue como consecuencia de la disputa que ambos mantuvieron por el reparto de su herencia. Parece ser que Juan presionó tanto a su hermano, que los vecinos acabaron por burlarse de su situación y cada vez que salía de la casa le decían: ‘Tócame Roque’. Frase que le hizo atrincherarse en su casa por la vergüenza que sentía cuando se lo decían en son de chanza.

Así lo cuenta Web municipal ‘Memoria de Madrid’:
“Esta fue una casa sola, corrala con barandillas de madera abiertas a un gran patio de vecindad, tan populoso, que ha terminado conociéndose como un lugar donde todo es barullo y cada uno hace lo que le viene en gana… “¡Esto es la casa de Tócame Roque!” Es una expresión totalmente viva ante una situación de complicada convivencia.
Duró desde el siglo XVIII, perteneció a Martín Hercé, y posteriormente al Conde de Polentinos, que la mejoró y la amplió hasta su derribo, que fue ordenado en pleno municipal de 23 de agosto de 1849 justificado con el fin de dar salida a la calle de Barquillo y encontrarse con la que es Fernando VI. Pero sus vecinos de coraje y casta sobrados, impidieron la actuación municipal con todas sus fuerzas. En septiembre de 1850 salieron de ella las últimas 50 familias y se derribó.
Con ellas se iba un símbolo del “follón” vecinal hecho literatura. En ella se ambientó el sainete de Don Ramón de la Cruz llamado por su autor ‘La Petra y la Juana’ o ‘El Buen Casero’ y que se conoce popularmente como ‘La Casa de Tócame Roque’. Ortega Frías escribió unas novela con ese nombre totalmente ambientada en esta vivienda. De igual modo Manuel Fernández y González e incluso José del Corral recoge la novela francesa ‘Une Drole de Maison’. A todas ellas se unen las crónicas de los más jugosos madrileñistas. Esta casa de vecinos -y otras muchas-, cuyas viviendas eran, a decir de Larra, del tamaño de los baúles, hacían que la convivencia familiar fuera casi pública entre la concurrencia. Causa de esta incómoda situación en la que los vecinos se enteran de todo, surge el nombre de esta casa de la que dice la leyenda que se la llamó así por la disputa de dos hermanos en la división de su herencia: uno de ellos presionó tanto a su hermano Roque en el reparto, que insistió en que le tocaba la parte que él deseaba. Los vecinos acabaron por burlarse de la situación de forma que cada vez que salía de ésta, su casa, se burlaban de él diciendo Tócame Roque’, inocente y peregrina broma que le hizo atrincherarse en ella por la vergüenza de la burla”.

“Hace un día de perros”
Se suele utilizar para referirse a cuando hace mal tiempo, sobre todo con lluvia, frío o tormentas.
Dicho muy antiguo cuyo significado ha ido cambiando en el tiempo. Tanto que para encontrar su origen hay que remontarse a muchos siglos atrás cuando los pueblos se orientaban por la posición de las estrellas y sus constelaciones y se regían por los calendarios de la astronomía. Este pasado invierno seguro que muchos habrán comentado: ‘¡hace un día de perros!’; sobre todo los que sufrieron los rigores del clima, como aquellos conductores atrapados por las fuertes nevadas en medio de una autopista.

Sin embargo, pocos saben que en un principio esta expresión se utilizaba para aquellos días demasiado calurosos. Ya en la antigüedad, muchos siglos atrás, en el Antiguo Egipto o en civilizaciones como la griega o la maya, se tenía el convencimiento de la relación entre ‘Sirius’ (‘Sirio’) y los días más abrasadores del verano. A ese período de tanto calor se le llamó ‘canícula’ pues se pensaba que, dado que durante el verano boreal ‘Sirius’ era invisible y su energía se sumaba a la del Sol produciendo esos días calor sofocante, ‘días de perros’ o ‘días caniculares’. Popularmente conocida como la ‘estrella perro’, es la más brillante de la constelación ‘Canis Major’ (‘Perro Mayor’) y también de todo el cielo nocturno vista desde la Tierra, tan sólo superada en brillo aparente por la Luna y los planetas Venus, Júpiter y Marte.

Lo que aún no está claro es como la expresión ‘hace un día de perros’ evolucionó a su significado actual para referirse a aquellos días en que hace muy mal tiempo; es decir, todo lo contrario de su sentido inicial. Su evolución fue tal que incluso se usa para cuestiones que no tienen relación con la meteorología como cuando se dice ‘tener un día de perros’ haciendo referencia a un mal día donde las cosas se nos ‘tuercen’ demasiado.

”Culo de mal asiento”
Se dice de las personas de carácter inquieto, poco constantes y que no aguantan mucho tiempo en un lugar o realizando una misma actividad.
Son aquellas que no se suelen sujetar a un trabajo fijo, van de un sitio a otro sin asentarse en ninguna parte.

El origen de esta expresión, a pesar de lo que en principio parece indicar, no alude al trasero de las personas, sino al fondo o ‘culo’ de las antiguas vasijas, que cuando no era plano hacía que se tambaleasen. Al fabricarse de manera artesanal, en algunas el ‘culo’ resultaba de forma irregular, no suficientemente plano, no asentando bien sobre la superficie y perdiendo el equilibrio al quedarse inestables.

“Tirar de la manta”
Amenazar a alguien con revelar algún secreto, descubrir algo que existe un interés en ocultar, un asunto grave que pueda perjudicarle o involucrar a terceros.
Es una expresión que en la actualidad se usa bastante cuando se trata de amenazar con desvelar algún escándalo o suceso relacionado con la política o los negocios.

Aunque se barajan dos teorías, su origen está más o menos claro. La más aceptada, la sitúa en Navarra hacia el año 1610, una época en la que en ese territorio se expulsaba a los judíos a no ser que se convirtiesen al cristianismo, pudiendo en este caso permanecer sin apenas perjuicios, salvo por lo que se denominó ‘limpieza de sangre’ de las familias, que no era más, ni menos, que la pertenencia o no a un linaje ‘puro’ cristiano. Durante más de cien años, apenas había habido problemas de convivencia entre cristianos judíos conversos. Surgieron cuando a los descendientes de los ‘convertidos’ se les empezó a ofrecer empleos públicos o de servicio a la corona. Los cristianos ‘puros’ protestaron, decidiendo crear un censo público para que todo el mundo supiera quiénes eran los cristianos ‘solo’… por conveniencia.

Así lo cuenta Rubén Gil en su ‘Diccionario de dichos’:
Antiguamente en Navarra llamaban ‘mantas’ a los lienzos donde aparecían los nombres de los judíos conversos.
“Cuando después de grandes calumnias fueron expulsados los judíos de Navarra en 1498, se convirtieron muchos al cristianismo; al principio hubo una gran tolerancia con estos conversos, pero nunca consiguieron, ni tampoco sus descendientes, amalgamarse enteramente con los cristianos viejos. Así es que en muchas de las iglesias de Navarra se veían, aún a finales del siglo XVIII, grandes lienzos llamados vulgarmente ‘mantas’ en los que estaban escritos con nombres y apellidos las familias que descendían de judíos convertidos”.
En Tudela la ‘manta’ estaba colocada en la Catedral (capilla del Cristo del Perdón) y dice Yangüas que el Regimiento mandó ponerla en 1610… “para que la limpieza de sangre se conservase en la ciudad y en otras partes, y se supiese distinguir los que descendían de los tales conversos, para que con el tiempo no se oscureciese y extinguiese la memoria de sus antepasados, y se supiese y pudiese distinguir la calidad de los hombres nobles”.

De ahí viene que cuando se dice “tirar de la manta” es porque se quiere sacar a la luz algún secreto vergonzoso, que en el caso de los judíos conversos no era otra cosa que ‘tirar” de la lista que aparecía en la ‘manta’ y así comprobar los antecedentes familiares de determinados linajes o personas.

Aunque cuenta con menos defensores, el otro supuesto origen nos lleva más o menos a la misma época, más en concreto a las fondas donde se alojaban los viajeros con menores recursos. En ese caso, lo normal era que se compartiese cama con otra persona, de esa manera salía más económico pasar la noche, El problema venía entonces a la hora de taparse para no pasar frío, pues cada cual intentaba ‘tirar de la manta’ hacia si para abrigarse mejor, dejando destapado a su compañero de cama. También es posible que se pudiese aludir a la manta de la cama porque podía ocultar alguna cosa ofensiva o vergonzosa.

“Tiempo de Maricastaña”
Se utiliza para señalar un hecho que ocurrió hace mucho tiempo o decir que una persona vivió hace muchos años o es vieja o es anticuada”.

Al igual que cuando uno se remite a los ‘tiempos de Matusalén’, “tiempo de Maricastaña” es un dicho que se suele escuchar a menudo para contar algo que sucedió hace mucho tiempo. Se tiene conocimiento que ya cuando Cervantes escribió sus ‘Novelas ejemplares’ se había convertido en una referencia temporal que aludía de forma ambigua a un pasado muy lejano, tanto que no se sabe muy bien si ni siquiera existió,… aunque parece ser que sí. Así se decía por ejemplo: “… en tiempos de Maricastaña, cuando hablaban las calabazas”.

Cada vez son más los que sostienen que ‘María Castaña’ o ‘María Castiñeira’ fue un personaje real que vivió en Galicia hace seis siglos. La mayoría de los historiadores la sitúan en el siglo XIV en Cereixa, una pequeña parroquia del municipio de A Pobra do Brollón (Lugo). Parece que esa tal María Castaña se hizo famosa por encabezar una protesta contra el despotismo del Obispado de Lugo, regido entonces por el religioso Pedro López de Aguiar. Los abusivos tributos que cobraba a la población con el beneplácito de la Corona de Castilla, de la que dependía entonces, la convirtieron allá por 1386 en la cabeza visible de una importante revuelta, que terminó con la muerte de Francisco Fernández, recaudador de impuestos del Obispado, convirtiéndose de esa manera en una heroína local y un ejemplo para sus vecinos. Una gesta que fue pasando de boca en boca y unos hechos que quedaron para el recuerdo. Hasta hace poco, el diccionario de a Lengua Española presentaba a ‘Maricastaña’ como un ‘personaje proverbial, símbolo de antigüedad muy remota’.

Hasta aquí la entrega IV de algunos de los dichos populares más conocidos, esa fuente inagotable de sabiduría y verdad.

En un próximo post publicaremos una nueva entrega.


Canciones con historia: “Gimme Hope Jo’anna”. Eddy Grant

enero 11, 2021

“Gimme Hope Jo’anna” (‘Dame esperanza, Jo’anna’), tema escrito e interpretado por Eddy Grant, es también un himno contra el apartheid en Sudáfrica. Canción prohibida por su gobierno, nadie pudo impedir que se escuchase por todo el país. ‘Jo’anna’ representaba no solo el icono de la ciudad de Johannesburgo, sino también al gobierno que finalmente acabó con el apartheid y otras figuras emblemáticas como Desmond Tutu, arzobispo, citado en la letra, premio Nobel de la Paz. También al barrio negro de Soweto, cercano a Johannesburgo, conocido por su gran resistencia, uno de los núcleos urbanos más luchadores, tomado más tarde como ejemplo por otros países.

El apartheid (‘separación’), en vigor en Sudáfrica hasta 1992, era un sistema de segregación racial. Básicamente consistía en la creación de lugares separados para los diferentes grupos raciales abarcando todos los ámbitos de convivencia. La raza blanca tenía el poder exclusivo para ejercer el voto, estando prohibidos los matrimonios, incluso las relaciones sexuales, entre blancos y negros. Su propósito era conservar el poder de esa minoría (21 %) a toda costa, una posición de privilegio que habría perdido casi con seguridad en condiciones normales de democracia. Hasta 1948, los negros podían votar con muchas restricciones, pero a partir de ese año con la victoria del Partido Nacional (National Party), que gobernó el país hasta mayo de 1994, se instauró un sistema basado en la división de los diferentes grupos raciales para promover, según se decía, el desarrollo. Un movimiento dirigido por la raza blanca, un nuevo sistema que estableció todo tipo de leyes, que por sus enormes contradicciones dio lugar a revoluciones y resistencia de los ciudadanos, principalmente de la raza negra. Tras una serie de acontecimientos con graves consecuencias para el gobierno, fue el principio del fin del régimen del apartheid en Sudáfrica, siendo 1992 el último año en que sólo votaron plenamente las personas de raza blanca.

“Gimme Hope Jo’anna” está considerada una canción del movimiento reggae, un género musical que tiene su origen en Jamaica hacia mediados de los años 1970. Aunque a veces el término se utiliza para referirse a diferentes estilos de música, en sentido estricto se trata de un género específico que procede del ska (popularizado en la primera mitad de los años 1960, derivado de la fusión de la música afroamericana de la época con ritmos populares de Jamaica) y el rocksteady (sucesor del ska a finales de esa década, cuyo nombre viene de una forma de baile precursor directo del reggae). The Wailers, banda formada en 1963 por Bob Marley, Peter Tosh y Bunny Wailer, son quizá el grupo más conocido del movimiento reggae. Una música que fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en noviembre de 2018.


Eddy Grant interpretando en directo ‘Gimme Hope Jo’anna’ en French TV

“Gimme Hope Jo’anna”

Aunque muchos creen que Eddy Grant (Edmond Montague Grant) es sudafricano por su dedicación a la lucha contra el apartheid (discriminación racial) en ese país, ni siquiera es africano. Nació en Guyana (1948), país sudamericano en la costa del Atlántico Norte muy vinculado culturalmente con la región del Caribe con cuyos estilos de música creció desde muy joven. De ahí el alma caribeña que siempre le ha acompañado.

En 1960 emigró con su familia a Londres donde empezó a escuchar otros tipos de música como el rock, R&B o el blues. Sus inicios estuvieron muy influenciados por The Beatles y The Rolling Stones. En 1965, con 17 años, formó The Equals, su primer grupo. Autor de muchas de sus canciones, tocaba la guitarra. Pronto se convirtieron en la banda de música multirracial más importante del Reino Unido. Su éxito más importante fue ‘Baby, come back” (Nº 1 en el Reino Unido).

Sin abandonar The Equals, que finalmente hizo en 1972, en 1969 edita su primer single en solitario, logrando sus mayores triunfos en la década de 1980. Tras un periplo con muchos vaivenes, en 1982 lanza al mercado ‘Killer on the Rampage’, su álbum más exitoso (top 10 en EEUU y Reino Unido), destacando temas como ’I Don’t Wanna Dance’, primer single del disco, Nº 1 de las listas británicas y ‘Electric Avenue’, otra de sus canciones, Nº 2 de la listas Billboard Hot 100 USA. En 1988, con “Gimme hope Jo’anna” consigue un éxito fulminante (Nº 1 en Holanda, Nº 4 en Alemania, Nº 7 en Reino Unido y Nº 8 en Francia). En España se mantuvo como Nº 1 varias semanas y fue declarada canción del verano 1988. Un tema que ya se ha dicho contenía un importante mensaje político con estrofas como: ‘Jo’anna dirige un país, lo dirige en Durban y en Transvaal, hace que unos cuantos estén felices, pero no se preocupa del resto. Tiene un sistema al que llama Apartheid, somete a un hermano, pero posiblemente la presión haga ver a Jo’anna cómo todos podemos vivir como uno solo’. Fue su último top 10 en las listas británicas. Aunque sigue grabando en la década de 1990, su carrera comienza a declinar, dedicándose a partir de entonces a producir a jóvenes artistas y editar recopilaciones, algunas propias y otras de grandes artistas del calypso, género musical caribeño muy popular.

Autor de grandes éxitos, en un artículo publicado en el diario ABC (2001) Eddy Grant señalaba su principal fuente creativa: ‘Puedo escribir cientos de composiciones, pero sin la inspiración divina no se convierten en grandes temas’. Confirmaba que en el fondo seguía siendo un compositor: ‘Es mi vida, siempre ha estado ahí. El resto es amor’. Pionero de la fusión musical, decía: ‘Hago las canciones de forma orgánica, no para seguir una moda’. Y añadía: ‘No es bueno pensar en la popularidad. Mi música sale directamente del corazón, no sé hacerla de otra manera. Sigo teniendo mucho que decir’. “Gimme hope Jo’anna” es un excelente ejemplo, un éxito en todo el mundo y un himno contra el apartheid.


Eddy Grant, acompañado de Kurt Darren, cantando en directo “Gimme Hope Jo’anna” en el concierto celebrado en Hyde Park, Londres (2008) por el 90 cumpleaños de Nelson Mandela (‘Live at Nelson Mandela Concert’) que contó con la presencia de grandes artistas.